Publicidad
Ignacio Zuleta 25 Feb 2013 - 11:00 pm

Bachetá, Distrito Cavidad

Ignacio Zuleta

El Espectador publicó el pasado 18 de febrero un artículo con infografía titulado “No hay quien tape tanto hueco”, firmado por Juan Camilo Maldonado. El trabajo periodístico es fantástico, tanto por la excelencia de la investigación como porque pertenece al subgénero del terror.

Por: Ignacio Zuleta
  • 18Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/bacheta-distrito-cavidad-columna-406845
    http://tinyurl.com/ar2wbva
  • 0

El artículo, una cartilla que deberían leer los escolares, los concejales y el alcalde, nos informa cómo están actualmente las que antes de ser trocha fueron vías, y nos cuenta quiénes son los responsables de rehabilitar las ruinas de las antiguas calles y carreras, diagonales y transversales bogotanas. Por ejemplo, el informe nos recuerda que el IDU es el encargado de las llamadas vías intermedias —incluyendo los carriles de Transmilenio— y de las vías arterias, mientras que las alcaldías locales son las responsables del 53% restante: las llamadas calles de los barrios. Además, confirmamos que el 86% de la malla vial está en pésimo estado.

¿Por qué está así la malla? Una noche, una noche toda oscura y tenebrosa de 2012, el señor alcalde les impidió a los alcaldes menores disponer de los $168.000 millones que los fondos de desarrollo local tenían guardados para arreglar las vías. La instrucción fue esperar hasta que se terminara de cocinar en la Alcaldía un “nuevo modelo”. Pero el nuevo modelo —nos ilustra el artículo de El Espectador—, que consistía en crear una asociación de instituciones encabezada por la Secretaría de Gobierno, no resultó, de modo que las obras locales se atrasaron. Súmele a la ecuación la infame eficiencia del IDU y el disparate de encargar al secretario de Gobierno para coordinar la ejecución de las obras de la malla vial local.

Mientras tanto, los cráteres asesinos, las alcantarillas destapadas y los separadores rotos del Transmilenio (que para ser justos no son sólo de ahora) seguían haciendo estragos.

Para salir del hueco —en el que aún reposa un tesoro de $880.000 millones de pesos del presupuesto del cuatrienio— se expidieron decretos, se tomó cafecito, se hicieron más reuniones y, por último, hace unas tres semanas, el secretario de Gobierno de Bachetá D.C. les permitió a los alcaldes locales usar esos $168.000 millones para remendar con ellos lo que bien pudieran.

Así, la historia que investiga J.C. Maldonado es tan pavorosa como el acrónimo de una Unidad Administrativa Especial: la Uaemerv, encargada de arrojar los datos sobre rehabilitación y mantenimiento vial. Por la Uaemerv sabemos que, mientras en 2010 se arreglaron 659 kilómetros de vías, el año pasado se repararon sólo 148 kilómetros de los 7.000 que están en mal estado.

Y si el lector aún no siente un delicioso escalofrío, piense que el costo calculado para rehabilitar las calles se calcula en $11 billones, mientras que Petro tiene un presupuesto de escasos $1,5 billones. Así que, bachetanos, nos espera mas adrenalina en el espeluznante cuento de transitar por el Distrito Cavidad, porque no hay ni remotas esperanzas de tapar este agujero.

  • 3
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Se hundió propuesta de debate en Senado contra Uribe por parapolítica
  • Liberado el papá de Carlos Tevez

Lo más compartido

  • Entre lágrimas se despidió David Ospina del Niza francés
  • El día que Jean-Claude Van Damme decidió bailar el 'Ras tas tas'
  • James Rodríguez sería nuevo jugador del Real Madrid
3
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Gerónimo

Mar, 02/26/2013 - 22:56
En honor a la equidad, el problema no es sólo de Don Petronilo, es la herencia que le tocó a Juan Martin Caicedo Ferrer, a Mockus y seguramente a otros que no le pararon muchas bolas. Resulta que los Honorables corruptos Concejales del Distrito tenían la ciudad parcelada para efectos de reparchear, que no repavimentar. Cada uno contrataba con quien quisiera y pudiera para cumplir con la tirada de una palada de asfalto sobre los huecos llenos de basuras y de lodo y luego pasar la facturación. Esto ocurrió por más de cuarenta años. Por eso cuando alguioen quiere hacer algo de fondo es imposible, gracias a la corrupción de sus Concejales y sus carteles de Contratistas. Cuando Mokcus estuvo de Alcalde tuvo la mala fortuna de caer en manos de un Contratista mexicano, más corrupto que los ..
Opinión por:

rumbelio

Mar, 02/26/2013 - 17:04
a ud como que tambien le duele que le quitaron la tetica de los contratos para robarse la platica del distrito y oleeeeeeeeeeeeeeeeeee
Opinión por:

Ar mareo

Mar, 02/26/2013 - 14:33
Gran sentido del humor en esta cronica. Lo q no acabo de entender es q se necesita para mover este paquidermo burocratico en q se ha convertido el distrito?
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio