Publicidad
Gonzalo Silva Rivas 20 Nov 2012 - 11:00 pm

Notas al vuelo

Bajo el tapete

Gonzalo Silva Rivas

En lenguaje coloquial podría decirse que los empresarios de restaurantes, y me refiero a quienes ejercen formalmente esta industria, quedaron "colgados de la brocha" con la sorpresiva reculada del Gobierno Nacional en la anunciada substitución de la carga tarifaria, que pasaría del 16% al 8%.

Por: Gonzalo Silva Rivas
insertar

Por largos meses, el Minhacienda y el director de la Dian acariciaron el oído del gremio con la propuesta de eliminar la vigente tasa del IVA para reemplazarla por un impuesto al consumo. La alternativa tenía buen recibo dentro del sector porque enfrentaba la informalidad y establecía una obligatoriedad fiscal regida por el principio de equidad. Al gobierno le resultaba atractiva por contribuir a la simplificación y mejora del recaudo, reduciendo la evasión, con un incremento en la base de contribuyentes. Y el país tendría sus réditos con más plazas en el mercado laboral.

Sin embargo, de la noche a la mañana, cuando el Congreso esperaba abordarla dentro del marco de la reforma tributaria, el Ejecutivo la retiró de la mesa. Sin ningún lance le dio la estocada mortal pese a que el ministro reconocía su papel estratégico para el control de la evasión, y el director, para priorizar ajustes de equidad en el sector.

El IVA a los restaurantes no ha sido buen negocio para el Gobierno ni modelo de igualdad para los empresarios agremiados, quienes finalmente son los que formalizan esta industria y contribuyen a la construcción de país. En entrevista de prensa, el presidente de Acodres, Iván Bohorquez, reveló hace unos días que solo el 20% de los restaurantes que funcionan en Colombia paga impuestos, mientras la inmensa mayoría pasa de agache.

El “impoconsumo” buscaba corregir esta desproporción y se perfilaba como la herramienta para subir la formalidad del 20% al 60%. La multimillonaria evasión en el sector es responsabilidad de la informalidad. Y esta cultura evasora debe preocupar al Gobierno por cuanto ya supera los $28 billones en todas las áreas de la economía. Millares de restaurantes del régimen simplificado no cancelan impuestos pero venden más que los del régimen común y siguen campantes amparados en la indolencia estatal, jalonando una competencia desleal contra los establecimientos legales, que se resienten en sus capacidades de crecimiento, competitividad y aporte al empleo.

Resulta inexplicable, salvo alguna otra razón de pesos, que el gobierno haya escondido bajo el tapete una propuesta en la que de veras creía.

[email protected] 

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 3
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Maduro pide hacer revisión de relaciones con España
  • Farc colocaron explosivo a pocos metros de una escuela en La Uribe, Meta

Lo más compartido

  • La mejor inventora del mundo es colombiana
  • Atlas científico de relaciones sexuales
  • El llanerito que conquistó al país con su 'Como no voy a decir'
3
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

EL INTOCABLE JAVIER

Mie, 11/21/2012 - 15:06
En estudios juiciosos se demostró que no se debian meter en el mismo costal , a los restaurantes de servicio a la mesa y publico a la carta con la industria de alimentación para empresas y campamentos, lo que pasa es que el gobierno lo que hace es cortar todo como siempre
Opinión por:

Taticapaisa91

Mie, 11/21/2012 - 06:32
Más bien yo diría que sobre el tapete del gobierno de la prosperidad nos están sobrando las sorpresas. Mientras la reforma tributaria baja al 16 por c/ento el iva a los vehículos lujosos, mantiene en 16 por c/to el de los restaurantes y le sube el mismo procentaje a la medicina prepagada, los evaspres hacen fiestas, los parapolìticos salen de las cárceles, los Nule siguen ocultando sus fechorías, los tinterillos del consejo de la judicatura con una palomita de un mes cuadruplican sus pensiones, los godos siguen botando bilis con sus odios de género y el presidentico ortega se frota las manos con el deslumbrante regalo de 180 mil kilómetros de mar colombiano. Ay, presidente Santos, cuide su reelección.
Opinión por:

Dolores Edelmyra

Mie, 11/21/2012 - 05:45
A los lavadores de dólares en el sector restaurante y hotelero, igual que a los grandes empresarios de ese gremio les resbala la medida porque ellos... se dan sus mañas.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio