Publicidad
Antonio Casale 7 Abr 2013 - 9:00 pm

Mucha bola

Bogotá es la potencia

Antonio Casale

El vibrante clásico entre Millonarios y Santa Fe es una demostración de que, después de tantos años de haber sido el hazmerreír del país futbolero, Bogotá es en la actualidad la primera potencia balompédica de Colombia. Fue sin duda la mejor expresión que se ha visto en mucho tiempo en Colombia, la confirmación de lo sucedido en los últimos tres años en Bogotá.

Por: Antonio Casale

Mas allá de la tempranera eliminación de Millonarios en Copa Libertadores, que responde más al bajo nivel de la liga local expuesto en el concierto internacional que a otra cosa, los dos equipos cumplen con sus hinchadas, con la ciudad y con el fútbol colombiano, que debe mirar en este par de espejos una manera de sacar adelante nuestro fútbol. Entre más equipos como estos tengamos en el país, más rápido subirá el nivel y, en consecuencia, más temprano que tarde volverán las grandes actuaciones de los clubes colombianos en el exterior.

Es que no se trata únicamente de los títulos de liga y copa obtenidos recientemente por los dos y la buena campaña que cumplen en lo que va corrido de 2013. Los dos están haciendo las cosas bien desde lo institucional, mostrándole al país que si la cabeza marcha bien, el cuerpo responde como debe ser. Los buenos resultados deportivos, en definitiva, se han logrado gracias al trabajo de jugadores y cuerpo técnico, pero indudablemente son consecuencia de un buen trabajo en la parte administrativa y del entorno que se ha generado alrededor de los protagonistas.

Ese último punto, el entorno, ha resultado fundamental en el giro que ha tenido el fútbol bogotano. Se fueron quienes desde los micrófonos acababan o defendían a directivos, jugadores y entrenadores pensando en su propio beneficio y no en el correcto desempeño de la profesión. También se fueron quienes como directivos no pudieron encontrar un norte. Los hinchas, en consecuencia, aprendieron a convivir con el sano objetivo de cambiar el destino y asumieron su rol, en su mayoría adquirieron el sentido de pertenencia necesario para sentirse parte de las victorias y de las derrotas, y no solamente fiscales de los fracasos. Llegaron técnicos jóvenes, sin vicios y con hambre de gloria, la misma que supieron transmitir a sus jugadores, quienes en cada partido, con sus virtudes y sus limitantes, dejan todo en la cancha, como si se tratara de una final siempre. Son ídolos en una ciudad que valora sus logros, pues ya estaba cansada de tantos años de derrotas.

Ojalá la soberbia característica de los colombianos, que se suele manifestar en los buenos momentos, no termine por convertir este lindo sueño en pesadilla..

  • 0
  • 5
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Nueva especie de ave migratoria
  • Osuna Sep 21 - 10:57 pm

    No lo vuelva a hacer

    No lo vuelva a hacer
  • Nieves Sep 21 - 10:56 pm

    La mano de Dios

    La mano de Dios

Lo más compartido

  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • La 'Supervenus', el video contra los estereotipos de belleza
  • Vicky Hernández, la actriz que está sola, enferma y triste
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio