Publicidad
Darío Acevedo Carmona 3 Mar 2013 - 11:00 pm

Café: marca país

Darío Acevedo Carmona

Si hay un producto que nos identifique positivamente en el mundo ese es el café. Su cultivo y la cultura que en torno del mismo se produjo a lo largo de más de un siglo, que implica la participación del núcleo familiar, la construcción de vías, la formación de capitales y negocios diversos, constituyen un patrimonio en la hechura de la nación colombiana. *Ruben Dario Acevedo Carmona

Por: Darío Acevedo Carmona
  • 33Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/cafe-marca-pais-columna-408097
    http://tinyurl.com/mvsfa9d
  • 0

La prosperidad, sin llegar a ser nunca exorbitante o la sobrevivencia digna, que ha dado lugar a la educación de miles de personas, de técnicos y de profesionales. La estabilidad social, los elevados niveles de organización del campesinado a través de la federación de cafeteros en comités locales, municipales y veredales y de acciones comunales. Han desembocado en la existencia de un complejo tejido social digno de admiración en un país signado por la violencia política. La cultura y la familia del café tienen también a su favor el poblamiento de vastas zonas del país, la fundación de villas y la emergencia de ciudades ricas, con una clase media fuerte y regiones dinámicas en todos los aspectos.

La cultura y la sociedad del café, además, lograron sobrevivir a la presencia amenazante del narcotráfico. No hay experiencias de sembrados de cultivos ilícitos allí donde hay café, lo que nos indica que el café es una economía promisoria, eficaz y de alta rentabilidad social.

Colombia debe mucho, no sobra que lo repitamos, al cultivo de este grano que con su aroma ha encantado exquisitos paladares del mundo. Poblamiento, cultura, paz, convivencia, solidaridad, capitales, democratización, buen nivel de vida, educación, progreso, lazos de sociabilidad, elites. En todas estas y otras nociones, el café y la cultura del café han jalonado este país, han dado ejemplo y señalado horizontes de promisión.

Por todo lo que significa, por la importancia que siguen teniendo, porque en esa economía subsisten más de medio millón de familias que se desparraman por todo el territorio nacional. Hay cafeteros desde La Guajira hasta Putumayo y desde los santanderes hasta el Pacífico. Por toso eso, el país todo, el Estado, la Nación y el Gobierno, deben dialogar propositivamente con el movimiento de los cafeteros que busca no desaparecer, evitar la ruina. No se trata de un movimiento clasista o de protesta mucho menos con un interés político turbio o feo. Es un clamor para que no les demos la espalda en esta hora de crisis de los precios y de revaluación de nuestra moneda que son las causas de su empobrecimiento.

Tenemos que entender que la salvación de los caficultores conduce a la reactivación de la economía de cientos de veredas, corregimientos y municipios que se han erigido en su entorno. Almacenes, galpones, talleres, abarrotes, bancos, supermercados, depósitos de materiales, insumos agrícolas, y, sobre todo, que la gente no se vea obligada a emigrar a las grandes ciudades.

Salvar la economía del café es salvar a millones de personas, es ganancia social, es mantenimiento de lazos societales, es asegurar la paz y muchas otras cosas positivas. Entre los deberes del Estado y de los gobiernos encargados de manejar y dirigir los destinos de la sociedad con políticas estructurales y coyunturales, se encuentra el de proteger sectores de la economía y la sociedad que por su altísimo aporte a la sociedad y a su cultura y por su elevado valor estratégico deben ser tenidos en cuenta en la toma de medidas extraordinarias y urgentes. Esto no puede ser entendido como limosneo, tampoco como el pago de una deuda histórico. Debe entenderse como una inversión social, como la que se está haciendo con inmensos recursos en salud y en educación.

En otros momentos de nuestra historia, así como en la experiencia de otros países en manejo de crisis de sectores vitales, cabe la intervención del estado. En este caso particular porque topamos con un sector que le ha dado mucho al país. La ayuda que se les debe dar es similar a la que se les ha brindado en otros momentos a banqueros quebrados, a floricultores, a ganaderos y a industriales desde un criterio de protección y estímulo en el entendido de que una vez circule la ayuda, esos cafeteros, trabajadores por antonomasia, industriosos y organizados, la sabrán aprovechar y retornarán con creces a la sociedad el estímulo recibido.

No es hora pues de tacañería, lo que con ellos se invierta no es recurso perdido, como si ha ocurrido, desafortunadamente con aportes del estado que se escapan como agua por las cañerías en razón de la corrupción reinante. Con los cafeteros no hay pierde señores del gobierno, empiecen por no satanizar su movimiento.

CODA: Una comisión del Congreso viaja a Cuba a ofrecerle a la guerrilla fórmulas de participación política en el 2014. ¿A cambio de qué? ¿Con o sin dejación de armas?

  • Ruben Dario Acevedo Carmona | Elespectador.com

  • 17
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

17
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Boyancio

Mie, 03/06/2013 - 05:54
Al fin quedó al descubrido la Federación de privilegiados en flor, la que si sabe comer con cubierto, la que mantiene a los altos heliotropos. Si regalan casas, si repartiron subsidios a los ricos hacendados, si hay dinero para municiones y gasolina cara, pues que sea monseñor Ordóñez el que, con su camándula divina, sea el que bendiga a los que van a morir en las próximas horas a manos de los asesinos estatales.
Opinión por:

manamuisca

Mar, 03/05/2013 - 23:28
uNA DE LAS FALLAS DEL SISTEMA ESCOLAR ES QUE NO HAYA RESALTADO EN LA HISTORIOGRAFÍA COLOMBIANA LA DEL CAFE , PETROLEO Y ORO.
Opinión por:

opinadorbog

Lun, 03/04/2013 - 23:12
Ehm... No... Ellos que tanto se beneficiaron durante años y años de la llamada "bonanza cafetera", que en ese entonces no aportaron en impuestos porque estaban exentos, que la Caja Agraria de ese entonces les prestó miles de millones y luego se los condonó a cuento de que "sostenían el País", ahora quieren que el resto les paguemos el excedente en pérdida de su ineficiencia... Quieren que el valor de la carga se les pague al doble de lo que hoy vale en el mercado...¿a cuento de qué?... La pregunta real es porqué los gobiernos de los últimos treinta años no han replicado esa exitosísima estrategia del café en otros productos como el arroz, la soya, la papa, la yuca, el maíz... Pero regalarle a esos pocos el beneficio del País, no estoy de acuerdo.
Opinión por:

tigreagamenon

Lun, 03/04/2013 - 18:21
Este tipejo hoy escribio una columna aceptable pero la defeco al final. Si los paramilitares no se entregaron hombre. O que cree que son las Bacrim?. Los invito a leer este enlace: http://www.voltairenet.org/article176463.html
Opinión por:

Margarito Cedeño

Lun, 03/04/2013 - 17:49
Esto demuestra que ni el uno ni el otro, podían ya solucionar el problema de los bajos salarios, la prosperidad es para los politicos, siempre lo ha sido; y entonces usted de que habla, si los dos son iguales. Ni la seguridad ni la prosperidad son para usted y yo. Que, me va a dar una ayudita. Leáse a Cervantes.
Opinión por:

agualongo

Lun, 03/04/2013 - 16:46
Darío: muy bien. Pero la solución no está abajo sino arriba. En esa dirigencia y en esos gobiernos que lo que han hecho es tener a unos burócratas que viven a cuerpo de rey y que casi nunca dejan su puesto, así por así, en la Federación. No olvidemos a Jorge Cárdenas G., padre del ministro de hacienda, quien no soltó ese chicharrón hasta que lo dejó seco (al chicharrón). La vida principesca de los jefes o dueños de la Federación contrasta dolorosamente con la de más de 500 mil familias que soportan a diario la tarea de trabajar por unos záganos (intermediarios) a cambio de sobras del pastel cafetero (productores de a pie). Saludos desde el Sur ! ! !
Opinión por:

manologalvan

Lun, 03/04/2013 - 15:34
Si la protesta cafetera se desarrollara durante un gobierno títere de Alvaraco ya no sería tan social sino que estaría infiltrada por el terrorismo e igual que el actual gobierno, enviaría a sus matones del ESMAD para acabarla. Qué hipocritas y oportunistas son los uribistas.
Opinión por:

Ar mareo

Lun, 03/04/2013 - 13:00
La crisis de "las gallinas de tirofijo", seran un juego de ninhos comparado con la violencia q 350mil familias de pobres puede generar. A eso es a lo q le tiene miedo el gobierno
Opinión por:

unomas_conelminimo

Lun, 03/04/2013 - 12:15
Qué nos ganamos con que el café colombiano sea una marca país, si de esa marca los que menos se benefician son los cultivadores de café. Qué nos ganamos si el café verde, así como se exporta en grandes cantidades de sacos, es un commodity para las grandes multinacionales como Nestle que mezclan nuestro suave café con el abundante café amargo del Brasil y así nos devuelven como un Nescafé y claro ese es el café que las grandes masas de colomibanos preparan, por que además los colombianos no sabemos tomar café. Claro, en el exterior tostionan y torrefaccionan el café y es ahí dónde esta el negocio del café.
Opinión por:

unomas_conelminimo

Lun, 03/04/2013 - 11:38
Re-CODA: A cambio de qué negocio Uribe la "paz" con los paramilitares? Con la dejación de armas? Pues míre no más qué son hoy las Bacrim, pues si, los mismos con las mismas, los paramilitares señor Acevedo. Después no diga que usted no defiende el fascismo colombiano, pues se le conoce a usted alguna crítica al proceso de paz con los paramilitares, mientrás estos traficaban y seguían en fechorías.
Opinión por:

unomas_conelminimo

Lun, 03/04/2013 - 15:03
?
Opinión por:

contestona

Lun, 03/04/2013 - 10:36
Desafortunadamente ya lo que nos identifica en el mundo no es el café; son las oficinas de sicarios y la coca
Opinión por:

Contradictor

Lun, 03/04/2013 - 10:09
.............Leftrigh escribe y seguramente piensa (?) como un escolta de capo, como un mensajero del uribismo, como un homúnculo, como un ser inferior. Infecta estos espacios y causa la misma repulsión de un sanitario al que su último usuario no le soltó el agua.
Opinión por:

Gonzalvo

Lun, 03/04/2013 - 10:18
Miren quien habla ,un ser que de cerebro tiene una cloaca y cada que trata de escribir solo expele heces.
Opinión por:

Gonzalvo

Lun, 03/04/2013 - 10:17
Miren quien habla ,un ser que de cerebro tiene una cloaca y cada que trata de escribir solo expele heces.
Opinión por:

JDNA

Lun, 03/04/2013 - 07:31
Completamente de acuerdo con su "perogrullezca" Columna de hoy, pero la pregunta es: Cómo es que se salva la Economía cafetera? Dando más subsidios? O sea que la solución a todos los problemas es "poner la totuma"?
Opinión por:

leftright

Lun, 03/04/2013 - 07:18
la solucion es tumbar palos de cafe y sembrar otro producto que NO GENERE TANTOS COSTOS DE PRODUCCION es e es el quiz del asunto y CONDONAR DEUDA BANCARIA, sale mas barato que SUBSIDIAR ,y bajarle los humos a los vandalos terrrorista que tienen paralizado esta pecuca de pais, que le aprendieron muy bien a los narcoterroristas y a un gobierno pusilanime ,y es que todo problema lo genera la INJUSTICIA es decir la falta de justicia
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio