Publicidad
Ignacio Zuleta 15 Jul 2013 - 11:00 pm

¡Cállate, loca!

Ignacio Zuleta

La que llamamos mente es una tía solterona loca que nos acosa todo el tiempo en el oído: nos enrostra el error de ayer, nos organiza la compra de la leche de mañana, nos recuerda obsesivamente el pago del predial y se entromete en nuestros asuntos emocionales sin pudor.

Por: Ignacio Zuleta

Esa tía parlanchina no descansa ni de noche ni de día y se complace en cotorrear incoherencias. En Colombia la llamamos pensadera o nervios, y todo el mundo tiene que lidiar con ellos. Pero casi nadie sabe cómo.

La mente, que es por naturaleza charlatana, se exacerba al punto de desquiciarnos cuando hay además ciertos factores externos o internos. La actividad de la mente tiene un sustrato en el sistema nervioso y en el cerebro; así todo estímulo externo como el ruido, las impalpables ondas electromagnéticas, las noticias, las agresiones del entorno, la televisión, el radio, etc., incrementan la cháchara mental. Y hay factores internos como la memoria de eventos difíciles o violentos, la velocidad y la presión subjetiva del tiempo, las frustraciones que produce la sociedad de consumo y, sobre todo, identificar de manera errónea la mente con el ser, irritan a la loca, que se vuelve rabiosa.

Una loca frenética, si además está hacinada entre un apartamento y privada de naturaleza, produce estrés agudo y, por consiguiente, enfermedades psicosomáticas como colon irritable, tensión alta, migrañas, diabetes, disfunción cardíaca, depresión o insomnio. Cuando la mente está fuera de control, hay una permanente ansiedad y no hay un minuto de paz. Lo que además explica en gran parte por qué nos agredimos.

La solución que propone la medicina convencional son los fármacos. El yoga y otras filosofías lidian con el estrés de manera diferente. Por un lado, como la mente y el cuerpo son una unidad de doble vía, (la medicina china, tan sabia, habla del corazón como la morada de los pensamientos, sensaciones y emociones), las rutinas que relajan los músculos, las técnicas que enseñan a respirar o los cambios en los hábitos nocivos tienen un efecto calmante inmediato. Por el otro, desde la mente hacia el cuerpo, aprender a relajarse y a meditar, tener una filosofía de simplicidad voluntaria, trabajar sin importar los resultados, aprender a no identificarse con la loca como si sus gritos fueran órdenes y cultivar la fe y el silencio calman el cuerpo, reducen las tensiones y se logran momentos de paz nerviosa y paz mental. Al respecto de cultivar la fe, que parece políticamente incorrecto hoy en día, transcribo un aparte del libro del psicólogo William James, cuando al hablar de las variedades de la experiencia religiosa dice. “¿Cómo puede (el sentido de seguridad que proporciona la fe) dejar de estabilizar los nervios, calmar la fiebre y apaciguar las preocupaciones... si nuestra vida como un todo está salvaguardada por un poder en el que podemos confiar de manera absoluta?”.

Aplacar a la loca está así en nuestras manos, con herramientas que existen y que no tienen efectos secundarios.

  • Dharmadeva | Elespectador.com

  • 11
  • Enviar
  • Imprimir
11
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

espelasso

Mar, 07/16/2013 - 19:52
Con fe voy a cruzar el charco, llevo unos cuantos kilos, en mi mente, jejeje...
Opinión por:

formacion politica

Mar, 07/16/2013 - 18:04
No creía que el mal de la locura era el matrimonio? conozco hombres muchas veces casados sin rastros de cordura. Pero vaya el estereotipo "tia solterona loca", y proveniendo de quien viene no queda duda , que ahora en busca de felicidad los matrimonios por conveniencia aumentarán, los embarazos no deseados también, y el madresolterismo igual. Pues a que mujer de paises como el nuestro que vive de influencias como esta le va a gustar dentro del esquema que DHARMADEVA coloca, que vaina se pifió.
Opinión por:

formacion politica

Mar, 07/16/2013 - 18:06
con un poco de ira, por no haber vencido a la loca, escribí que el mal de la locura, es la cura de este mal, que vaina, pero si se pifian los que tienen columnas , como no pifiarse los de a piè.
Opinión por:

digoall

Mar, 07/16/2013 - 10:42
Tres desaguisados machistas en la primera línea que ayudan a perpetuar estereotipos: TÍA (la loca siempre es mujer) SOLTERONA (usado aquí peyorativamente porque da por hecho que una mujer tiene que ser una loca para no haberse casado nunca) LOCA (femenino).... ¿Así quién sigue leyendo esto? Uno cree que porque se ven tan 'espirituales', así calvitos y con foto de mirada perdida en el horizonte, son personas que han dejado de lado tanta pendejada machista a un lado, que se expresan neutralmente y con respeto a TODOS sus lectores (eso incluye mujeres), pero no, fotos vemos...
Opinión por:

digoall

Mar, 07/16/2013 - 20:55
Lo de calvo, fue una licencia infantil que me dí para ver si con eso llamaba su atención acerca de los estereotipos. Parece que lo logré porque, por más serena que parezca su respuesta, no pasó desapercibida tal licencia.
Opinión por:

digoall

Mar, 07/16/2013 - 20:45
Vamos a ver, ¿si estuviera extendido el uso de la expresión hembrista "el tío solterón loco" (claramente en alusión a que los hombres que nunca se casan son unos jodones y unos perdedores que no dan sino cantaleta y por solterones, están locos) no cabría acaso la frase "La que llamamos mente es un tío solterón loco"? Perfectamente cabe como en el caso "La que llamamos ciudad es un gran elefante gris que camina triste"... Un hombre recurrirá a lo que sea para justificar su machismo, pero eso sí, jamás pensará por un instante que comete algún error; en su caso valerse de una expresión claramente machista para abrir una columna atroz.
Opinión por:

espelasso

Mar, 07/16/2013 - 19:54
Tiene usted toda la razón... es discriminatorio el artículo...
Opinión por:

Dharmadeva

Mar, 07/16/2013 - 19:28
Pues la forista o el forista tiene razón. Como la mente está curiosamente en femenino...si hubiera sido el mento quién sabe qué habría salido. No me siento machista pero a veces el lenguaje se manda solo. Disculpas por la pifia y estoy avisado. Lo de calvito...es discriminación capilar, y, bueno, mejor que "el calvo ese". Trataré de respetar a TODOS mis lectores (Salió en masculino. ¡Ah lenguaje!)
Opinión por:

eradelhielo

Mar, 07/16/2013 - 15:49
Jajajaj Digoall, como me hiciste reir y hasta razón tienes, pero me hiciste relajar, jajajaja.
Opinión por:

karissa

Mar, 07/16/2013 - 07:03
Esa mente loca se calma con la razón... Es la única medicina
Opinión por:

rumbelio

Mar, 07/16/2013 - 05:54
parece que estuviera hablando del dueño del uberrimo.
Publicidad

Vea más de Ignacio Zuleta

10 Mar - 9:06 pm

No me trago la TV

24 Feb - 8:57 pm

El paseo de olla

10 Feb - 11:00 pm

La tienda de la esquina

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio