Publicidad
José Fernando Isaza 19 Jun 2013 - 11:00 pm

Canal

José Fernando Isaza

A woody allen le preguntaron cómo le había ido en una comida y contestó: “Me fue muy mal, la comida era pésima y además me dieron muy poquito”. Algunos comentarios sobre el canal de Nicaragua recuerdan a Allen.

Por: José Fernando Isaza

 Por una parte manifiestan su preocupación por la construcción de esta obra que afectaría, en sus palabras, a Colombia, y por otra se angustian porque la firma contratada por Nicaragua con casi total seguridad no está en capacidad de realizar un proyecto de esta magnitud.

El debate debe realizarse acudiendo más a los hechos que a los deseos. El fallo de la Corte de La Haya lesionó los derechos de Colombia al despojarla de aproximadamente 80.000 km² de mar territorial. En esa área el país podía ejercer soberanía y, con derecho exclusivo, la explotación de los recursos marítimos de pesca, hidrocarburos, etc. Pero no podía limitar el derecho a la libre navegación de terceros países. Con o sin canal en Nicaragua, con o sin fallo, los barcos pueden seguir transitando, no sólo en el área despojada, sino en la zona marítima que aún conserva el país, con restricciones, de acuerdo con las leyes internacionales, en la franja costera.

La factibilidad del canal de Nicaragua ni se aumenta ni se reduce por el fallo de La Haya. Como se dice en la Costa: “Na’ que ver”.

Cuando se tomó la decisión de la ruta del canal interoceánico, se escogió Panamá sobre Nicaragua porque se pensaba en la posibilidad de construir un canal a nivel y porque la longitud por Panamá era la mitad de la ruta por Nicaragua. Quienes tenían los precarios derechos del contrato con Colombia para la construcción del canal presionaron utilizando todas las formas de soborno y engaño para que Estados Unidos se los comprara. La estampilla que mostraba el lago Nicaragua rodeado de volcanes activos, un montaje, circuló en el Congreso de EE.UU. para mostrar los riesgos de una obra en zona sísmica y volcánica.

La “Conquista del Oeste” y la fiebre del oro en California hacían más conveniente la ruta por Nicaragua que por Panamá, ya que se reducía distancia entre las costas este y oeste norteamericanas.

La utilización del lago Nicaragua no reducía los costos de las excavaciones, pues el lago es de baja profundidad y requiere dragado. Los ecologistas, con razón, ven con preocupación que esta excavación afecte el ecosistema del lago.

El lago Nicaragua está a 32 metros sobre el nivel del mar, lo cual hace necesario un sistema de esclusas. En Panamá, el lago artificial Gatún está a 28 metros y las obras de ingeniería para subir y bajar los barcos son extraordinarias. Un canal a nivel en Nicaragua se descartó por no permitir utilizar el lago.

Las limitaciones del canal de Panamá se reducen con la ampliación de las esclusas. Firmas colombianas participan en el proyecto. Una restricción en Panamá es el agua dulce para operar las esclusas; la ampliación reduce a la mitad la cantidad de agua para subir o bajar un barco. Por otra parte, Panamá dispone de dos puertos secos en Colón y Ciudad de Panamá. Los barcos que no pueden cruzar el canal dejan los contenedores y un sistema férreo los lleva al otro extremo, donde los recibe otro barco. Económicamente tiene sentido; el costo de manipular un contenedor es 20 veces inferior al manejo de la carga seca, convencional. Si se reactiva el transporte de crudo, el oleoducto transístmico puede reactivarse. No se descarta la opción futura de construir uno paralelo al actual y a nivel.

  • 7
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Jóvenes de EE.UU. crean aplicación para registrar y evaluar trato policial
  • Falsa alarma de bomba causó conmoción en centro histórico de Cartagena

Lo más compartido

  • Tras más de un año de sequía, la lluvia volvió a La Guajira
  • Murió el actor Robin Williams
  • "Si quiere llamarme alarmista hágalo"
7
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Memintin

Jue, 06/20/2013 - 17:42
Los estudios de factibilidad realizados por la firma CINN, domiciliada en Nueva York, indican que no era necesaria emplear la tecnologia de las exclusas en un eventual canal humedo por Nicaragua porque, a diferencia de Panama, el canal no pasa por tierras altas y la diferencia de altura sobre el nivel del mar entre el Oceano Pacifico y el Gran Lago ademas de ser minima para este tipo de infraestructura (37 metros) mas bien favorece los aspectos ecologicos relacionados con la mezcla de agua marina con el agua dulce del Gran Lago. Evidentemente, a Panama no le conviene la construccion del canal nicaraguense, pues este seria 3 veces mas grande que el panameño (aun con su concluyente ampliacion) y lo podria volver irrelevante en no mas de 30 años...
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Jue, 06/20/2013 - 16:44
Un aproximación a la información rigurosa. Al análisis económico (costo/beneficio), ingenieril (factibilidad de diseño vs la entropía natural de la topografía centroamericana) e histórico (del imperio, las mañas encubiertas con razones politicamente correctas). Ilustrados quedamos, con ganas de entender los altos y los bajos, los menos y los más. Pero queda un sabor de neutralidad en este breve análisis que supondría: (a) profundiza/ampliar de cuenta nuestra cada uno de estos aspectos (b) rebrujarnos el cerebro con las connotaciones -con los ímplícitos que esta columna parece traernos 'in nuce'. Pienso luego en la evidente aburrición que estas exposiciones causan a los jefes de Estado o a quienes detentan, por el mango, el sartén del poder geopolítico. El climgate fue un reciente episodio
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Jue, 06/20/2013 - 16:55
que basó su poderosa carga de sensacionalismo mediático en las razones -"concretas, objetivas y materiales"- por las cuales el bióxido de carbono tenía contra las cuerdas la salud de la atmósfera terrestre. De cuenta de un mediocre excandidato presidencial estadounidense (de cuyo nombre no vale la pena acordarse) nos tragamos el cuento de que había que alterar (a favor de la causa ambientalista abanderada por dicho personaje) una jugosa tajada de la economía mundial dedicada al cuidado del medio ambiente. Como los piés desnudos de la Angelina Jolie -enfocados en irresistible primer plano- solemos caer seducidos con estos encuadres sesudos pletóricos de cientificidad inconclusa que no podemos refutar de una, ni asimilar decentemente del todo en una primera lectura: la razón como perfomance.
Opinión por:

MAJIMSO

Jue, 06/20/2013 - 06:11
esto lo sabra la bobita de nohemy , por lo que hizo para hacerse notar
Opinión por:

leftright

Jue, 06/20/2013 - 06:10
otro especuladorcito, el rector caído en desgracia ahora sobrevive de escribir estos farragosos articulitos
Opinión por:

Jainkoaren ezpata

Jue, 06/20/2013 - 10:43
Gente Común , este forista es solo un ex militar que todo le huele a comunismo, el unico meritorio colombiano es AUV
Opinión por:

gente común

Jue, 06/20/2013 - 08:59
En realidad no he visto un comentario positivo suyo en las diferentes columnas de este periódico. Me pregunto qué hay detrás de tan tortuosa práctica, si nunca encuentra algo constructivo o edificante, más que despotricar con encono irracional las personalidades de los autores y nunca se refiere objetivamente a los contenidos. Esta es una observación que sólo pretende hacerlo evolucionar en su interacción con los demás. NO espera respuesta alguna.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio