Publicidad
Piedad Bonnett 17 Nov 2012 - 11:00 pm

La cárcel como síntoma

Piedad Bonnett

En abril de 2006 la Unión Europea y la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos publicaron un escalofriante testimonio con el título Desde la prisión, Realidades de las cárceles en Colombia, ilustrado con las fotografías de Jesús Abad Colorado.

Por: Piedad Bonnett
  • 196Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/carcel-sintoma-columna-387638
    http://tinyurl.com/cyrv5o9
  • 0
insertar

En ellas vemos centenares de presos durmiendo en montonera sobre el cemento de los corredores, cuerpos llenos de excoriaciones e infecciones causadas por la presencia de ratas y otras plagas, letreros ignominiosos en las puertas cerradas de los servicios médicos, como uno que anuncia que no hay citas para 26 especialidades y otro que solicita no insistir en urgencias por antibióticos, y evidencias de la poca higiene de la comida que se da a los reclusos. Los testimonios escritos son aterradores: pacientes graves que solo reciben analgésicos, enfermos mentales sin tratamiento, clases que se dan sin que haya siquiera papel y lápiz y ni siquiera espacio para sentarse, y unos niveles altísimos de ocio, de violencia y de discriminación interna. Escalofriante, y muy en consecuencia con la frase con la que muchos expresan su idea de lo que debe pasar con un delincuente: “ojalá que se pudra en la cárcel”.

Seis años después todo sigue idéntico: a raíz del sangriento enfrentamiento reciente en la cárcel Bellavista de Medellín, supimos que esta alberga 8.000 presos en un espacio en el que caben dos mil quinientos. Y el periodista Walter Arias, en una crónica sobre el caso, nos recordó que ya en 1997 la Corte había señalado, refiriéndose a Bellavista y la Modelo: “las condiciones de albergue de los internos son motivo de vergüenza para un Estado que proclama su respeto por los derechos de las personas y su compromiso con los marginados”. Son quince años —en realidad muchos más— de violación de los derechos de la población carcelaria. ¿Qué nos puede hacer pensar que dentro de quince años la situación será distinta?

La prensa de las últimas semanas recogió muchas reflexiones sobre las medidas que se deben tomar. Pero muy poco se ha planteado sobre el sentido del castigo y la cárcel, algo que a menudo damos por sentado. Oscar Wilde, que opinaba que la civilización ha fracasado en obtener la enmienda de los criminales, escribió: “La sociedad se atribuye el derecho de infligir atroces castigos al individuo; pero también adolece del vicio supremo de la frivolidad y no se da cuenta de lo que hace. Cuando el hombre cumple su condena lo abandona a sí mismo; en otras palabras, lo abandona en el preciso instante en que comienza su principal deber hacia él”. Pone así el dedo en la llaga: muestra cómo el mundo de los “limpios” margina a los que considera la escoria, se deshace de ellos, olvidándose de que la verdadera función de la cárcel tendría que ser la de la resocialización. Y es que cuando la sociedad trata de forma humillante e inhumana a sus delincuentes —sobre todo a los más pobres, a los que esa misma sociedad ha criado entre el barro— desperdicia una oportunidad única de permitirles recuperarse. Si dentro de lo que hoy son antros y escuelas del crimen, al lado de la disciplina y la severidad se pudiera brindar salud, oportunidades de crear y desarrollar destrezas, y facilidades para estudiar o hacer deporte, una buena parte de los reclusos seguramente pensaría en darse una segunda oportunidad. Pero la realidad está a millones de años luz de este sueño. No hay esperanza, y esto por otra razón: un país tiene las cárceles que se merece. Lo resumió muy bien Nelson Mandela, en una frase que encontramos a manera de epígrafe en el libro mencionado: “Para saber realmente cómo es una nación hay que conocer sus cárceles, pues una sociedad no debe ser juzgada por el modo en que trata a sus ciudadanos de más alto rango, sino por la manera en la que trata a los de más abajo”.

 

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 13
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • La 'Supervenus', el video contra los estereotipos de belleza
  • Vicky Hernández, la actriz que está sola, enferma y triste
  • La capa de ozono comienza a recuperarse
13
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

jorge gonzalez

Jue, 11/22/2012 - 07:58
Lo expresado por Mandela es absolutamente cierto. No hay nada más estúpido que una cárcel. Sus apologístas revelan la insignificancia de su mente. Las cárceles no sirven para nada. No rehabilitan a nadie. En ellas no se hace nada más que mal vivir. No existen sentimientos ni valores de ninguna naturaleza. Las autoridades carcelarias son parte de la miseria humana de esos antros. Las cárceles son cementerios humanos.
Opinión por:

gustavogonzalez1967

Mar, 11/20/2012 - 11:16
eso es lo demenos como duermen , el problema es que hay gente injustamente en las carceles, que viva la dsemocracia, FUERZA PUBLICA ALA CARCEL SEÑORES GUERRILLEROS M-19, FARC, ELN, BACRIM. ETC...ETC....-. al PODER, SE LO MERECEN HAN ( secuestrado, matado, minas, narcotrafico etc...etc........ AL LADO DEL CATEL DE LOS POLITICOS DE SIEMPRE
Opinión por:

arturoarmenia

Dom, 11/18/2012 - 19:51
Abundan los casos en los que la cultura consumista que ahoga al hombre hoy no muestra atención hacia los congéneres en desgracia. Es síntoma de individualismo que emergió porque decididamente la escuela, el colegio, la universidad, el barrio, el equipo,. sus grupos de amigos, todo las instituciones transpiran eso individualismo. La formación del tejido social, los actores de ese tejido, los héroes de las comunidades, no fueron ponderados por nadie. Los políticos degradaron todos esos actores al simple papel de recogedores de votos y nadie siguió en el detestable papel, solo aquellos de poco valor. Es estado debe pagar la reconstrucción del tejido social y echar menos balazos......
Opinión por:

suesse

Dom, 11/18/2012 - 19:35
La columnista habla de una realidad de forma tal como si lo que en Locombia ocurre, pasara en el resto del mundo. Bien lo dijo Mandela, y bien la forma como se "penaliza" a la gente aqui, es como es este país, en todo sentido: elitista, carroñero, cruel, impune, deshumanizado...que se mueve solo por dinero, por odio. Las cárceles en otras partes del mundo si cumplen las funciones para las que fueron creadas, y a cualquiera de fuera, les pueden parecer internados, centros de rehabilitación. No las selvas que en los pocos documentos que hay sobre las nuestras se ven, o que en peliculas como "Expreso de Medianoche", o lo que seguramente pasa en China, o Rusia hoy en dia, reflejan quien es quien en este mundo. Favor diferenciar!
Opinión por:

AQUAQUILA

Dom, 11/18/2012 - 17:44
Es mejor estar secuestrado por las farc que estar en una puta carcel del establecimiento , y vamos a sentarnos a negociar una paz entre dos interlocutores , y no se sabe cual de los dos es mas inhumano ? Son un par de violadores de derechos humanos , ambos aplicando reciprocamente una idea de justicia transicional , yo te absuelvo y tu me absuelves , y de los condenados que ???? !!!
Opinión por:

Marmota Perezosa

Dom, 11/18/2012 - 13:03
Aquí todos somos tan brutos y torpes como la bestia sanguinaria Uribacrim que predica que la solución de todo pasa por la confrontación y la violencia y , con orgullo , ampliar las cárceles y los cementerios........Por el contrario , la solución sabia de Mockus que es la educación no se atiende pues eso no da votos y lo creen loco
Opinión por:

Jalibaz

Dom, 11/18/2012 - 12:23
"El fuero para el gran ladrón, la cárcel para el que roba un pan" Pablo Naruda
Opinión por:

suesse

Dom, 11/18/2012 - 19:45
O un par de cubos de caldo....
Opinión por:

suesse

Dom, 11/18/2012 - 19:38
O un par de cubos de caldo....
Opinión por:

HOLARUNCHOS

Dom, 11/18/2012 - 08:54
ESTA VIEJA ES TAN HIPOCRITA Y FALSA COMO EL HERMANITO, QUE TUVO EN EL EJRCITO, EL OTRO, ERA MILICIANO DEL M-19.
Opinión por:

Boyancio

Dom, 11/18/2012 - 05:27
Y saber, que a la guandocas meten a muchos por maricadas pendejas, por no tener billete, buen apellido, y un buen abogado que cuadre al juez o al fiscal de turno. jejejej
Opinión por:

Boyancio

Dom, 11/18/2012 - 05:25
!Ay!doña Piedad: si lo he venido diciendo desde hace bastante tiempo, la esperanza del pobre es que no lo metan preso, porque de oportunidades nanai cucas. Y es por eso, sumercé, que usted se va ganar un problema con la alta mugrecía y los magistrados de la soberbia toga, pues esas cosas no se dicen en público,¡¡ no ve que va y se alebrestan!!, menos mal que la burra no sabe leer y por demás es mansa, pero se le agradece su cantar petitorio, doña...y con su escrito.
Opinión por:

Zarovni

Dom, 11/18/2012 - 01:20
Y los delincuentes sabiendo como esta el talego,quieren seguir echandole mas gente ,no paran,la gana de dinero facil los hace inmunes a pensar con la cabeza,toda decision vale dinero,para gana o perder ,cada cual resuelve y a eso se atiene ,a dormir en callejones y pagando
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio