Por: Cartas de los lectores

Cartas de los lectores

En la edición del diario El Espectador del día de ayer (20 de noviembre de 2012) aparece una información bajo el título “Sobre el derrumbe de Interbolsa”, en la cual se incluye una imprecisión garrafal pues se indica que yo soy el contralor normativo de Interbolsa S.A. Comisionista de Bolsa cuando no lo soy ni lo he sido. Yo soy el contralor normativo de Interbolsa S.A. Sociedad Administradora de Inversión.

El contralor normativo de Interbolsa S.A. Comisionista de Bolsa, hasta la fecha de adopción de la medida de toma de posesión y liquidación de la sociedad comisionista de bolsa, es el doctor Leonardo Uribe Correa, quien antes de ocupar este cargo se desempeñó como vicepresidente jurídico de una de las filiales del Grupo Bancolombia.

Alberto Mejía Puentes. Bogotá.

Inapelable

El presidente Juan Manuel Santos está iracundo por la pérdida de mar, 100.000 kilómetros cuadrados en la frontera marítima con Nicaragua, por el fallo de la Corte Internacional de Justicia en La Haya (Holanda), proferido el 19 de noviembre de 2012.

La decisión es inapelable. Fueron once años de litigio después de que Nicaragua demandara ante el organismo internacional. El tratado Esguerra-Bárcenas de 1928 fue respetado en su soberanía del archipiélago conformado por las islas: San Andrés, Santa Catalina, Providencia y los siete cayos. Perdimos más territorio que en 1903, cuando Panamá se separó de Colombia: 75.000 kilómetros cuadrados.

Los perjudicados, los pescadores, quienes tendrán que “negociar” con Nicaragua un acuerdo de doble vía para que buena cantidad de familias no se vean perjudicadas. En cualquier frontera, terrestre, fluvial o marítima, siempre surgen estos desacuerdos, pero como hay que acatar el fallo, lo que sigue es por la vía diplomática, para llegar a un acuerdo sensato. Algunos sanandresanos y raizales siguen con la vieja idea de separarse de Colombia, porque el Gobierno sólo se acuerda de ellos el 20 de julio, Día de la Independencia, para hacer el desfile militar. No sólo la pesca hace presencia en los cayos, sino mucho petróleo por explotar.

Helena Manrique. Bogotá.
Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores