Por: Cartas de los lectores

Cartas de los lectores

Qué cansancio seguir con la mentira disfrazada de verdad. En este país pasa todo, aunque muchos digan que no pasa nada.

Son desesperantes el cinismo y la mediocridad de varios políticos, y la tontería. Es injusto llamar antipatriotas a quienes critican el mal manejo de las cosas, los abusos y no respetan a los personajes de turno. Aparecen el procurador de turno en su oración secreta y artífice de ceremonias monárquicas; las presentadoras y los modelos de turno, sonrientes siempre; el cardenal de turno, que antes parecía liberal, pero renegó de sus declaraciones para ir al cónclave: dijo no al aborto y no al matrimonio homosexual. Se suman la senadora de turno diseñando su plan de fuga, los constructores de turno con sus licencias mal habidas, el alcalde de turno con boina y sin boina y sin palabra, los falsos profetas y las personas indefensas que sufren el carrusel. Siguen los empresarios de turno que tanto aparecen en las revistas de farándula, el expresidente ambicioso que pretende ser sombra tutelar de este país que dejó en sombras. Y aparecen también las marchas cafeteras que riegan sus granos por todo el país y la esperanza guardada durante años de llegar a un acuerdo de paz en una mesa frágil, pendiente de un hilo. No entiendo cómo algunas encuestas dicen que somos los más felices; nadie sensato puede vivir en las cuatro paredes de su casa en medio de la tormenta. Los colombianos estamos como en los últimos días de Pompeya: en celebraciones, de carnaval en carnaval y cercados por amenazas. En cualquier momento hace erupción el volcán. 

María Victoria Gómez. Bogotá.

Felicitaciones Medellín

Felicitaciones a todos los antioqueños. Entre todos fueron capaces de desestigmatizar la “capital de la montaña” como el centro del narcotráfico y del sicariato en tiempos pretéritos. Supieron articular los esfuerzos y jalonar el desarrollo de la ciudad, con objetivos claros, planificación integral y holística, que jamás han dejado de tener como referente. Los poderes político, ciudadano y empresarial han logrado consensos sistémicos en: los planes de desarrollo, lo tecnológico, lo ecológico, la industrialización, la generación de oportunidades, el emprendimiento, la innovación, lo educativo, en infraestructura; como componentes estratégicos de una visión desarrolladora, y en crear un ambiente cultural, que acoge a propios y extraños por igual. Lo que hizo que este terruño fuera declarado como la ciudad más innovadora del mundo. Felicitaciones.

Édgar Bejarano. Bogotá.

Buscar columnista