Publicidad
Cartas de los lectores 4 Dic 2012 - 11:00 pm

Respeto a las batallas católicas

Cartas de los lectores

Cartas de los lectores

Ayer, en la página 7, se publicó una noticia que se antetitula “Como en la Edad Media”, sobre un listado de personas por las cuales un católico no debería votar, según una iniciativa de algunos católicos, por temas relacionados con la vida y la moral cristiana.

Por: Cartas de los lectores
  • 4Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/cartas-de-los-lectores-columna-390706
    http://tinyurl.com/klz9umg
  • 0

Si bien es cierto que puede haber maneras más amables de hacer una campaña, lo que me parece absurdo es que esa supuesta noticia se redacte en nota de denuncia, y para hacer notar la Edad Media citan a un emperador de la era precristiana, del año 98 antes de Cristo, es decir, queda claro que el periodista, con poca ilustración, quiere hacer quedar en ridículo una posición de algunos católicos, mezclando a la Iglesia, sin lograrlo, pero dejando claro que en este país sólo tienen vocería en los medios los que ataquen a la Iglesia. Los que de una u otra forma tengamos una posición de defensa y respeto por sus postulados, seremos ridiculizados y marginados.

Estamos en un país pluralista, en donde todo el mundo cabe, con sus ideas, siempre respetuosas, cualesquiera que sean, y sus creencias, y considero que la prensa debe intentar ser más objetiva en temas tan sensibles como estos y entender que si un católico da su opinión o da “batallas” públicas a favor de sus correligionarios es tan válido como que los gays hagan marchas o besatones públicas, o que unas personas que quieren la eutanasia hagan lobby para que se apruebe, o los que consumen droga para que se apruebe la dosis personal.

No digo que todo esto pueda equipararse; sólo considero que si para la prensa es respetable y digno visibilizar todos esos movimientos, por qué una iniciativa católica debe ser atacada o ridiculizada sin argumentos, como en la nota que estoy comentando.

Javier Hernando Aguillón. 

Bogotá.

Matrimonio igualitario

El matrimonio gay no existe. Hay hombres gay que contraen matrimonio, pero lo mismo hacen mujeres lesbianas u hombres y mujeres heterosexuales.

Por eso les pido que consideren tratar de sopesar lo que significa nombrar el matrimonio igualitario como matrimonio gay.

Hago un llamado respetuoso a que como medio reflexionen y tengan en cuenta que un titular no puede estrangular una lucha. Me refiero a la lucha de la igualdad. Las personas LGBT exigimos respeto de la sociedad e igualdad ante la ley.

Alejandro Gamboa. Medellín.

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com

  • 2
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • El edificio Bellavista ¿otra versión del Space?
  • El "Space" de Santa Marta
  • Funcionarios argentinos viajan a EE.UU. para reunión por litigio por la deuda

Lo más compartido

2
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

GONQUIVAN

Mie, 12/05/2012 - 17:47
ACIDEZ CRIMINAL. Es saludable que la Comisión Primera del Senado esté en el antejardín para aprobar el proyecto que establece "duras" penas para aquellos que atacan con ácido a sus semejantes. Observando el rostro de la dama que ilustra el enfoque-macabra además- y que refleja la desfiguración de su rostro, impulsa a señalar que una condena de 8 años de prisión no es tan dura, aunque la acción criminal al menos ya no es excarcelable. Debe alcanzar los máximos niveles de castigo por esa "acidez criminal" que igualmente es de unas proporciones delictivas que demandan todo el peso de la ley, sin consideración. Es una acción demencial, a mansalva, premeditada y excecrable. No hay derecho a semejantes actuaciones que horadan los mas profundos sentimientos y destruye a toda la familia. Pensemos.
Opinión por:

ROGELIO VALLEJO OBANDO

Mie, 12/05/2012 - 03:32
AVANZARÍAN con mucha mayor rapidez y efectividad los Diálogos de la Paz en La Habana, si todos juiciositos se hubieran puesto a releer y estudiar La Constitución, para mirar a ver que es lo que le quieren cambiar. Hay que ser prácticos. Muchas veces tanta palabrería como tanto discurso no conduce a ningún Pereira.Lo claro y fundamental es que los amigos de Marte y Vulcano deben ponerse la mano en el corazón y acabar con su aterradora y asustadora violencia. El Alma navideña nos desarruga el corazón. "Desdichado de aquel que no acuda con la Fe que lo debe animar. Oh lumbre de oriente, sol de eternos rayos, que entre las tinieblas tu esplendor veamos"."Te ofrecemos, Señor, el esfuerzo sincero para hacer de este mundo tuyo y nuestro, un mundo más justo, más fiel al gran mandamiento del Amor".
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio