Publicidad
Cartas de los lectores 28 Feb 2013 - 11:00 pm

¿Valorización?

Cartas de los lectores

Cartas de los lectores

El impuesto por valorización es de entrada, filosóficamente, per se, injusto, por cuanto se me está cobrando por un valor potencial, que por supuesto no tiene que ver con mis ingresos.

Por: Cartas de los lectores
  • 3Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/cartas-de-los-lectores-columna-407616
    http://tinyurl.com/kqplsyf
  • 0
insertar

Ahora, para el impuesto predial sólo debería tomarse como base el precio de compra actualizado por inflación anual. Cuando venda mi casa, si la vendo por mucho más del precio de compra actualizado, pues en ese momento sí cóbrenme el impuesto correspondiente al exceso. Y el nuevo propietario empezará a su vez a pagar de acuerdo al precio a que me compró. Pero en el momento de la transacción. No antes. A menos que sea válida la proposición según la cual uno debe hacer trasteo cada seis meses bajo el principio de que “si usted no tiene plata para pagar la valorización, es porque vive en un barrio que le queda grande; entonces venda y váyase”.

Toribio Araújo S. Cartagena.

Renuncia improcedente

Cecilia Orozco, en su columna de El Espectador (feb. 27-13), informa que el magistrado William Giraldo presentó “su renuncia, pero lo hizo de manera motivada (tal vez previendo quedarse o para presentar reclamación, por perjuicios, en el futuro) y sólo a partir del 16 de marzo”.

Un empleado o funcionario cuyo período para el cual fue nombrado o elegido se vence, de pleno derecho queda separado de su cargo. Luego de la fecha de vencimiento de su período lo que debe hacer es entregar el empleo, y no es procedente la renuncia porque sólo se puede renunciar a lo que se tiene, y en este caso la investidura se extinguió desde el último segundo del día en el que terminó su condición de magistrado.

La mencionada renuncia no debe aceptarse por improcedente. Si la aceptara, el H. Consejo de Estado estaría reconociendo que el magistrado tuvo legítimo derecho a permanecer en su cargo hasta el 16 de marzo. Las consecuencias jurídicas serían fatales. Y más reprochable es que el magistrado pretenda aprovecharse habilidosamente de un derecho que no tiene.

Carlos Fradique-Méndez. 

Bogotá.

Envíe sus cartas a [email protected].

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 2
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

2
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

GONQUIVAN

Vie, 03/01/2013 - 12:25
ESTOICISMO CAMPESINO. Renuncio a la conmiseración, porque es indignante. Pero el paro cafetero es un fiel retrato de la forma como los gobernantes, tratan a los productores del "pan coger" de cada compatriota; a quienes nos brindan los alimentos y por que nó, nos dan de comer e integran además un hito de la economía nacional.Me refiero a los campesinos de mulera y carriel y a los cultivadores y recolectores de esos bienes naturales. Merecen un mejor tratamiento de parte del Estado. Que dejen de ser los parias de la politiqueria y de los ministros de turno.Los campesinos son productores de convivencia. Hay que sacarlos del ostracismo oficial que los mira como "remiendos de la sociedad" cuando la realidad es que son baluartes de esta misma sociedad y los necesitamos cada día en sus parcelas.
Opinión por:

ROGELIO VALLEJO OBANDO

Vie, 03/01/2013 - 05:26
/*PERLA del RUIZ*/ LOS IMPUESTOS nunca se deben tornar excesivos y abusivos, pues ello no consulta con las leyes de la economía ni con el bienestar social. Un contribuyente no se debe sentir maltratado y apabullado por la tributación, pues ello tipificaría un ABUSO de CONFIANZA como un feroz castigo al trabajo como al capital. Lo grave es que si siguen las exacciones, al paso del tiempo, los ingresos familiares serán exclusivos para el pago de los servicios públicos, predial y valorización, sin olvidar el IVA. Sea el momento de recordar que LOS SERVICIOS PÚBLICOS tienen una finalidad social. No pueden ser manejados para buscar exorbitantes utilidades. Les está prohibido. Sus tarifas deben estar dentro del marco de la costeabilidad.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio