Publicidad
Cartas de los lectores 25 Jul 2013 - 11:07 pm

El joven Salgar

Cartas de los lectores

Cartas de los lectores

Don José Salgar siempre tuvo una mente joven e innovadora. El haber comenzado a trabajar a la tierna edad de 15 años como linotipista en El Espectador le permitió ser uno de los grandes maestros de maestros del periodismo, no sólo colombiano.

Por: Cartas de los lectores
  • 14Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/cartas-de-los-lectores-columna-436121
    http://tinyurl.com/knlcesq
  • 0
insertar

¿Por qué razón ahora se infunde en los menores de 18 años la idea de que no pueden ni deben trabajar? Con esta política se crean mentes ociosas, perezosas, facilistas y sin compromiso con la familia, la sociedad y la patria. Lo que debemos defender es un sí al trabajo digno y un no rotundo a la explotación infantil y adolescente.

Carlos Fradique-Méndez.  

Bogotá.

Maestro

José Salgar fue un maestro del periodismo colombiano. Discreto, oportuno, valiente y firme en sus convicciones. Su nombre entra en la historia de El Espectador, como el de don Guillermo Cano, con tinta indeleble.

Jaime Pinzón López. Bogotá.

Decepción

A mí todavía hoy me duele la esperanza derrotada, hace no mucho, dos años, cuando creímos que una forma diferente de hacer y de pensar la política era posible con el profesor Mockus a la cabeza. Creímos que se podía, pero la avalancha de la derecha uribista, con el presupuesto nacional a bordo, nos propinó una derrota dolorosa que quebró nuestras esperanzas. Ya hoy para qué se quejan todos los que salieron a votar por este presidente para frenar esa ola verde fresca que amenazaba con cambiar las prácticas y derrotar a los poderosos de siempre. Y sin embargo, esa experiencia seguía ahí, quienes participamos en ella confiábamos en que era rescatable, en que podríamos volver a dar la batalla e imponernos con la fuerza de la juventud y las ideas sólidas. Pero no, leo ahora en su periódico un artículo que titulan “La debacle de la ‘Ola Verde’” y siento desazón por a dónde llevaron nuestras esperanzas y nuestros esfuerzos. La misma vaina, los mismos politiqueros buscando puestos a cambio de apoyos para el Gobierno, las mismas mezquindades. Todo era mentir, nos engañaron descaradamente. ¿Y ahora? Debemos los jóvenes entender que nuestro destino es la desesperanza en el manejo de los asuntos del Estado. ¿Quién, así, puede volver a querer participar? Conmigo no cuenten.

Federico Cárdenas. Manizales. 

Envíe sus cartas a [email protected]

inserte esta nota en su página
TAGS:
  • 0
  • 5
  • Enviar
  • Imprimir
5
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

GONQUIVAN

Dom, 07/28/2013 - 16:26
POBRE PEREIRA. Aún me resisto a creer que el Deportivo Pereira haya llegado al extemo de su defunción como institución deportiva del balompie. De inmediato pregunto: dónde está su clase dirigente y su ciudadnía? Dónde su alto grado cívico y de proyección como intregrante del Eje Cafetero? Dónde el impetu de su vocación comercial e industrial? Y su capacidad para levantarse de sus cenizas como lo hizo con el terremoto. Ahora quedó asustada con un leve temblor deportivo.El Deportivo Pereira merece un mejor destino. Allí se forjaron muchas esperanzas de jugadores y dirigentes de visión empresarial. Con mentalidad progresista y no de resignación. Pereira ha sido cuna de grandes y nobles emprendimientos tanto en la alegría como en la desgracia. Salven al onceno matecaña. ¡Adelante! Se puede.
Opinión por:

JAIMEBAL

Dom, 07/28/2013 - 09:12
Desde hace unos años he admirado a Julio César Londoño por su precisión literaria, su amplia erudición, además de otras cualidades que lo hacen de buena lectura. Sin embargo, al leer su comentario de ayer sobre Francisco, burlesco y deespreciattivo de los creyentes, recordé las frases de conmiseración de los ateos de parte del P. Llanos. ¿Es que la estrechez de mente es el patrimonio tanto de los jerifaltes de la izquierda como de la derecha? Parecería que los humanos, de un lado y de otro, estamos inclinados a la condena y al desprecio de quienes no piensan lo mismo que nosotros!.Vaya sino!.
Opinión por:

ROGELIO VALLEJO OBANDO

Vie, 07/26/2013 - 05:55
LOS CIUDADANOS tenemos que ser conscientes así como muy solidarios con la necesidad del PICO y Placa para los vehículos, porque la experiencia está mostrando que las avenidas , calles y carreras están copadas desde hace un buen tiempo en Bogotá, pues la cantidad de carros las llevó a infartarlas. Precisamente en "las horas cúspide" se evidencia tan perversa situación. No podemos se conchudos y mucho menos atrabiliarios al denostar de la medida, porque va en el rumbo virtuoso de hacer la ciudad vivible y manejable para todos. El transporte público empieza también a sufrir impacto, ya que la cantidad "loca y aburridora" de automotores, tampoco los deja circular con la eficiencia requerida por los pasajeros. Lo grave del asunto es que mientras las productoras de vehículos sigan ... ....
Opinión por:

ROGELIO VALLEJO OBANDO

Vie, 07/26/2013 - 06:48
LO GRAVE del asunto es que mientras las productoras de vehículos se sienten contentas y AGRADADAS porque las ventas se elevan, Bogotá y otras capitales en esa misma medida se enfrentan al inconveniente en la movilidad.
Opinión por:

ROGELIO VALLEJO OBANDO

Vie, 07/26/2013 - 06:21
LO GRAVE del asunto es que mientras las productoras de vehículos sigan contentas y agradas porque las ventas se elevan, Bogotá y otras ciudades en esa misma medida se enfrentan al inconvenientes con la movilidad, que tiene que ser regulada por medio de la restricción en la utilización del automotor. Concepto tan importante y valioso como el interés general, debe predominar en las sociedades. Los que le rinden culto malsano al egoísmo "ventiaó y perecoso", deben saber y entender que en el mundo todos tenemos que aprender a vivir en confraternidad. Todos los seres humanos somos de primera clase. Así como todos nos debemos preocupar por controlar los consumos de nicotina y trago, también nos debemos preocupar por contribuir con la tranquilidad social. Despojémonos de la egolatría.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio