Publicidad
Cartas de los lectores 2 Sep 2013 - 11:36 pm

Protesta social e Iglesia católica

Cartas de los lectores

Cartas de los lectores

La protesta social escenificada a lo largo y ancho del país durante varios aciagos días de tensión nacional movilizó a cientos y miles de campesinos que, indignados ante el incumplimiento de los anteriores acuerdos y la indiferencia del Estado, protagonizaron el justo “paro agrario” de mayor repercusión y noticia en la historia reciente de Colombia.

Por: Cartas de los lectores
  • 16Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/cartas-de-los-lectores-columna-444071
    http://tinyurl.com/l8rh4gr
  • 0
insertar

Mientras el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos, en alocución desafortunada y provocadora, lo desestimó, el movimiento campesino, aglutinado en los cebolleros, paperos y lecheros de los sectores productivos del país, fue creciendo en audiencia y razones para buscar la manera de ser oído y ver resueltas sus legítimas reclamaciones, acudiendo a las vías de hecho: bloqueos de las vías y marchas. Para presionar las prontas soluciones, que a pesar de todo todavía están a la vista y sin una respuesta real y de fondo.

Es paradójico, entonces, que un gobierno que hace esfuerzos por la paz deba heredar la inminente responsabilidad de resolver reconocidos problemas sociales y económicos que devienen desde la mal llamada “apertura económica”, haciendo crisis hoy con la firma de los cuestionados tratados de libre comercio (TLC), sin duda alguna detonantes de la protesta y causantes de la quiebra y bancarrota de los agricultores y campesinos colombianos.

No obstante, en buena hora, la Iglesia católica, en cabeza del arzobispo de Tunja, Luis Augusto Castro Quiroga, actuando como garante, interpuso sus buenos oficios y logró persuadir a las partes en la mesa de negociaciones, procurando morigerar sus posiciones y de manera consensuada lograr el desbloqueo de las vías, que desde tiempo atrás tenían al departamento de Boyacá en vilo y aislado del resto del país.

Por lo tanto, vale la pena resaltar el valioso papel protagónico que jugó la Iglesia católica en el conflicto agrario, cuyo ejemplo de verdadera fe y servicio en favor de los más débiles y necesitados debe ser interpretado como un mensaje esperanzador a la Nación, que sin distingo de raza, credo, ni ideología política, anhela y debe ser auspiciadora de la paz de Colombia.

Orlando Morales. Bogotá.

Envíe sus cartas a [email protected]

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 1
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Colombia explora los caminos jurídicos del posconflicto
  • ¿Uribe le daba mermelada a las Farc?
  • Los documentos que demostrarían acercamientos de Gobierno Uribe y con Farc

Lo más compartido

  • Isabella, la niña que descrestó con su 'Flaca' en La Voz Kids
  • Cargar el celular al lado de la cama mientras se está durmiendo engorda
  • Atlas científico de relaciones sexuales
1
Opinión

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

JAIMEBAL

Mar, 09/03/2013 - 08:24
Orlando M. reconoce la acción de la Iglesia Católica en la mediación de Mons. Castro. Es deseable que esa intervención haga olvidar la permisividad con que se cobijó al zar de las esmeraldas. Este señor, a las buenas y a las malas, se hizo el dueño de gran parte de Boyacá, con la connivencia de prelados y de políticos.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio