Publicidad
Cartas de los lectores 10 Sep 2013 - 9:41 pm

Con estrategia y política pública

Cartas de los lectores

Cartas de los lectores

Muchos de los problemas que afectan la seguridad y la convivencia ciudadanas se solucionarían o disminuirían si se armoniza una estrategia de política pública de cultura ciudadana en red entre el gobierno central y los entes territoriales, como encargados todos de mantener el orden público y garantizar la buena convivencia.

Por: Cartas de los lectores
  • 5Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/cartas-de-los-lectores-columna-445617
    http://tinyurl.com/op42hqm
  • 0

Debe disponerse en la ley la articulación entre el gobierno nacional, los gobernadores y los alcaldes para la construcción de la política pública y la implementación de la cultura ciudadana como eje estratégico de la seguridad y la convivencia ciudadana. El vandalismo, la indisciplina social, el irrespeto, la falta de urbanidad y civilidad, las violencias atípicas y la intolerancia son conductas que se van aprendiendo o moldeando en el decurso de la vida, que tienen como epicentro los mismos hogares, la vecindad, los entornos escolares y los espacios sociales, y como factores propiciadores e intervinientes la ingesta alcohólica, la ausencia de reproche social, el mal ejemplo, la impunidad, la negligencia estatal y la carencia de herramientas correctivas. No es entendible cómo el Código Nacional de Policía, que es la columna vertebral de la convivencia ciudadana, lleve más de una centuria sin que se haya actualizado con los tiempos modernos, además de que contempla sanciones irrisorias que en cambio de ser disuasivas son persuasivas. La inoperancia de la ley por su descontextualización es factor de reincidencia. Es necesario que se construya un modelo pedagógico público con metodología social en cultura ciudadana que se vaya enseñando desde el hogar y se continúe en los demás escenarios, con el fin de crear patrones integrales de comportamiento basados en la ética, las buenas costumbres, la ley, los deberes, el uso razonable de los derechos y las libertades. Se deben crear mecanismos legales con aplicación ágil y de efectos inmediatos, como los comparendos de tránsito, ante las conductas que alteren la convivencia; también empoderar a la misma comunidad para que tome acciones, ejemplo: ante un vecino ruidoso, que los consejos de administración puedan en primera instancia llamar la atención e ir graduando el correctivo hasta imponer multas o solicitar la expulsión de inmediato ante los inspectores de Policía que también harían la segunda instancia, en garantía del debido proceso y derecho de defensa.

Yolima Tunjano Gutiérre

  • 0
  • 4
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Colombiano presentó una de las mejores tesis de maestría del mundo
  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
4
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

ROGELIO VALLEJO OBANDO

Mie, 09/11/2013 - 14:33
EN ESTOS DÍAS leí que alguien le piensa cobrar a otro unas cuentas con mano propia. Ese aviso con cierto toque de clarines y timbales me puso a meditar inmediatamente sobre la bella virtud de la paciencia de la cual dimanan poderosos ensalmos para acabar con la iracundia. Así como es mala cosa para los seres humanos dejarse ganar la partida, por ejemplo, del consumo de la nicotina o del alcohol, es muy dañino para la salud mental dejarnos ganar en "el juego de la vida" del portafolio perecoso y aburridor que trae la soberbia como la ira. La prudencia y la paciencia, no me cansaré de reiterarlo, es binomio tan encantador y apreciado, que hay que tenerlos "vivos y actuantes" en las agendas existenciales. Todos los que se dejan llevar por la S. o por la I. les recomiendo comer "la doble P".
Opinión por:

ROGELIO VALLEJO OBANDO

Mie, 09/11/2013 - 11:23
ES DE VERAS lamentable que nuestra hermosa y linda capital de la república de Colombia la zarandeen y maltraten a cualquier hora del día de la noche. Las autoridades exigir respeto al Orden Público. Las marchas y paros no son precisamente para dañarle la vida a los habitantes de Bogotá como a sus municipios adyacentes. Son muy bien recibidas las protestas y peticiones justas de variados sectores que requieren la subsidiaridad del Estado, que como todos sabemos tiene dentro de sus funciones estar pendiente y atento de la prosperidad social; dirigiendo la economía de una manera virtuosa, para que tan señero objetivo se logre a satisfacción. Bogotá, ni ninguna ciudad del Orbe, se merece el pandemonio. Las protestas y paros no pueden llegar a convertirse en agentes bárbaros de "bogotazos".
Opinión por:

ROGELIO VALLEJO OBANDO

Mie, 09/11/2013 - 11:28
LAS AUTORIDADES de Bogotá cuando entreguen permisos, deben exigir a los manifestantes respeto por el orden público en la ciudad. No pueden admitir que las marchas terminen en altos grados de desorden público.
Opinión por:

ROGELIO VALLEJO OBANDO

Mie, 09/11/2013 - 08:54
DESDE HOY todos los padres de familia y los Maestros les deben ir diciendo a sus hijos y alumnos de todas las edades y grados, que la violencia, caos y muertes, vividas en algunos de los diferentes paros sucedidos es censurable y vitanda, y que jamás los seres humanos deben hacer uso de ella, porque no va con la dignidad y categoría humana. Debe ser muy grato para un Padre como para un Maestro poder entregar tal enseñanza perenne, cuando ellos mismos saben que sus hijos y alumnos no les van a decir que no le creen el mensaje, porque ellos son violentos en sus hogares o en los salones de clase. Sea el momento de recordar que muchos predican bellamente el sentimiento de la paz y armonía como de la integridad personal, pero en muchas ocasiones la sociedad se entera de que"son pura fantasía".
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio