Por: Cartas de los lectores

Cartas de los lectores

Atendiendo a las críticas contra la MANE que se formulan en su columna del lunes 9 de septiembre, resulta pertinente plantear algunas aclaraciones: No se compadece con la realidad el calificativo de “estrechez de intereses” que usted les asigna a las reivindicaciones estudiantiles.

El Programa Mínimo de la MANE contiene aspectos como la crítica al libre comercio y la defensa de los derechos sociales, lo que evidencia que los intereses del movimiento tienen de todo.

¿Que si queremos la gratuidad? Por supuesto. Además de ser el mejor vehículo para garantizar la universalidad del derecho, es necesaria para apalancar el desarrollo. Restringir la gratuidad a la educación media es insuficiente, por eso la MANE propone extenderla a la educación superior, como lo hacen los mejores sistemas universitarios del mundo. Frente al acceso, la propuesta de la MANE no reniega del mérito ni de las pruebas de acceso, al contrario, busca complementar esas medidas con iniciativas que posibiliten al estudiante participar de la educación superior en alguna de sus modalidades.

En alusión al altruismo que se le atribuye al Icetex en su escrito, vale la pena recordar que las deudas del Upac fueron declaradas inconstitucionales por capitalizar intereses en los préstamos para vivienda. El Icetex continúa cometiendo anatocismo con otro derecho fundamental, la educación.

Créditos blandos con cargo al presupuesto nacional y no a la banca multilateral son necesarios, pero las condiciones de préstamo del Icetex siguen siendo una pesadilla. Cabe aclarar que la liquidación del Icetex no ha estado ni está en los planes del movimiento estudiantil.

Por otra parte, la carta de exigencias de la MANE señala que se debe: “Instalar una mesa permanente entre la MANE, los sectores de la educación superior y el Gobierno Nacional”. Difícil deducir de este texto que la MANE busca que se concierte únicamente con ella la necesaria reforma educativa, como usted lo insinúa en su columna.

Profesor Kalmanovitz, aprovecho para invitarlo a expresar su opinión frente a los problemas que afectan a la universidad colombiana, entre ellos el déficit de 11,2 billones de pesos. Esto como consecuencia de la política de subsidio a la demanda, que en diez años ha triplicado el porcentaje de gasto público destinado al Icetex, mientras reduce los aportes a las universidades estatales en más de un 20%. La propuesta de la MANE incluye adicionar 4,9 billones a los insuficientes 2,4 asignados en la actualidad, para de esa manera aumentar el porcentaje del PIB destinado a educación superior de un escaso 0,4% a poco más del 1%. Una propuesta viable y realista.

Juan Sebastián López Mejía. 

Vocero de la MANE.

Buscar columnista