15 Oct 2008 - 8:51 pm

Del gobernador de Arauca

En la edición del lunes festivo (13 de octubre) se publicó el artículo “Arauca amenazada”, de la Redacción Política.

Por: Elespectador.com
  • 1Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/cartas-de-nuestros-lectores/columna84161-del-gobernador-de-arauca
    http://www.elespectador.com/opinion/cartas-de-nuestros-lectores/columna84161-del-gobernador-de-arauca
  • 0

En el escrito se refieren a un informe del Sistema de Alertas Tempranas (SAT) de la Defensoría del Pueblo donde se advierte que los municipios de Arauca, Saravena, Tame, Arauquita y Fortul han sido por más de tres décadas los afectados por el conflicto armado.

Como gobernante y relacionado en el escrito me pregunto: Si se habla de más de tres décadas de inseguridad por el conflicto, ¿qué interés tiene el periodista en manifestar en uno de los párrafos lo siguiente?: “La situación actual tiene a los pobladores sin salida, no sólo por el desgano que produce el desempleo y la ingobernabilidad, sino también por la inseguridad, en especial la situación de riesgo en que se encuentran cinco de las siete alcaldías, 11 diputados y 67 concejales…”.

Más adelante habla de que fui inhabilitado por la Procuraduría, pero sin juicios de valor. Preocupante que esta nota, con todo respeto, solamente cuente con voces ocultas y no se haya acudido a las fuentes involucradas con la nota, como mi despacho, el Ejército y la Policía Nacional, entre otras. ¿De qué ingobernabilidad habla el periodista si vengo despachando y adelantando los programas y proyectos contemplados en nuestro plan de desarrollo “El Cambio Sigue su Marcha 2008 - 2011”?

En ningún momento quiero censurar el escrito o al periodista, simplemente que a quienes nos duele la región y venimos trabajando y conocemos lo que se viene haciendo en bien de las comunidades, salimos a reclamar y manifestar que no sólo hechos de violencia son noticia.

Es importante que los periodistas visiten la zona para que tengan verdaderos elementos de juicio y, sobre el terreno, confronten las fuentes para no desfigurar la realidad de este departamento que, para nadie es un secreto, en el pasado sufrió los rigores del conflicto, pero que hoy, le reitero, avizora otro panorama.

Estamos dispuestos a prestar toda la colaboración que ustedes requieran para entregar la información pertinente, veraz y objetiva que ese prestigioso medio necesite para adelantar su actividad, eso sí, señalando que estadísticamente en el tema de seguridad hemos mejorado ostensiblemente a pesar de existir esporádicos eventos negativos provenientes de los grupos terroristas y de los adeptos.

 Freddy Forero Requiniva.  Gobernador de Arauca.

Murillo Toro

Elogiable la iniciativa de El Espectador, en su sección Bogotá, de rescatar del olvido las estatuas que acompañan nuestra historia. Vi y leí el texto sobre Manuel Murillo Toro y deseo compartir con ustedes complementos. La breve reseña se ocupa de la primera parte de la vida de Murillo Toro, es decir, de su época “radical” librecambista en el plano del liberalismo económico. Sin embargo, hacia el final de su vida Murillo Toro estaba incorporando otras ideas políticas, provenientes más del socialismo utópico que del liberalismo británico del siglo XVIII. Esta es una investigación que, hasta donde yo sé, no se ha hecho: estudiar el giro ideológico de algunos radicales hacia la “izquierda” europea de la época, cuando se daba cuenta de los estragos y dificultades que venía causando el modelo “laissez-faire/ laissez passer”. Este fue un proceso que a su manera vivió también Rafael Uribe Uribe, quien combatió en las guerras civiles de finales del siglo XIX en nombre del liberalismo económico (expresado sobre todo en la lucha por impedir que se gravara con impuestos la producción y exportación de café) y luego, recién terminada la Guerra de los Mil Días, escribió su famoso discurso “El socialismo de Estado”, en 1904, mostrando la necesidad de un giro del liberalismo hacia la izquierda, a lo Jean Jaures. Por otra parte, recuerdo que cuando vivía en Bogotá, visité muchas veces otra estatua de Murillo Toro (en pésimas condiciones). Está ubicada en el sector “radical” del Cementerio Central, a espaldas de la del general Santander, no lejos de Florentino González (quien representa el ala más de derecha de los radicales), Aquileo Parra y otros miembros del Olimpo Radical.

 Ignacio Zubieta. Cartagena.

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com

  • 1
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • La propuesta de playa de Ipanema
  • El Pentágono dispondrá 5.000 camas en bases militares para niños inmigrantes

Lo más compartido

1
Opinión

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio