Publicidad
Angelika Rettberg 20 Nov 2012 - 11:00 pm

Cese al fuego unilateral

Angelika Rettberg

¿Las FARC están cañando para recuperarse o se están tomando en serio la negociación?

Por: Angelika Rettberg
  • 24Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/cese-al-fuego-unilateral-columna-388206
    http://tinyurl.com/m79t93p
  • 0

Esta es la pregunta que podremos responder con mejores elementos de juicio después del 20 de enero del 2013, cuando finalice el periodo de cese al fuego unilateral anunciado ayer por el grupo al ingresar al Palacio de Convenciones de La Habana para iniciar los diálogos con el gobierno.

El cese al fuego unilateral—un gesto político—aumenta lo que está en juego para todas las partes. Para las FARC, representa la oportunidad de acallar el escepticismo suscitado con el discurso de Iván Márquez en la instalación de los diálogos en Oslo, discurso que fue percibido como intransigente y maximalista. En ese sentido, el cese al fuego puede jugar el papel de mecanismo para generar confianza y mostrar compromiso con la mesa. Para las FARC el cese unilateral representa además la oportunidad de demostrar que tienen la capacidad de controlar y lograr el acato por parte de todos sus frentes. Así, se podrán despejar dudas respecto a la representatividad que tiene el equipo negociador presente en La Habana. Se podrán abordar también los rumores acerca de que no todos los bloques están apostándole a la paz por igual e identificar quiénes, en la organización de las FARC, son el eslabón o el ala más débil a la hora de asumir compromisos y acuerdos hacia la terminación del conflicto armado.

Para el gobierno, el cese al fuego anunciado por las FARC representa un reto importante también. La apuesta a la discreción y al bajo perfil le ha impedido al gobierno salir más vívida y frecuentemente en defensa del proceso. En este contexto, el gesto de las FARC aporta oxígeno a la mesa.

La pregunta no resuelta de cómo y por quién será verificado y monitoreado el cese de hostilidades constituye, sin embargo, un riesgo importante que puede tirar por la borda los méritos del gesto. Cuando ocurran los actos de violencia armada que seguramente sucederán en estos dos meses ¿cómo se establecerá si los autores fueron disidencias de las FARC o miembros de otros grupos? Para asegurar la contribución del cese al fuego a la consolidación de la mesa de diálogo éste tiene que ser creíble, sostenible y verificable.

 

*Angelika Rettberg, Directora y profesora asociada Departamento de Ciencia Política de la Universidad de Los Andes

  • 8
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Colombia desaprueba presencia política de las Farc según Barómetro Internacional

Lo más compartido

  • Entre lágrimas se despidió David Ospina del Niza francés
  • El día que Jean-Claude Van Damme decidió bailar el 'Ras tas tas'
  • James Rodríguez sería nuevo jugador del Real Madrid
8
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

pedroelias

Dom, 11/25/2012 - 11:30
y si se presenta un combate regular entre ejercito y guerrilla, produto de la ofensiva militar... eso se considera una violacion a la tregua unilateral decretada por la guerrilla?
Opinión por:

Patecaucho Cibernético

Mie, 11/21/2012 - 16:30
Vaca ladrona no olvida el portillo.
Opinión por:

Bernardo ochoa

Mie, 11/21/2012 - 09:39
Un Cuervo policial for ado con miembros de la fuera publica, guerrilleros y genres locales ser iris para monitor ear el cese al fuego y como action experimental definitive para la paz
Opinión por:

Amonoi

Mie, 11/21/2012 - 09:31
El conflicto "armado" colombiano entre fuerzas militares estatales, guerrillas y paramilitares es un asunto de guerreristas, de gente de armas que maneja su propia lógica, que en nada se parece a la lógica de los ciudadanos que quisiéramos vivir en un país en paz. Personalmente no les creo a ninguno de ellos, pues todos están en guerra, y la mentira, además de los cañonazos, es una de las armas favoritas de la guerra. Para mí es suficiente que se logre terminar el conflicto "armado", es decir la guerra y la matanza. Porque el otro conflicto, el verdadero, el que existe entre los explotadores y los explotados es harina de otro costal y se resuelve de otra manera y por personas con otra visión del mundo.
Opinión por:

Boyancio

Mie, 11/21/2012 - 05:01
Geka, mijita, su preocupación es la llaga que no cicatriza, es como dijo Campoamor, la visión que penetra por el otro ojo avisor, sin embargo, debemos tener paciencia y en el fondo resistencia, pues ajá, tanto plomo desperdigado salpicado de sangre...eso aburre, lo que debe empreocuparnos...¿qué haremos con tanto militar encuartelado, limpiando armamento namá? ¡ No joda que se comen todo el presupuesto! el del Interior, y entonces nos mandan menos a la Franja Caribe...¿sabes cómo es la cosa; Geka?
Opinión por:

Toffler

Mie, 11/21/2012 - 03:40
Angelika, Ni están cañando, ni se la están tomando en serio. Es parte de una estrategia muy inteligentemente concebida y muy habilmente ejecutada. Las BACRIM son los grupos que verdaderamente no han dejado a las FARC recuperar sus antiguos territorios. Al irse al cese al fuego unilateral, las FARC lo que pretenden es que la Fuerza Pública enfoque todos sus esfuerzos en terminar con las BACRIM, lo cual no estaría mal. El problema es que una vez, la Fuerza Pública les haya hecho el favor, las FARC se van a levantar de la mesa, culpando al gobierno por cualquier razón, el motivo no importa, y se devolverán para el monte a recuperar lo que ahora ya estará limpio. No hay que dar tregua, hay que seguir enfrentándolas a ambas con todo el poder de la Fuerza Pública hasta acabar con el problema.
Opinión por:

Marioeche

Mie, 11/21/2012 - 01:52
Están canando, los guerrilleros ahora pasan a vestirse de civil y hacer inteligencia para nuevos secuestros y atentado mientras comen natilla y cantan tutaina tuturumaina.
Opinión por:

Hoax

Mie, 11/21/2012 - 02:20
¿Y será que los del otro lado no hacen lo mismo? Los han seguido desde que salieron para moverse en Cuba y Noruega, luego con todas las rutas identificadas, ¿se repetirá lo mismo que sucedió cuando acabó el Caguán?
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio