Publicidad
Nicolás Rodriguez 1 Feb 2013 - 11:00 pm

Ciencia con política

Nicolás Rodriguez

Durante el evento "Drogas y política de drogas en Latinoamérica", celebrado hace unos días en la Universidad de los Andes, a un ex secretario de la Gobernación de México se le oyó decir que era necesario "un poquito menos de ideología y un poco más de datos".

Por: Nicolás Rodriguez
  • 57Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/ciencia-politica-columna-402474
    http://tinyurl.com/bk7oyby
  • 0

Algo que la propia ministra de Justicia, Ruth Stella Correa, corroboró a su manera cuando tras dar inicio a su corta intervención, celebró que la discusión se diera desde un punto de vista “académico y científico”.

En el fondo, lo que ex secretario y ministra parecían querer plantear es que hay demasiada política en el tema de las drogas; y que tal situación, tal suerte de contaminación, no ocurre en universidades, observatorios y centros de investigación, cuyos expertos y consejeros sí saben de lo que hablan (o hablan con La Verdad).

Ambiguo inicio, entonces, el de la preparación para la publicitada Comisión Asesora para la Política de Drogas. Pues si bien nadie duda de la necesidad de contar con cifras fiables (como bien lo dijo el ex presidente Gaviria: es preciso quitarle a los gobiernos “el control de las estadísticas”), difícilmente habrá números consolidados, indicadores y formas de preguntar que no supongan algún grado de ideología política.

Y por supuesto, está bien que así sea. Pues ir a mirar los efectos de las aspersiones en individuos en contacto con glifosato puede hacerse de una manera científico-académico-rigurosa, si se quiere, pero corresponde a un cambio de mirada. Equivale, pues, a una iniciativa que tiene mucho de política.

Y ese es, por lo demás, el campo en que detractores como el Procurador y su recua de expertos en “consumo de alucinógenos” y protección del niño y la familia pondrán a circular sus propias verdades. Lo harán, como se sabe, con política. De ahí el pedido, por ejemplo, de un referendo por parte de Ordóñez en el que la pregunta con respecto a las drogas y su nocividad iría legitimada por décadas de ciencia moralista y tremendamente efectiva, que cuando no es abiertamente homofóbica trafica de plano con los miedos de las personas.

En ociosas palabras de Delia Hernández, del muy científico comité de adicciones de la Asociación Colombiana de Psiquiatría: “Hay que tener en cuenta que…el éxtasis aumenta el erotismo, lo que lleva a mayores posibilidades de transmisión de enfermedades de alto costo”. Como quien grita “Somoda y Gomorra”, y que se salve el que pueda.

En síntesis, bienvenida sea la Comisión Asesora de Drogas tras tantos años de oscurantismo avalado por cifras de cultivo y consumo al servicio de la prohibición, datos sobre comportamientos sexuales deseables y no deseados, y opiniones a media máquina entre el fanatismo penal y la búsqueda incesante de patologías (“a la cárcel todos y el que no al psiquiatra”). Pero que se sepa, también, que habrá política.

nicolasidarraga@gmail.com

  • 18
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Portugués Banco Espirito Santo en pleno escándalo tras detención de su expresidente
  • Detienen a ladrón que huía en vehículo robado

Lo más compartido

Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio