Publicidad
Julio Carrizosa Umaña 22 Abr 2013 - 11:00 pm

Ciudades nuevas para los jóvenes

Julio Carrizosa Umaña

Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla están llegando a los límites de su sostenibilidad en lo ecológico y en lo social.

Por: Julio Carrizosa Umaña
  • 85Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/ciudades-nuevas-los-jovenes-columna-417768
    http://tinyurl.com/cdbq485
  • 0
insertar

Entre los 1.118 municipios colombianos podría haber algunos que empezaran a equilibrar, en nuestro sistema de ciudades, estas urbes que destruyen sus propios ecosistemas; ciudades agobiadas por millones de víctimas que, hay que reconocerlo, han protegido, pero siguen traumatizadas por décadas de corrupción y violencia; ciudades, al parecer, incapaces de integrar las clases sociales. Necesitamos diseñar y construir nuevas urbes para que la juventud no siga contaminándose de grupos urbanos anquilosados y excluyentes que se fortalecen después de 65 años de guerra y 40 de narcotráfico.

Se trata, claro está, de una utopía. Lo más probable es que las cuatro urbes, testigos y un poco cómplices de todas las desgracias que nos han sucedido, continúen siendo el cuadrángulo de oro de nuestra nación, que sea imposible evitar la urbanización de los ecosistemas que las rodean, que concentren cada día más poder y dinero, que las juventudes de todo el país se vean obligadas a continuar viviendo en ellas o a tratar de emigrar hacia sus mejores barrios buscando empleo y prestigio.

Las políticas urbanas de los últimos años han tratado de mejorar las cuatro ciudades; han buscado en sus orígenes, en lo mejor de sus historias, algunas bondades que también las caracterizan: la pujanza de todas, la innovación de algunas, la ilustración de sus universidades, la eficiencia de sus servicios públicos, la alegría que dos o tres han generado, inclusive la cortesía que caracteriza a Bogotá. Pienso que esas políticas podrían ser más exitosas si se diseñaran y construyeran ciudades nuevas que constituyeran verdaderas alternativas para los jóvenes, que disminuyeran la presión que recibe continuamente el cuadrángulo, que nos mostraran a los viejos que sí es posible diseñar y organizar espacios urbanos que sean modelos de sostenibilidad ecológica, de integración social y de competitividad económica.

Creo que no es imposible lograrlo, otros países con menores diversidades geográficas lo han hecho y lo están haciendo. Tenemos la ventaja de haber ya creado más de mil espacios urbanos; muy probablemente entre ellos habrá sitios que tengan miles de hectáreas planas que no sean fértiles y sean poco inundables, que tengan acceso a aguas menos contaminadas y más constantes, que tengan tradiciones sociales incluyentes y que estén situados cerca de los mercados internacionales. Si el Ministerio del Ambiente y de Desarrollo Sostenible y el Departamento Nacional de Planeación unieran sus fuerzas, podrían estudiar estas variaciones en políticas que actualmente parecen estar estrellándose contra estructuras y opiniones demasiado poderosas.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 5
  • Enviar
  • Imprimir
5
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

manamuisca

Mar, 05/07/2013 - 22:22
Al venerable maestro de ecología le propongo pensar mas en las ciudades de niños como lo plantea Tonucci, Trilla -Novella y Hart donde la calle reciba especialmente a los niños como las viejas épocas donde aprendíamos a tener amigos, donde crecíamos vigorosos, donde la comunidad no tenia en cuenta, hacíamos mandados a las tiendas, íbamos a clse a pie, capábamos clase para ir al matinal o matinee, a jugar soldados libertados, la lleva billar, chicanear con los regalos navideños y aprovechar las verjas como patio de encuentro entre adultos mayores con los mas tiernos infantes cinco huecos, rayuela o saltar lazo, quizás arrancar una flor para nuestros amores furtivos, épocas donde lo privado era mas peligroso que lo publico-aun lo sigue siendo aunque la representación social sea inversa.
Opinión por:

ACTIVO_LEGAL

Mie, 04/24/2013 - 09:44
Porque crear nuevas ciudades para los jóvenes si es posible invertir y apostar por un estructura social y cultural en crecimiento. Es cierto que en la actualidad contamos con grupos o etnias donde cada una de ellas establece sus creencias, tradiciones y costumbres, grupos que en varias ocasiones se aíslan de la sociedad para encontrar un "mundo propio". El Gobierno debe invertir en proyectos sociales culturales y empresariales de los jóvenes en las diferentes ciudades y municipios. Colombia tiene un gran potencial cultural. De esta forma evitaríamos población desplazada, crimen organizado, grupos armados entre otros. Permitir a los jóvenes ser generadores de empleo.
Opinión por:

Ar mareo

Mar, 04/23/2013 - 18:42
Los jubilados son el motor q permite desatorar ciudades grandes. Cuando se van a vivir a ciudades pequenhas donde el costo de vida es bajo y el ritmo menos acelerado reactivan economias locales con sus pensiones fijas. El problema es q aqui ya no tenemos jubilados, solo abuelos en la pobreza.
Opinión por:

doloresthomas

Mar, 04/23/2013 - 00:50
Interesante y muy importante reflexión. Una adecuada coordinación entre planeamiento urbano y territorial, diseño arquitectónico, análisis económico y teoría política podrían constituir la base de un reordenamiento territorial, reflejo de una transformación política. Desafortunadamente, por ahora todo se queda en la discusión de las 100.000 casas con las que Vargas Lleras politiquea...
Opinión por:

Luis A. Osorio

Mar, 04/23/2013 - 00:18
Las teorias de desarrrollo económico dicen que los países y sus economías deben tener como base para la producción un sistema de ciudades. Que debe haber una jerarquía de ciudades especializadas. En Latinoamérica hay sistemas de ciudades de funcionamiento limitado y dominados por las ciudades capitales. Un objetivo primordial del logro de la paz en Colombia debería ser el establecimiento de asentamientos humanos para la paz; que provean oportunidades para frenar la migración y los cuales se diseñen con entendimiento de las limitaciones y oportunidades ambientales. Es claro que en el futuro las ciudades mas sostenibles serán aquellas con administraciones e infraestructuras adequadas. La idea del Señor Umaña debe ser tomada en cuenta.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio