Por: Salomón Kalmanovitz

Claro está

La enorme pauta publicitaria de Claro le permite atenuar las críticas de su pésimo servicio y abuso de posición dominante, pero son tantos los damnificados que algunos políticos y el gobierno, en buena hora, se han puesto a la tarea de limitar su exceso de poder.

La empresa del magnate mexicano Carlos Slim ha arrastrado los pies para cumplir las leyes que le ordenan dejar de amarrar a sus clientes por dos años cuando entregan algún equipo que parecía barato pero que se pagaba varias veces con las tarifas. Estas son por lo general el 110% de lo que cobra la empresa más modesta de la escasa oferta con que contamos los colombianos actualmente.

 

Con la ley de la portabilidad numérica, Claro perdió el poder que le daba el ser el proveedor de la línea, a pesar de que el cliente había pagado por el equipo varias veces y lo justo es que él fuera su dueño. Fui de los primeros que reclamó la propiedad del número y me encontré con serios problemas para hacerlo realidad: la información que me daba su centro de atención al cliente es que no había cumplido el plazo del equipo que había adquirido hacía tres años; me tocó entonces ir personalmente en varias ocasiones, invirtiendo mucho tiempo en colas y trámites dispendiosos, hasta que abrieron las bandas del aparato. Hace poco multaron a Claro con $11.500 millones por hacer lo mismo con miles de usuarios.

 

Lo que descubrí entonces es que la empresa cobra por adelantado un mes del servicio que no ha prestado o sea que los clientes le financiamos a 0% de interés su capital de trabajo. Para que me devolvieran la plata, perdí otras dos sesiones de trámites y colas: Claro es buena para cobrar pero mala para soltar la plata. En ocasiones en que uno se cuelga por algún motivo legítimo (como que me habían clonado la tarjeta de crédito con la que ellos religiosamente se cobraban), suspenden el servicio, a pesar de que se está lejos de estar moroso en sentido estricto; toca hacer otras colas enormes para que lo perdonen a uno y le reconecten el teléfono.

 

Esta práctica es ilegal e injusta para los clientes y no sucede con las facturas de la electricidad, el agua o el teléfono fijo. Sería bueno que el superintendente anunciara que todos los suscriptores post pago de Claro pueden dejar de abonar un mes para que la empresa se ponga al día con ellos.

 

Otra encerrona para sus suscriptores es que cobra mucho más por las llamadas hacia otros operadores que a los propios, fortaleciendo su posición dominante: la red de familiares y amigos se podía llamar aparentemente a menor costo lo que terminaba por ser un espejismo. Ahora tiene un plazo perentorio para dejar de hacer la misma trampa y cobre por igual a cualquier operador o teléfono fijo.

 

El gobierno ha fomentado la entrada de nuevos operadores, entre ellos Azteca que es la competencia de Claro en México, para que se incremente la puja no solo en la telefonía móvil sino también en la provisión de internet y en la TV por cable, negocios en los cuales tienden a reproducirse posiciones dominantes.

 

La revista The Economist afirmaba en un especial sobre México que una de las razones para el lento crecimiento de su economía durante los últimas dos décadas se debía a la presencia de oligopolios en negocios claves como la banca y las telecomunicaciones. Es necesario regular estructuras de mercado similares que le restan crecimiento a la economía colombiana.

 

Posdata: no he podido enviar mi columna porque se cayó la red de mi operador.

 

Otra encerrona para sus suscriptores es que cobra mucho más por las llamadas hacia otros operadores que a los propios, fortaleciendo su posición dominante: a la red de familiares y amigos se podía llamar aparentemente a menor costo, lo que terminaba por ser un espejismo. Ahora tiene un plazo perentorio para dejar de hacer la misma trampa y cobrar por igual a cualquier operador o teléfono fijo.

El Gobierno ha fomentado la entrada de nuevos operadores, entre ellos Azteca, que es la competencia de Claro en México, para que se incremente la puja, no sólo en la telefonía móvil sino también en la provisión de internet y en la TV por cable, negocios en los cuales tienden a reproducirse posiciones dominantes.

La revista The Economist afirmaba en un especial sobre México que una de las razones para el lento crecimiento de su economía durante las últimas dos décadas se debía a la presencia de oligopolios en negocios claves como la banca y las telecomunicaciones. Es necesario regular estructuras de mercado similares que le restan crecimiento a la economía colombiana.

Posdata: no había podido enviar esta columna porque se cayó la red de mi operador.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Salomón Kalmanovitz