Publicidad
Hernán Peláez Restrepo 10 Feb 2013 - 11:00 pm

La columna de Peláez

Las claves

Hernán Peláez Restrepo

La clave para que Santa Fe fuera ganando por 2-0 en un pasaje del segundo tiempo fue Ómar Pérez, a quien con sus fundamentos técnicos le alcanza y le sobra.

Por: Hernán Peláez Restrepo

Prueba de ello fue el pase gol para el primero de Anchico: de aire y sin dejarla caer, puso estupendo centro para el cabezazo. En el segundo gol de Arias, le marcó un pase al espacio vacío para que llegara a enfrentar a ‘Neco’ y definiera de forma elegante. Su lectura del juego es ajustada a la realidad del partido que vive, maneja los pelotazos y los pases cortos y de primera con seguridad. Mientras Pérez funcione, el equipo llega a zona de gol. Y eso que Borja y Wílder estuvieron peleados con el arco rival. Mientras ganaba el Santa Fe, la clave fue Ómar Pérez.

La clave para el empate obtenido por Nacional fueron los cabezazos de Fernando Uribe, aprovechando un cobro de tiro de esquina servido por Mosquera (lo único bueno que ejecutó en el partido) y un centro de Farid Díaz desde la izquierda. En el primer gol, Uribe aprovechó la equivocación de Camilo Vargas, quien se quedó corto en su salida, y en el segundo, ninguna culpabilidad para el arquero.

Lo curioso resultó ser que en el banco estaba para Nacional el salvar el punto. Uribe y Farid Díaz ingresaron. Salieron Guisao, perdido todo el tiempo, y Valencia, que esta vez mal pateó mal.

Porque para Nacional ni Mosquera ni Macnelly funcionaron. Solamente en los primeros 15 minutos, pues a la larga se fueron diluyendo en su supuesta función de organizadores. Un poco, Sherman Cárdenas quiso alegrar el juego. Los tres, Mosquera, Macnelly y Cárdenas no igualaron en sus trabajos el de Ómar Pérez.

Otra curiosidad es ver cómo sufren las defensas con centros desde los costados. Los zagueros centrales de ambos perdieron casi siempre la referencia. De los cuatro goles, tres llegaron por esa vía. A Santa Fe le duele haber perdido la opción de ganar y a Nacional, en cambio, le alegra salvar puntos.

Es evidente que con cuatro goles y la intensidad con que se jugó, los simple observadores quedamos satisfechos. Detalle que no comparten los hinchas.

El árbitro Sánchez estuvo discreto en la parte disciplinaria. Mostró cartón amarillo a Pérez estando éste acostado. Por decencia debía esperar a que estuviese de pie. Le perdonó tarjeta a Henríquez que, como viene pasando con otros jugadores, quieren ser “consejeros” de Wílder Medina. Además, en el primer tiempo, no vio un penalti del zaguero Medina, quien mientras se caía por el piso, le echó mano en la pierna al otro Medina y dentro del área, haciéndolo caer. Parece buen señor, creo que es de buena fe en sus decisiones, lástima que se ponga nervioso. Tal vez le falta dirigir unos 30 partidos para serenarse.

Volviendo al cuento del 2 a 2, cada equipo tuvo su clave. Unos en Ómar Pérez y otros en Fernando Uribe.

  • 0
  • 16
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • La 'Supervenus', el video contra los estereotipos de belleza
  • Vicky Hernández, la actriz que está sola, enferma y triste
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio