Publicidad
Rafael Orduz 17 Dic 2012 - 11:00 pm

Colombia: influyente en 2030

Rafael Orduz

El Consejo Nacional de Inteligencia (CNI) prepara un informe sobre las tendencias globales mundiales, que se divulga con algunas semanas de anterioridad a la posesión del presidente de los Estados Unidos.

Por: Rafael Orduz
  • 26Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/colombia-influyente-2030-columna-392983
    http://tinyurl.com/clyjdp8
  • 0

 El último, “Tendencias globales 2030: Mundos alternativos”, acaba de salir a la luz pública (http://info.publicintelligence.net/GlobalTrends2030.pdf).

Colombia, probablemente, hará parte del grupo de economías emergentes más influyentes en 2030. China estará adelante, muy lejos, y en América Latina, Brasil irá, con enorme ventaja, a la cabeza. Argentina y Venezuela no figuran en el grupo de economías influyentes al que, además de Colombia, también pertenecen México, Turquía, Nigeria, Sudáfrica e Indonesia.

Aunque el informe del CNI no tiene el propósito de predecir el futuro, sí establece unas “megatendencias” que, en cualquier caso, tienen alta probabilidad de ocurrir.

La primera gran tendencia se refiere al poder de acción y opinión, cada vez mayor, de los individuos. La reducción de la pobreza, la consolidación de la clase media, el acceso a la educación y a las tecnologías de la información y a nuevas formas de producción de manufacturas (que permiten su producción en bajas escalas y a la medida) harán que la iniciativa de individuos y pequeñas comunidades tenga mayor impacto del que conocemos.

El peligro, claro, está también en el acceso que grupos criminales tengan a las nuevas tecnologías. Fuera de posibles armas biológicas, los mayores riesgos están en la penetración y manipulación de bases de datos que pueden causar inmenso daño en la seguridad aérea o en el suministro de servicios públicos.

La segunda gran tendencia es la de la diseminación del poder estatal. Si con la caída del muro de Berlín se acabó la bipolaridad, en 2030 el poder será aún más difuso. Dado el impresionante desarrollo de las tecnologías de la información, las decisiones que tomen los poderes públicos dependerán, en forma creciente, de redes amorfas, internacionales, con amplio poder en materia ambiental, inclusión de minorías, respeto a los derechos sexuales.

Un verdadero “revolcón” demográfico que afectará a los países ricos de hoy y a algunos emergentes, por un lado, y escasez alimentaria, de agua y de energía, por otro, son las demás “megatendencias”.

En América Latina hay elementos de fragilidad cuyo desenlace determinará lo que ocurra en 2030.

Uno de ellos tiene que ver con la forma en que varios de los países líderes latinoamericanos se relacionan con el mundo. ¿Seguir siendo exportador de materias primas, por ejemplo, a China que, a su vez, les vende productos industriales baratos?

De ahí que uno de los retos claves está en la voluntad y capacidad de invertir en la educación, con el fin de aprovechar la demanda mundial creciente de bienes y servicios de mayor valor agregado. Los otros tienen que ver con instituciones fuertes y la capacidad de lidiar con el crimen organizado.

  • 8
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Agrupaciones nacionales organizan tributo a Soda Stereo

Lo más compartido

Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio