Camino

Las biografías del cofundador de Apple, Steve Jobs, y del francés Henri Charriere, más conocido como 'Papillon', arrojan una gran enseñanza y es que cuando un hombre se propone algo, cuando se fija metas claras, las puede alcanzar.

En el libro sobre Jobs, escrito por Walter Isaacson, este visionario de la tecnología logró dejar una gran herencia al mundo, no por ser el más inteligente, sino por ser el más obstinado. Por eso, se ponía pocas metas y sólo cuando las cumplía, pasaba a la siguiente. ‘Papillon’, por su parte, fue un rebelde con causa, que se propuso durante muchos años una sola meta: fugarse. Lo intentó muchas veces, con botes de variadas clases hasta que finalmente logró escapar en una embarcación elaborada con cocos.

Tanto Jobs como ‘Papillon’ sabían que sus metas no eran fáciles de alcanzar, pero la perseverancia, su obstinación, su compromiso con los retos se convirtieron en el secreto de su éxito. Existen muchas personas que al no tener una meta fija, terminan aspirando a varias cosas a la vez, con el inconveniente que al disparar en varios frentes, a veces, terminan por perder el foco y el secreto.

Tener muchas o pocas metas no es el problema, sino el camino como se llega a ellas. Es como en la cacería: se puede practicar con una escopeta que dispara múltiples bolas de acero y esperar que alguna de ellas le pegue al animal, o hacerlo con un arma de precisión, en el que se persigue un solo objetivo, un solo disparo para capturar o dejar escapar la presa.

En los negocios, un ejemplo de esto fue lo que le sucedió al Grupo Santo Domingo, a medida que  fue diversificando sus empresas, perdió su foco y terminó perdiendo dinero en algunas compañías. Ahora, tienen menos empresas, ordenaron la casa y emprendieron de nuevo el camino del progreso.   También existen casos, como el del Grupo de Ardila Lulle que consolidó una organización empresarial con más de 80 compañías que generan más de 40.000 puestos de trabajo en el país y que está integrada por empresas dedicadas a la producción y transformación de bienes y las  comunicaciones entre otros.  Luís Carlos Sarmiento, por su parte, logró amasar una gran fortuna, y convertirse en el multimillonario más rico de Colombia, enfocando todos sus negocios principalmente en el sector bancario.

Pero no todas las metas son económicas. Para Jobs y ‘Papillon’, el dinero no era el objetivo, a pesar de ser apreciado, en el caso de Jobs, era simplemente un medio para alcanzar otras metas, como la libertad que tanto añoraba “Papillon”.

Cuando una persona se traza una meta tiene dos caminos: o hace lo que sea por lograrla o lo hace a medias, ahí está el secreto del éxito o del fracaso. Si persevera, si lucha sin temor a la muerte, sin perder la esperanza aunque le tome tiempo, algún día, lo más seguro, logrará conquistar sus sueños. Y en caso contrario, si no lo logra paso la vida intentando, no se rindió y dio ejemplo, ya decía Albert Einstein “el ejemplo  no es la mejor manera de educar sino la única”.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Opinión