Humberto de la Calle 26 Ago 2012 - 1:00 am

Paz

Humberto de la Calle

No es aceptable convertir en crimen el deseo del Gobierno de buscar caminos para solucionar el conflicto. Vamos por partes.

Por: Humberto de la Calle

En democracia es totalmente legítimo que grupos de ciudadanos y dirigentes se opongan al hipotético diálogo. Y, en efecto, no es despreciable el número de colombianos que rechazan la idea porque la consideran inoportuna, porque desconfían de las Farc, porque anticipan que todo es un engaño o, simplemente, por razones éticas. Arguyen éstos que negociar con terroristas es una conducta moralmente reprobable.

Aun quienes no compartimos ese punto de vista, tenemos que respetar esa postura. Es más, debemos abrir la puerta a una discusión franca.

En mi caso, repudiando como el que más las acciones de la guerrilla, creo que hay nuevas circunstancias que permitirían, e incluso aconsejarían, explorar caminos de solución acordada. Por vía de ejemplo, el poder de la guerrilla no es el mismo, ni las coordenadas de la izquierda continental son iguales, sobre todo ahora que ganan elecciones y reelecciones, ni la izquierda criolla quiere volver a la combinación de formas de lucha, ni las secuelas de la guerra fría tienen igual intensidad, ni las relaciones Estados Unidos-Cuba son iguales, ni hay la más remota posibilidad de victoria militar de estos grupos. Y del otro lado está la otra fotografía: la teoría del “fin del fin” resultó coja, el conflicto se alarga, tendremos al frente una larga guerra de atrición y el riesgo de la total finlandización de la guerrilla puede conducir a un estado de anarquía de modo que pronto ni siquiera haya con quien conversar. De cierto modo, sería mejor lograr un acuerdo ahora cuando hay un secretariado que controla buena parte de las acciones militares.

Cosa distinta es que los contornos de una negociación sean tan monumentalmente difíciles que el pesimismo sea respetable.

Pero mientras esta discusión es sana, lo que sí parece inaceptable es que se salga a calificar de tramposo al Gobierno por supuestos encuentros con voceros de la guerrilla. Todos los gobiernos lo han intentado desde cuando comenzó el conflicto, que pronto ajustará los cincuenta años. Bajo el gobierno anterior los hubo, y abundantes. Y la experiencia muestra que ellos deben ser discretos so pena de comprometer el resultado de una operación tan delicada.

La otra cuestión que está sobre el tapete es la aspiración de muchos a un proceso “de cara al país”. Claro que es imposible un acuerdo secreto. Pero la discusión más bien es no el cómo, sino el cuándo. Finalmente, es la opinión pública la que le da legitimidad o no a un proceso de esta naturaleza que, por definición, rebasa las instituciones ordinarias. Y con mayor razón cuando hay vectores internacionales insoslayables. Pero si desde el inicio se abre la puerta para que “de cara al país” vuelva la época de los riquitos tomando champaña con los guerrilleros y los oportunistas yendo al Caguán a discutir sobre lo divino y lo humano, el pronóstico es sombrío.

No hay que mezquinarle al Gobierno la posibilidad de explorar caminos. No hay que partir de la base del fracaso. Una agenda escueta, una metodología discreta, una negociación rápida, podrían satisfacer las inquietudes de muchos. Al menos de la opinión pública espontánea. Aquella que no ha convertido la prolongación de la guerra en bandería partidista.

  • Humberto de la Calle | Elespectador.com

  • 25
  • Enviar
  • Imprimir
25
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Boyancio

Mie, 08/29/2012 - 02:23
Humbertico, a ti que te gusta tanto el caramelo Santo, te digo que buena es tu intención de ilustrarnos a lo bien; pero, te digo sin mamarte gallo que, ¡ay del malparido que quiera sacarle mejor tajada a las conversaciones de paz! y endespués se ufane; pero más pior es quedarse por fuera, que es la rabia que tiene el Enano veganza.
Opinión por:

chiqueomocha

Dom, 08/26/2012 - 19:19
Esto es lo que se llama ensillar antes de traer la yegua. Todo el mundo montando en unos diálogos que no se han de dar por lo menos antes de ocho años. Da risa ver la controversia alrededor de lo que ni por chanza se ve en el cercano horizonte. ¿por qué? porque las partes son dos pozos de mentiras en las que no quiere caer la contraparte. Los hipotéticos negociadores por parte del Estado, deben ser unos encantadores de cerpientes capaces de quitar de en medio la historia fantasmagórica y negativa de los acuerdos de paz con la Unión Patriotica y sus anexos. Si hoy en día se hoyen trinos por unos quiméricos diálogos, ¿qué sucederá cuando el Estado tenga que dar pasos reales en busca de la paz? ¿O es que hay ingenuos que creen que en relidad la paz está detras de diálogos huecos o vacios?
Opinión por:

chiqueomocha

Dom, 08/26/2012 - 19:26
Serpientes.
Opinión por:

ROGELIO VALLEJO OBANDO

Dom, 08/26/2012 - 18:58
*** LA VIOLENCIA ES INDIGNIDAD HUMANA *** Todo tipo de violencia le quita Dignidad al ser humano. Todos aquellos insensibles que la promueven deben saber que lo suyo es obra de los espíritus inmundos, que les tienen secuestradas sus almas.Fácil zafarse de esa cruel, repugnante y apestosa manera de ser, cuando busquen con intensidad su perdida Dignidad humana. La mente de los sedientos de sangre, muerte y lágrimas para las sociedades, todavía pueden salvarse a la luz del Mandamiento central de Cristo “amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo”, nunca hagamos a nadie lo que no queremos para nosotros.No atentemos contra la infraestructura del país; contra la vida o la libertad del ser humano. Es claro que todos tenemos que respetar al art. 95 Constitucional.No es cuento.
Opinión por:

Justina2012

Dom, 08/26/2012 - 18:44
Así es, Dr. de la Calle Lombana.
Opinión por:

paperez50

Dom, 08/26/2012 - 17:35
Señor de la Calle, el problema no es sí se quiere o no la paz... Casi puedo afirmar que la absoluta mayoría de lso colombianos queremos la paz, tal vez con excepción de los que generan el conflicto, las FARC-hp, el ELN, las Bacrim y los aliado abiertos o soterrados de cada uno. Pero, tómese la molestia de presguntarle a un grupo de amigos que entienden por "paz" y por el proceso para llegar a ella y verá que, lo que parece una frase de uso común, tiene más significados de los que usted cree. El otro asunto es que, al menos yo, no confío en Santos, creo que lso intereses de Santos difieren radicalmente de los intereses de lso colombianos
Opinión por:

jakemate

Dom, 08/26/2012 - 13:02
Como se lo han enrostrado al lebrel perdonavidas algunos columnistas no amnésicos, el sostuvo conversaciones secretas con las guerrillas no una, sino muchas veces; sólo ahora, cuando no es él quien lo hace o intenta hacerlo, sale a poner el grito en el cielo y a señalar a su sucesor de traidor. Traidor él, que adelantó gestiones secretísimas para entregar sin contraprestaciones 7 bases militares a una potencia extranjera, feriando la soberanía sobre el suelo patrio, como la ferió en los contratos con las multinacionales petroleras y mineras y como lo hizo con los impuestos que debían pagar, en lo que llamó "confianza inversionista".
Opinión por:

suesse

Dom, 08/26/2012 - 12:29
Este es un país (si se le puede llamar así) tan diverso, tan lleno de diferencias, que es hasta ridículo pensar en que existe una sola idea de lo que debe ser "la paz"...pero esa ficción y obsesión de querer convencer a todos de que esa ilusión se alcanzará solo a punta de eliminación de unos cuantos que a punta de bala y fuego le hacen el juego macabro a las manos negras, es francamente ilógica. La paz, que debería ser la suma de condiciones de bienestar regionales, grupales, individuales, y sostenida de forma permanente en costumbres claras que privilegien los diálogos, los debates, las charlas claras, así sea sobre temas tabú, esta lejos en un país donde todo lo que no nos gusta, lo intentamos acabar, y lo peor, a espaldas de los demás. Y eso, a nivel privado, vecinal, laboral, etc...
Opinión por:

agualongo

Dom, 08/26/2012 - 12:23
Humberto: estamos de acuerdo. No se quién le dijo a Uribe que hablar de paz con las guerrillas sea otro acto de 'traición'. Ex expresidente está loco de atar. Pero lo malo de esta locura 'superior' es que se está abriendo paso en las fuerzas armadas a donde llega 'don' Álvaro a despotricar de Santos casi que delante del ministro de guerra. La extrema derecha quiere pescar en río revuelto, pero en este trance hay que apoyar a Santos en un posible diálogo sin champagne, ni tanta foto y ni tanto camaleón riquito. Saludos desde el Sur ! ! !
Opinión por:

javier santacruz gamez.

Dom, 08/26/2012 - 12:15
Mientras este pais siga uribisado casi que es un imposible. Los medios y periodistas dandole tribuna a uno de los personajes más siniestros y corruptos de la última década, para que opine de lo humano y lo divino y haciendole sentir al país que Varito es el Mesías, estamos jodidos.
Opinión por:

andresito

Dom, 08/26/2012 - 12:10
Estoy totalmente de acuerdo con la salida negociada, esto a plomo no se arregla nunca...
Opinión por:

Xavierten

Dom, 08/26/2012 - 12:01
Los que no pudieron a punta de Santoyos, Nogueras y Del Rios acabar con el conflicto quieren torpedear cualquier intento de paz para disimular su propia ineptitud. La paz a través del dialogo tiene varias ventajas sobre la militar: No produce muertos y cuesta muchisímo menos.
Opinión por:

ARPEMAR64

Dom, 08/26/2012 - 10:57
Lo mejor que puede hacer el Estado Colombiano es buscar una salida pacifica al conflicto armado que vivimos desde hace mas de cuarenta años. La guerra que sostenemos lo unico que ha logrado es crear mas distancia entre las clases sociales y beneficiar a unos pocos que se lucran con el conflicto. Los mismos que salen a criticar y a demeritar una posible negociacion con la subversion. Lo grave es que la subversion Colombiana esta muy entrañada con el narcotrafico, y ese si es un problema serio.
Opinión por:

Zaquita

Dom, 08/26/2012 - 10:41
Veo, mi querido lagarto, que sí estás aspirando a ser Ministro de este Gobierno, como ya lo dejan suponer los entresijos de los chismes políticos. Tu columna tiene sindéresis. Sólo que mientras se avanza en las negociaciones, es mejor agudizar la presencia de las fuerzas militares en todo el territorio nacional. Y en los últimos días, lo que he visto es el decaimiento de esta actividad, y el resurgimiento del terrorismo del cual tanto se precian los bandoleros irredentos de las farc. Así la veo, futuro Ministro, y querido lagartico
Opinión por:

ALEJAROT

Dom, 08/26/2012 - 10:22
Por fin dio en el blanco Dr. veo que le esta sentando bien el descanso.
Opinión por:

leftright

Dom, 08/26/2012 - 07:50
No por nada el tarado de la calle, fue el miongobierno de GAYVIRIA el presidente de bolsillo de pabloescobar que anmistio,perdono y les hizo constitucion a los bandidos que hoy estan en el poder,NO CONTENTOS con lo anterior tambien fue mininterior del mas patetico presidente Pastrana que le regalo medio pais a los bandidos y los fortalecio y no los persiguio,Y ahora estos tarados no dicen que lo que molesta es que SE REUNAN EN SECRETO de espaldas al pais que ya estamos mamdos de procesos de paz donde s eles da casa carro y beca a los bandidos,y lo mas perverso de JUANMAMERTO es que YA HAY DOS LEYES QUE FAVORECEN A LOS BANDIDOS con casa,carro y beca y poder,sin pagar un dia de carcel ni reconcer victoimas ??????el crimen si paga,
Opinión por:

Gonzalvo

Dom, 08/26/2012 - 11:14
Este contradictor es tan tarado que no se da cuenta que lo que el critica , es lo que usualmente hace a falta de argumentos y cerebro.
Opinión por:

Contradictor

Dom, 08/26/2012 - 10:35
Este asqueroso como no puede rebatir al columnista, se despacha en descalificaciones personales.= Ni porque fuera perfecto semejante adefesio humano con alma de letrina.
Opinión por:

blackcreek

Dom, 08/26/2012 - 08:20
Le recuerdo que el verdadero capo del cartel de Medellin, es Alvaro Uribe. Para Alvaro Uribe, Pablo Escobar y Rodriguez Gacha, solo fueron unos pinches "matoncitos". Le recuerdo tambien que el ideologo del uribismo, Jose Obdulio Gaviria, fue primo, consejero y asesor de Pablo Escobar.
Opinión por:

hernando rosado

Dom, 08/26/2012 - 07:36
Bien Humberto , parece que esta recuperando al Poeta que lo habito en los 60s...........
Opinión por:

Sebastián Felipe

Dom, 08/26/2012 - 02:10
(1) La primera frase es un exabrupto, además de que no la retoma en el texto. (2) No se trata de "hipotético diálogo" (mejor "diálogo hipotético") porque se ha ofrecido y dado sin enterar al País. (3) No argumento contra "sobre todo", en lugar del correcto "sobretodo" (un elemento compositivo, como "sobre-", debe juntarse a la palabra que modifica), para no armar polémica en un foro que no corresponde, máxime cuando son "todos ustedes", incluida la Real Academia Española, contra uno ("contra yo", diría Boyancio, el afable forista de Galónsintapa, a los que conoceré). (4...) No usa bien el gerundio ni el guion (o guión) corto e incurre en yerros ortográficos, como tildar demostrativos y deficiente puntuación. Y marros más (aunque no los vea Sicclon, acaso por no paladear buenos vinos).
Opinión por:

Uli90

Lun, 08/27/2012 - 22:32
Además, en su pseudoargumento (1) dice que la primera frase es un "exabrupto", pero no da ningún argumento, siquiera prima facie, de porque es tal. Ahora, esto es tan sólo un ejemplo de su lógica y metodología al "argumentar".
Opinión por:

Uli90

Lun, 08/27/2012 - 22:27
Sus "opiniones", "comentarios" o, tal vez para darle un poco de gusto a su descomunal ego, sus "correcciones", son únicamente de forma, totalmente carentes de sustancia, son recipientes vacíos. Por otro lado, "sobretodo" es, según el DRAE: "1. Prenda de vestir ancha, larga y con mangas, en general más ligera que el gabán, que se lleva sobre el traje ordinario." Y, "2. Abrigo o impermeable que se lleva sobre las demás prendas."
Opinión por:

Xavierten

Dom, 08/26/2012 - 09:38
Este es de los que rechazan un díalogo de paz si los participantes no van de corbata.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio