Klaus Ziegler 19 Sep 2012 - 11:00 pm

El guardián del tiempo

Klaus Ziegler

En el Museo Nacional Marítimo de Londres se conserva una joya tecnológica del siglo XVIII: el H4, el primer cronómetro marino de precisión, el invento extraordinario con el cual se pudo resolver el problema más trascendental, difícil y antiguo de la navegación: la medida de la posición relativa de un navío en el mar.

Por: Klaus Ziegler
  • 15Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/columna-375826-el-guardian-del-tiempo
    http://tinyurl.com/lvcwgdb
  • 0

Con solo trece centímetros de diámetro, el H4 se asemeja a un gran reloj de bolsillo. Dentro del casco de plata, decenas de pequeños engranajes se articulan engastados en cojinetes diminutos tallados en rubí y diamante. Las aleaciones fueron preparadas para anular cualquier dilatación o contracción que hubiese podido sufrir su maquinaria en un largo viaje desde la fría Europa septentrional hasta el cálido trópico. Sobre la esfera plateada, tres manecillas de acero señalaron durante años, sin falta, la hora correcta. Una placa grabada con exquisitas filigranas y adornos protege el intricado mecanismo. Cerca del bisel puede leerse el nombre del genio detrás de la máquina: "John Harrison & Son A.D. 1759".

En una esfera --como la Tierra-- son suficientes dos coordenadas, “latitud” y “longitud”, para situar cualquier punto sobre la superficie. Desde épocas antiguas, los marineros sabían calcular la latitud midiendo el ángulo de inclinación del Sol al ocultarse en el horizonte o utilizando las estrellas como guía. Pero la otra coordenada, la longitud, siempre se mostró elusiva. El perfecto reloj de la bóveda celeste no ofrece una manera evidente para determinarla. Existe, sin embargo, una forma sencilla y directa de medirla cuando se dispone de un cronómetro preciso: si desde cubierta, un marinero observa que el Sol alcanza el cenit, digamos, a la una de la tarde, hora de Londres, entonces puede inferir que su barco se encuentra 15 grados hacia el Oeste, relativo a un observador en esa ciudad. Si lo alcanza a las dos de la tarde, es porque se encuentra a 30 grados, y así sucesivamente. El hecho se debe a que la Tierra tarda 24 horas en completar un giro sobre su eje, 360 grados, y en consecuencia alcanza a rotar 15 grados en una hora. De ahí que cada hora de diferencia con respecto a la “hora oficial” (por tradición se ha convenido que sea la hora local de Greenwich) signifique un avance de 15 grados de longitud en dirección Este u Oeste.

Este método para calcular la longitud, aunque no podría ser más simple, resultaba inalcanzable en una época en que los relojes utilizaban péndulos y resortes para regular su período, mecanismos inservibles en la cubierta de un barco: el constante cabeceo ocasionado por los embates de las olas hace que estos relojes se atrasen, se adelanten o simplemente se detengan. Hasta los mejores cronómetros de cuerda también acaban perdiendo o ganando segundos debido a las inevitables fluctuaciones del barómetro, y a los cambios en temperatura, que vuelven más fluidos o más viscosos los aceites lubricantes y dilatan o contraen las piezas metálicas. Los navegantes de la época, desde Vasco da Gama hasta Fernando de Magallanes, alcanzaban su destino, más por la gracia del Señor que por sus mapas, brújulas o sextantes, y no era raro que encontraran su sepulcro en las profundidades abisales, perdidos en la infinitud del ancho mar.

El desafío que representaba el “problema de la longitud” atrajo el interés de las mejores mentes de la época. Para estimular cualquier idea que condujera a una solución, se creó el llamado “Consejo de la Longitud”, y se estableció un premio de veinte mil libras a quien ideara un método práctico para determinar las coordenadas en altamar. Quien anhelara reclamar la recompensa debía realizar un viaje desde Londres hasta las Indias Occidentales, y ser capaz de calcular la longitud en ciertos parajes establecidos a lo largo del recorrido, con un error por debajo de un grado (la longitud en tierra podía medirse comparando los períodos de las lunas de Júpiter, y mediante otros métodos astronómicos, imposibles de realizar a bordo de un barco en movimiento).

Matemáticos en toda Europa recurrieron a la perfecta sincronía de los cuerpos celestes, y se crearon cientos de observatorios alrededor del mundo. Astrónomos como el excelentísimo John Flamsteed dedicaron sus vidas a observar con minucia los movimientos de la Luna. Se intentaron construir catálogos que permitieran a los marinos conocer su longitud dondequiera se encontraran, en tierra o en mar, una empresa que probó ser inútil, debido a las irregularidades de la órbita lunar. En el afán de hallar la solución al enigma, los hombres de ciencia lograron medir la velocidad de la luz y calcularon los períodos de las grandes lunas de Júpiter; y hasta pesaron la Tierra. El problema llegó a ser tan famoso como la vieja cuestión de la cuadratura del círculo, o como la búsqueda de la legendaria máquina de movimiento perpetuo. Nadie jamás imaginó que la respuesta al enigma milenario no se encontraba en los cielos, sino en el interior de una cajita que hacía “tic-tac”. Y era inconcebible que tan codiciado premio terminase en las manos de un viejo relojero, y no en las del astrónomo real, más cuando los métodos horológicos para medir la longitud habían sido descartados desde hacía décadas, nada menos que por la autoridad incuestionable del más grande entre los grandes: Sir Isaac Newton.

En 1730, el problema de la longitud llegó a oídos de John Harrison, un humilde fabricante de relojes. A sus 37 años de edad, el relojero emprendió, con un entusiasmo que raya en la demencia, la difícil tarea de construir un cronómetro de inconcebible precisión para su época. Después de treinta años de trabajo, ya casi septuagenario, y tras producir tres enormes prototipos tan pesados como inútiles, el hábil relojero logró por fin construir una máquina tan precisa como hermosa, una joya que él mismo describió con estas palabras: “No existe ninguna otra cosa mecánica o matemática en el mundo que sea más bella o curiosa en textura que mi reloj de la longitud... agradezco a Dios Todopoderoso que me dio vida suficiente para terminarlo". A diferencia de los voluminosos prototipos preliminares, el H4 pesaba poco menos de kilo y medio, y cabía en la palma de la mano.

El 28 de marzo de 1764, el hijo de Harrison, William, partió a bordo del “Tartar” con su H4, hacia las islas Barbados. El reloj logró predecir con precisión la longitud de su destino: durante el viaje de 47 días, la máquina cometió un error de escasos 39.2 segundos (un reloj digital de pulsera, en las mismas condiciones, se habría desfasado alrededor de 47 segundos). No obstante la hazaña, el Consejo de la Longitud atribuyó el éxito a un golpe de suerte, y decidió adelantar solo la mitad del premio. Harrison resolvió apelar directamente al rey Jorge III. En Junio de 1773 vio por fin recompensada la labor de su vida: no solo se le otorgó el resto de las veinte mil libras, sino que también se le reconoció públicamente como el hombre que había resuelto el problema de la longitud. Tres años después, el día de su cumpleaños 84, Harrison murió en su casa de Londres. A su lado, su criatura más preciada proseguía marcando los segundos sin perder el ritmo, en su marcha inexorable hacia la posteridad.

Las manecillas del H4 permanecen hoy paralizadas. Cuenta Dava Sobel, en su magnífico libro “Longitud”, que los curadores del museo resolvieron dejarlas así, congeladas en el tiempo, para conservar la integridad de esta joya invaluable, de la misma manera que se preserva una obra de arte o una reliquia sagrada.

  • 15
  • Enviar
  • Imprimir
15
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Cordelia

Vie, 09/28/2012 - 10:53
Mr. Ziegler, gracias por deleitarnos con su elocuencia!
Opinión por:

Demócrata_68

Sab, 09/22/2012 - 09:09
Siempre, cada Jueves espero leer el nombre Klaus Ziegler entre los columnistas, cuando no aparece es como si el Jueves no hubiese llegado nunca en esa semana. Lo sigo señor Klaus, por su honesta claridad sobre las cosas de Ciencia, es lo único que tenemos.
Opinión por:

Gildán Brunesky

Vie, 09/21/2012 - 09:01
... Pensé que diría "[...] su hijo [...] ". Jeje. Pero no, estuvo bien bacana, pa' qué.
Opinión por:

ovejanegra

Jue, 09/20/2012 - 22:35
Una historia maravillosa, interesante y bien contada!
Opinión por:

alejdark

Jue, 09/20/2012 - 17:21
Severa columna señor Ziegler. Manito arriba para que escriba todos los domingos. jajajajaaj
Opinión por:

usacabeza

Jue, 09/20/2012 - 12:53
El tiempo da la respuesta a las longitudes y a la existencia. Premio infinito se le dará a quien logre detenerlo. KZ está postulado porque logró detenernos para que la vida se alargue al menos en un nanosegundo.
Opinión por:

julianri

Jue, 09/20/2012 - 11:30
excelente articulo... gracias señor Klaus
Opinión por:

Ar mareo

Jue, 09/20/2012 - 10:57
Fue la primera vez q dineros publicos se ofrecieron en premio para una competencia cientifica, el modelo es tan exitoso q es el fundamento de la NSF (el colciencias gringo). Hoy dia ha sido usado para los premios X (X prize foundation), entre los cuales el mas famoso es el de 10millones de dolares para los primeros en hacer un viaje espacia. Este lo cobraron ya hace dos anhos.
Opinión por:

duque440

Jue, 09/20/2012 - 10:16
Excelente artículo ¡¡¡¡¡¡¡
Opinión por:

contestona

Jue, 09/20/2012 - 10:00
Qué agradable encontrar de nuevo este columnista... Lo extrañaba bastante
Opinión por:

Davionda

Jue, 09/20/2012 - 08:59
Hace rato no escribía nada este señor. Valió la espera.
Opinión por:

-shemp-bmx

Jue, 09/20/2012 - 08:25
Excelente relato.
Opinión por:

Edissonaguilart

Jue, 09/20/2012 - 07:40
Interesante, pues fue un técnico quién resolvió el problema y no un científico o filósofo natural, como se le diría en ese tiempo. Muchas veces las aplicaciones técnicas preexisten a las teorías científicas o ayudan a construirlas.
Opinión por:

JDNA

Jue, 09/20/2012 - 07:34
Maravillosa historia. Muchas gracias.
Opinión por:

Boyancio

Jue, 09/20/2012 - 04:18
¡AY!...mar, no sé, si navegar por tu superficie en suavidad horizontal sea tan placentero como leer la historia de los aparatos que el hombre se ha inventado para conocerte más. Dime, tú, mar, si es preciso saber quién fue aquel difunto ser que se inventó la brújula, y si La Polar, tendrá siempre la misma posición en el espacio, que yo algún día me iré despacio en suavitá regulá, regulá...
Opinión por:

OZcvrvm

Jue, 09/20/2012 - 01:50
que historia tan sencillamente magistral. gracias
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio