Por: Javier Moreno

Nunca listos

El lunes pasado este diario reportaba que Esteban Santos, el hijo del presidente que presta servicio militar en Tolemaida, está "listo para patrullar". Parecía una broma.

Más adelante aclaraban que Santos y sus compañeros serían asignados a oficinas y que, aunque reciben armamento de dotación, “este contingente no es llevado a combate”.

La nota me recordó un encuentro hace diecisiete años, cuando yo también estaba “listo para patrullar”.

Me quedaban pocos días de entrenamiento en la escuela de artillería. Las lecciones, ridículas, solo contribuían a la sensación de absurdo general. Faltaba un par de semanas para el juramento de bandera. Después de eso volveríamos al Guardia Presidencial a decorar la casa de Samper en defensa de su honor (?) hasta la muerte.

Estaba sentado en el piso frente al casino de suboficiales. A mi lado descansaba un soldado del batallón de regulares que ocupaban la barraca contigua a la nuestra. No sé por qué empezamos a hablar.

Teníamos la misma edad. Nos habían reclutado en Bogotá más o menos al mismo tiempo. Me contó que tenía miedo: no sabía adónde lo enviarían después de los tres meses de entrenamiento. Muy seguramente lo despacharían a zona roja.

Le pregunté si se sentía preparado. Me dijo que claro que no, pero no tenía opción. Quería sonar fuerte. Estaba resignado. Normal.

La única diferencia entre él y yo era que yo había terminado el colegio. Tal vez él tuvo que ponerse a trabajar, quién sabe. Da lo mismo. No le pregunté. Como sea, eso lo hacía merecedor a seis meses más de servicio y el premio discutible de enfrentar a la guerrilla en carne propia.

Hoy, los llamados soldados regulares prestan veintidós meses; diez más que los soldados bachilleres. A cambio de arriesgar su vida reciben un certificado inútil. Aunque los gobiernos prometen cada tanto la profesionalización de las fuerzas armadas, los soldados obligados (regulares y campesinos) todavía suman más de la mitad del personal disponible. Tan preparados como Esteban Santos, son ellos quienes van a la guerra.

http://finiterank.com/notas

Buscar columnista

Últimas Columnas de Javier Moreno