Por: Hernán Peláez Restrepo

Don León Londoño

Fue don León Londoño Tamayo un genuino organizador del fútbol profesional en Colombia, pues fueron varias las ejecutorias que realizó para tal efecto.

Transitó en comienzo como el salvador del Cúcuta Deportivo, por allá a finales de la década del cincuenta. Resultó trasladado a esa ciudad para manejo de almacenes y se percató de la situación económica del equipo y como buen paisa emprendió la tarea de conseguir dirigentes cívicos, apoyó particulares y se apersonó ante los bancos buscando préstamos y financiación. Así logró sacar a flote a la institución, contrató a jugadores uruguayos y trajo, entre otros, a Hoberg y me parece que a Wálter Gómez.

Después se residenció en Bogotá y por lo hecho en Cúcuta ingresó a la Dimayor que con el paso del tiempo lo tuvo como su guía principal. De allí a la Federación y, por supuesto, al reconocimiento de la Confederación Suramericana, siendo muy amigo de ‘Lito’ Salinas, el peruano presidente de la entidad, como también de Joao Havelange. Participó en comités de Fifa y a su retiro quedó en el grupo de dirigentes honorarios.

Consiguió el patrocinio de Bavaria para las selecciones de Colombia, gracias a sus conversaciones con Julio Mario Santo Domingo, patrocinio que aún perdura. Llamó, sin consultar a nadie, a Francisco Maturana para trabajar con la selección Colombia que participó en dos mundiales, con reconocimiento por su participación.

Fue don León Londoño el segundo de a bordo en la gestión de Alfonso Sénior, quien solicitó la sede del Mundial de 1986 para Colombia, pero Belisario Betancur no aprobó esa intención diciendo que el dinero tenía destino para salud y educación... Ninguna de estas se cumplieron como tampoco la aspiración de Sénior.

Fue indudablemente León Londoño una persona valiosa para el fútbol colombiano, por todo lo que consiguió con su tabaco y su espíritu emprendedor merece ser recordado por todos quienes vemos el fútbol nuestro.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo