Por: Harry Sasson

En defensa de la remolacha

La remolacha ha sido injustamente rechazada, y creo que es una mala maña que nace durante la niñez.

No entiendo por qué, si es tan dulce y jugosa, los niños suelen aborrecerla, y con esa tara llegan a viejos. A mí me fascina, y en mi casa siempre la tengo a mano para utilizarla en alguna ensalada de última hora.

En las cocinas colombianas normalmente se hierve la remolacha, pero con este método todos sus valiosos nutrientes quedan desperdiciados en el agua. Yo prefiero hornearla envuelta en papel de aluminio y untada con aceite de oliva y sal, hasta que queda tierna y con su sabor concentrado y resaltado. Así cocida, vamos a utilizarla en una rica ensalada, acompañándola con espárragos frescos, esos jugosos y dulces tomatitos uvalina que por estos días andan en pleno furor, y algunas almendras que darán un toque crocante. Y vamos a ver, que quizá de esta manera la desdichada remolacha logre el milagro de agradar a los niños.

Ensalada de remolacha con espárragos

Ingredientes (para 4 personas)

 2 tazas de remolacha cocinada y cortada
6 espárragos verdes pelados, blanqueados y cortados en trozos
1 taza de tomatitos uvalina
4 cucharadas de almendras tostadas y partidas
1/2 taza de hojas de albahaca troceadas a mano
Jugo de 1/2 limón
3 cucharadas de aceite de oliva
Sal y pimienta

Preparación

Lave muy bien la remolacha, úntela con aceite de oliva y sal, envuélvala en papel de aluminio y hornee a 325°F durante una hora. Deje enfriar. Pélela con la mano, córtela en trozos y consérvela en la nevera macerándola con aceite de oliva, vinagre de vino tinto, una ramita de tomillo, una hoja de laurel, sal y pimienta. Para blanquear los espárragos, lleve a hervor una olla con agua y una pizca de sal, sumerja los espárragos primero por su base y luego completos durante 30 segundos, retire y sumerja en agua con hielo. Mezcle todos los ingredientes y sazone con aceite de oliva, jugo de limón, sal y pimienta.

[email protected] / www.harrysasson.com

Buscar columnista

Últimas Columnas de Harry Sasson