Publicidad
Santiago Montenegro 4 Nov 2012 - 11:00 pm

La semántica de la paz

Santiago Montenegro

La intervención de Humberto de la Calle en Oslo ha generado una discusión del alcance de sus declaraciones sobre el proceso de paz que valdría la pena aclarar.

Por: Santiago Montenegro
  • 25Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/columna-385218-semantica-de-paz
    http://tinyurl.com/k8ofhsw
  • 0

 “Hay un punto —dijo— en el que coincidimos con las Farc: la finalización del conflicto no es, en sí misma, la consecución inmediata de la paz”. Según De la Calle, habrá una fase de negociación del fin del conflicto armado y una fase posterior, en la que se acepta que sólo la transformación a fondo de la sociedad y la creación de nuevas instituciones generarán la verdadera paz. Muchos hemos entendido que, dichas transformaciones, se refieren exclusivamente a los cinco puntos ya acordados en el documento del preacuerdo y, en particular, a las reformas del sector agrícola. Por eso se ha dicho que no se va a negociar ni el modelo de desarrollo ni las instituciones políticas. Si no fuera así, al establecerse una distinción entre finalización del conflicto armado y la consecución de la paz, estaríamos frente a la difícil tarea de crear un marco conceptual para concensuar dos enfoques que son, fundamentalmente, antitéticos. En primer lugar, cuando se analiza el problema dentro de los términos de “el fin del conflicto armado”, en alguna medida se afirma que dicho conflicto es fundamentalmente político, un escenario en el cual la violencia es una decisión de grupos políticos que han decidido tomar el poder por medio de las armas. Su solución, por lo tanto, se enmarcaría en una negociación de los términos en los cuales se renuncia a estos métodos de hacer política. En este enfoque, aunque se acepta que la sociedad tiene innumerables problemas no resueltos, se parte del supuesto de que el Estado y sus instituciones son fundamentalmente legítimas.

El segundo enfoque, el que buscaría “la verdadera paz”, en un sentido general y no sólo dentro del marco de los cinco puntos del preacuerdo, estaría argumentando que la violencia y la lucha armada son el resultado de unas condiciones objetivas de pobreza y desigualdad que inducen a la violencia. Este es el enfoque que históricamente han utilizado no sólo los mismos grupos insurgentes, sino también la izquierda y varios sectores políticos e intelectuales. Según esta visión, habrá violencia en Colombia hasta que se resuelvan los problemas socioeconómicos que la generan y, consistente con este enfoque, las instituciones y el Estado son, en alguna medida, ilegítimos. No sobra enfatizar que, en su exposición de Oslo, De la Calle mitiga el enfoque de las condiciones objetivas de la violencia al afirmar que, después de logrado el fin del conflicto, el escenario para alcanzar las transformaciones para la verdadera paz, se facilitará porque ya hay una nueva Colombia, desde la expedición de la Constitución de 1991, que cambió el país con la tutela y muchas otras reformas. También sustenta su argumento con las políticas que está realizando el Gobierno, como la restitución de tierras y el apoyo a los desplazados.

Dicen que en todo proceso de negociación hay que hacer concesiones, incluyendo las del mundo de las ideas. Tal vez eso sea verdad e inevitable. Y, sin duda, en todos los procesos de negociación anteriores realizados en Colombia se hicieron dichas concesiones. Pero, precisamente, para aprender de los errores de esos procesos sería muy útil aclarar en qué medida fracasaron por no haber precisado el alcance de sus marcos conceptuales.

  • 25
  • Enviar
  • Imprimir
25
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

elpragma

Mar, 11/06/2012 - 18:12
Pero bueno, siganse haciendo los pendejos que por ahí va arrecho el pueblo, lo quieran o no, que rico.
Opinión por:

elpragma

Mar, 11/06/2012 - 18:11
Sector agrícola no dice el acuerdo, dice "CUESTION AGRARIA" Que es mucho más amplia. Apertura Política, es decir, no maten la oposicion, abran espacios de participacion. JA pero eso no es compatible con las instituciones podridas que a diario vemos. Instituciones legitimas despues de la arremetida paraca, si como no.
Opinión por:

hecnomef

Lun, 11/05/2012 - 18:57
....Esa banda de narco guerrilleros,jamás harán la paz.Su "lucha" ha sido y lo será por siempre,el dinero fácil,la coca,el secuestro,negocio de armas.El gobierno Nacional ha vuelto a caer en la trampa ingenuamente;sabe perfectamente cuales gobernantes Latinoamericanos apoyan a estos bandidos,les dan refugio y les proporcionan armas,sobre todo,el Venezolano Chávez a la cabeza y varios de sus generales!!! a ellos no les interesa la paz.....su accionar es un negocio....esa es su razón de ser!
Opinión por:

Juliette Ramírez Marín

Lun, 11/05/2012 - 18:39
El conflicto armado es un mal que aqueja al país hace muchos años y es verdad lo que dice : por qué no aprender de los anteriores dialogos de faz fallidos? la verdad, soy una más de las escépticas de los dialogos de paz y lo veo más como una falla de este grupo armado y del mismo presidente para ser relegido en las próximas elecciones. Mientras que hayan oprimidos, que siempre los habrá, unos que tengan más que otros va existir un conflicto interno en este país, pero porque no buscar otras alternativas que no sean las armas para ser escuchados es lo que no comprendo. Lo veo más con fines económicos que cualquier cosa.Otro punto es que los mismos colombianos aún siguen creyendo que unos pocos dirigentes podrán lograr la Colombia soñada, pero no es así. Colombia es de todos no de unos.
Opinión por:

AltoMagdalena

Lun, 11/05/2012 - 17:43
Lo que nos gustarìa saber a los colombianos, antes de ceder un milìmetro en cualquier punto es con quièn se està negociando. Los que estuvieros en Oslo y estàn en La Habana no son "las Farc", son una parte de ese grupo que no incluye estructuras tan significativas militarmente y en lo referente al narcotràfico como la Columna Mòvil Teòfilo Forero y el Bloque Sur. Asì las cosas, los que quedan son unos viejos derrotados que, como todo mafioso, quieren lavar su dinero y tener un retiro pacìfico. Asì las cosas, el cuento de "la paz" es un cuento chino y no vale la pena "tragar sapos" por esa idiotez.
Opinión por:

ferchogomez7

Lun, 11/05/2012 - 17:32
Y cuales seran las concesiones q debemos hacer las/los ciudadanos de este pais? Simple,debemos dejar atras nuestra mezquindad,egoismos,miedos,pereza y lo Fundamental nuestra Ignorancia Politica. Debemos Leer,Pensar,Estudiar nuestra Historia y/o Constitucion y asi sabremos como es q' se Construye y Participa de una verdadera DEMOCRACIA, asi de simple,esas son nuestras concesiones y las estaremos haciendo efectivas desde YA.
Opinión por:

Boyancio

Lun, 11/05/2012 - 15:58
Póngale cuidado, sumercé, que en la medida que arrecia la oposición uribista al gobierno, así mismo aprietan las bandas criminales por los territorios nacionales;pues hay un jefe oculto en la seudo democracia que las dirige entre las bambalinas de la venganza y el odio, entre el amor a la patria y al billete mismo, entre el temor al Juicio Final como al Internacional, pues hay un interés soterrado de justifiar el gasto militar y luchar por el poder para gastar a lo bien sabroso con sus socios en Opain y unaqueotra entidad escondida que se hace la desentendida. Señor, dadles más que sea un respiro suspendido para siempre, y que brille la vela eterna...¡apágame la vela, María!, que de ternas cojas está armada la republiqueta escueta.
Opinión por:

emachado

Lun, 11/05/2012 - 15:05
No se puede tener una ingenuidad del Chapulin Colorado para pensar que no se modificara nada distinto a lo contenido en el marco de referencia. Se modificará todo, tocara hacer un nuevo cambio en nuestra constitución, no le quepa la menor duda, las diferencias que usted menciona de una forma ascética son reales, no es el invento de "unos intelectuales" suceden en Colombia y solucionarlas no es maquillarlas es cambiarlas así de sencillo. El problema no es semántico es real, sería inútil pretender acabar con las guerrillas con semántica, hay que otorgar, ceder, entregar por que de lo contrario a la vuelta de la esquina se generará otra guerrilla. El Dr. Álvaro Leiva le preguntó a Jacobo Arenas cuantos frentes tenía la guerrilla, el le contesto "cuantos quiere". Esa respuesta lo dice todo.
Opinión por:

Zaquita

Lun, 11/05/2012 - 13:18
Se refiere usted a "un nuevo marco conceptual para CONCENSUAR dos enfoques.." (!!). Qué ignorancia, mi querido financista. Parece usted más ecuatoriano que pastuso, por su pésima ortografía. Usted quiso decir CONSENSUAR, mi querido ignorante. Discúlpese, por favor...
Opinión por:

foreroha

Lun, 11/05/2012 - 12:34
Sigo siendo pesimistas. En una mesa no se puede lograr todo lo que se queria lograr por las armas sin haber derrotado al contrario. Para mi ambas partes van pensando que van a lograrlo todo a punta de discursos transnochados. Colombia no ha sido el pais mas pobre del mundo ni el mas desigual pero siempre ha sido el mas violento. Es dificil encontrar otra cultura cerrada a todo lo de afuera que hubiera mantenido su violencia natural por tantos siglos. Aqui en ninguna parte, y para ejemplo estos foros, se debaten ideas, se arrojan palabras o si se puede piedras o balas. Veo futuro probablemnte en tres generaciones. Esta y la siguiente estan perdidas.
Opinión por:

iceve

Lun, 11/05/2012 - 11:59
Este proceso que comienza tiene en principio la virtud de que existe una decisión clara de las partes de avanzar en hacia acuerdos específicos. Por otra parte el tema de las condiciones objetivas que están en la base y continúan teniendo el efecto de un combustible inagotable para la rebelión, tendrá que ser abordado y "resuelto" en algún momento, puesto que no hacerlo sería permitir que ese combustible continúe alimentando el fuego que todavía arde y conllevaría a un fracaso que no es admisible a estas alturas, cuando el estado ha comprometido ante los colombianos para lograrlo el uso de los recursos que se requieran, de manera civilizada, equilibrada y en especial generosa, dado que lo que encontrará el país en la otra orilla sí será posiblemente además de la paz y la tranquilidad, una p
Opinión por:

CARV

Lun, 11/05/2012 - 10:24
Aunque con una evidente reticencia, el señor Montenegro dice que, 'tal vez', nuestro crónico conflicto interno obedezca a 'razones objetivas' de desigualdad y de inequidad social y política (también, racial y regional). Discutir la veracidad de esa percepción es discutir que el agua líquida moja. Por lo tanto, la pretensión gubernamental (mejor, 'establecimental') de NO TOCAR algunos densos y agudos temas, es comportarse como (según se dice) se comporta el avestruz. Ahora, algo a lo que debemos estar muy atentos es al riesgo de que, al 'dejar para después' la discusión de esos carnudos temas, se repita la trágica historia de 'mamarle gallo' al asunto para, mientras tanto, ir corrompiendo, cooptando y eliminando a los interlocutores de esa eventual discusión.
Opinión por:

Ar mareo

Lun, 11/05/2012 - 15:47
es parte del proceso de re escribir la historia, de transformar el asunto social en una mera lucha antinarcoticos, de dividir el pais entre "Santos" y demonios, con el fin de meter otros tres o cuatro a la lista de Forbes mientras el resto seguiremos esperando q caigan las moronas del pastel, apunhalandonos por un contrato.
Opinión por:

jaramo

Lun, 11/05/2012 - 09:35
Hay que desmontar el estado oligárquico que hay dentro de esta democracia de la que Humberto de la Calle es un prototipo excelente: mire quienes son os negociadores de parte del estado: representantes típicos de la mas rancia oligarquía colombiana, todos ellos personajes que se han lucrado de los privilegios que les ha concedido esta "democracia": un vicepresidente, el jefe de los gremios económicos del país, dos militares que llegaron a los más altos rangos de los suyo en el país (nunca verán ni un indígena ni un negro allí). Que hay que cambiar la composición de los privilegiados en este país, que hay que meterle pueblo a esta democracia, no cabe la menor duda si no seguiremos siendo el país que está en el podio de la desigualdad en el mundo y la violencia seguirá así se acabe la guerri
Opinión por:

luispuyana

Lun, 11/05/2012 - 07:58
ERROR, EL Movimiento Obrero Indepdendiente, MOIR, es el único partido que dentro del Polo ha venido rechazando las armas para abolir las causas, COMO EL TLC Y REFORMA TRIBUTARIA Y DEUDA PÚBLICA que engendran el hambre, los malos salarios y la ruina de millones de familia del agro ante la descomunal ingreso de alimentos, que nos triplicó el uribe y profundiza santos. ES MÁS EL MOIR SE OPONE AL SOCIALISMO, tanto de las grandes corporaciones financieras que se apoderan de la otra mitad de Colombia y CONTRA EL SOCIALISMO REACCIONARIO QUE PREGONA LA SECTA TERRORISTA DE LA FAR.
Opinión por:

Boyancio

Lun, 11/05/2012 - 16:06
Con ese nombresito no llegaron ni a Burravieja...¡tercos! faltos de pundonor publicitario, se gastaron las energías en gallinazos de mal aguero como violentos...Morir, y si ya no quedan obreros en este desbarrancadero, sea que nadie les cree, ¿independientes de qué? y para completar...¡revolucionario! ¡muévete! ¡acomódate! que la semiótica como la semántica, le da cabida a la somática...¿0 no?
Opinión por:

juamel

Lun, 11/05/2012 - 07:58
Al menos, para este proceso, ya las partes definieron un marco para sentarse a conversar ... del diálogo franco y preciso es que surgen las ideas que guiaran los acuerdos y cambios ...
Opinión por:

leinadsajor

Lun, 11/05/2012 - 07:21
El grave problema es que el fin del conflicto significa una puesta en escena que nos desviará de las problemáticas sociales y económicas del país. En el trasfondo del espectáculo de la paz se negociarán parques nacionales para minería a cielo abierto, se desplazará a comunidades indígenas para exploración petrolera, se feriará la salud...En últimas se seguirá haciendo lo que ya se hace, pero con mayor voracidad, porque las Farc es el grupo más torpe políticamente, que ayudó a elegir a Pastrana, a Uribe y ayudará ahora con la reelección del presidente demorando la negociación. La jugada de póquer le saldrá perfecta al Santos.
Opinión por:

Boyancio

Lun, 11/05/2012 - 16:10
...y permitieron que la corrupción se explayara, cual puta avispá por todo el territorio, pues ellos mismos obligaban a los burgomaestrencos a que sacaran del erario público para ellos comer a lo bien rebelde, póngale cuidado, sumercé, que comieron de su propio sancochao.
Opinión por:

decimononico

Lun, 11/05/2012 - 06:23
Semántica solamente o también ortografía señor Montenegro. De la calle tiene razón, no hay que ser tan torpe para no entender que la sociedad colombiana es de las más in equitativas en el mundo; luego hay que CONSENSUAR un nuevo modelo
Opinión por:

Boyancio

Lun, 11/05/2012 - 03:55
Con corbata y chaleco, me meto en este embeleco de la paz negociadas en las afueras del territorio. Como es un asunto serio que a todos nos aprisiona y emociona de acuerdo a la que cada cual siente, sea la somática, digo que es más grave resolver el problema de mantener en burocracia a miles de funcionarios en la Procuraduría General de la Nación, que los buenos resultados, pues su pingarria ha permitido sinvergüencedades nocivas, como que las Altas Cortes empleen a sus familiares de color claro, namá. Eso nos afecta, y debemos ponerle un tatequieto: ¡Cerrarla! es la solución inmediata. Con ese billete que se ahorraría el fisco, sirve para pagar lo que se le debe a la Rama Judicial con la consabida retroactividad. Y dejemos, entonces, que Humbertico hable en seriedad depurada y punto.
Opinión por:

clopezta

Dom, 11/04/2012 - 23:41
En esta oportunidad estoy de acuerdo con el Sr. Montenegro. Mi experiencia como partícipe activo en un anterior proceso de paz fue que los representantes de los Grupos Armados partieron de la base de que la sociedad civil les había avalado sus propuestas y los representantes del poder del Estado creyeron que los grupos armados se habían rendido. Y los dos grupos se equivocaron y por ello nunca entendieron qué era lo que había que negociar... ¡y nada se negocio! CARLOS LÓPEZ T.
Opinión por:

Ar mareo

Dom, 11/04/2012 - 23:14
La paz express q busca Santos beneficia aquellos en espera q les abran los llanos y las selvas a su "inversion', el resto es puro bla bla bla...
Opinión por:

leinadsajor

Lun, 11/05/2012 - 11:19
CARV, no sea ingenuo. Las Farc le hacen tanto daño al medio ambiente como las multinacionales (hay evidencias enormes de que incluso se han aliado en muchas partes para desplazar población). La masacre de los AWAS es una clara evidencia de que lo que digo es cierto. Las Farc son tan estúpidas que por demorar las negociaciones nos van a hacer meter el autogol de SANTOS2, la venganza.
Opinión por:

CARV

Lun, 11/05/2012 - 10:39
Al contrario: Si en algo se caracterizan los insurgentes es en su frontal oposición a la entrega de nuestros recursos (incluyendo el suelo y el agua) a las voraces y rapaces transnacionales y a los pretendidos 'inversionistas' tipo AIS. Esta casi inamovilble posición de la Insurgencia y de gran parte de los colombianos debe ser muy cuidadosamente analizada y evaluada por el Establecimiento (en cabeza del Gobierno), so pena de ver fracasar estrepitosamente el intento de Paz que se ha iniciado.
Publicidad

Vea más de Santiago Montenegro

6 Abr - 9:30 pm

S.O.S. Venezuela

30 Mar - 10:00 pm

Más gerencia en el Estado

23 Mar - 10:00 pm

El centenario de Octavio Paz

16 Mar - 10:00 pm

Sí hay por quién votar

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio