Darío Acevedo Carmona 12 Nov 2012 - 12:30 pm

Seduciendo al presidente

Darío Acevedo Carmona

Es intenso el forcejeo entre liberales y la U por granjearse los amores del presidente Santos. El juego del presidente consiste en dejarse cortejar por igual, pues sus acuciosos consejeros le sugieren que no se decida, a ver si de pronto encuentra la forma de alargar un año más esa sensación de estar con todos, cuota inicial de una probable reelección.

Por: Darío Acevedo Carmona
  • 5Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/columna-386530-seduciendo-al-presidente
    http://tinyurl.com/ara5cyc
  • 0

 El liberalismo, un partido exangüe, anda en busca de un líder providencial, un presidente con domicilio acogedor. Como a Santos no le fue bien en la asamblea del partido de la U, le hacen carantoñas e invitaciones de desagravio y como el palo no está para cucharas es mejor buscar un salvador después de ese deshonroso sexto lugar en las presidenciales no importa si la mano de quien le ataja en la caída libre es la un apostador a quien acusaron de mentiroso, tramposo y responsable de los falsos positivos.

El partido liberal juega una carta poderosa, todo un as, al declarar a Santos jefe natural de la colectividad. A Simón Gaviria, el buen lector, le hacen entender desde casa paterna, que esa era la decisión correcta. En las toldas rojas del otrora partido del pueblo, se unen, porque a reconciliar mandan, enemigos que se habían jurado rivalidad eterna. Juntitos, unidos en torno de quien nunca dejó de ser liberal, estarán Gaviria, Samper, Serpa, Pardo, Hommes, galanistas y turbayistas. Ver para creer, existir para sufrir. Ellos y todos sus sesudos capitanes, Cristo, Sánchez, brindarán por la colectividad rediviva y recargada.

Lejos, en el pasado casi borroso de la memoria quedaron las marcas de dirigentes geniales del partido que enseñó en el siglo XIX a pensar en términos libertarios y republicanos como Ezequiel Rojas, José Hilario López, Murillo Toro y en el siglo XX alumbraron la sociedad con ideas y reformas avanzadas como Uribe Uribe, Olaya Herrera, López Pumarejo (el grande), Alberto Lleras, Eduardo Santos y Jorge Eliécer Gaitán, por mencionar los más sobresalientes. Entre el pasado y el presente la diferencia es abismal. Los recientes gobiernos liberales cargan a sus espaldas, junto con mandatos conservadores, en las últimas 4 décadas, el pesado fardo de haber dejado crecer los monstruos que hoy atormentan a Colombia: la miserable violencia de grupos armados irregulares con el consecuente debilitamiento del Estado, el lacerante narcotráfico, las grandes desigualdades sociales y la cancerosa corrupción, que, como pestes, amenazan las pocas fortalezas que le quedan a nuestra sociedad en materia de democracia y libertades, disposición a la felicidad y lucha por la sobrevivencia.

En nuestro pasado no hemos encontrado una situación en la que un presidente jugara a estar de un lado para el otro buscando acomodo partidario ni los partidos sufrieran de anemia de liderazgo. La situación de Santos es única, es caso raro, no apto para cuerdos ni para democracias que respeten reglas del juego: un presidente elegido con un programa y contra unos rivales -en eso dicen que consiste la disputa electoral democrática- resolvió aliarse con estos y tirar por la borda los compromisos, algo así como que Obama luego de ganar las elecciones saliera a cogobernar con Romney y con sus políticas, que tanto criticó en campaña.

En el partido de la U, los poco leales jefes Barrerras, Benedetti y Olano no se quisieron quedar atrás en las demostraciones de galantería y forzaron una cena con el presidente para evitar que le quiten la mermelada de los puestos, a contrapelo de las bases uribistas que están descontentas con su travestiada.

Parece razonable concluir que Santos se acerca cada vez más a esa situación que alguna vez le enrostrara Horacio Serpa al exvicepresidente Humberto De la Calle, en la que el armadillo sentado frente a un árbol de coco decía: “yo a este árbol ni me subo ni me bajo ni me quedo aquí tampoco”.
 

  • Ruben Dario Acevedo Carmona | Elespectador.com

  • 5
  • Enviar
  • Imprimir
5
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

JDNA

Sab, 11/17/2012 - 09:25
Cuáles serán los famosos "árboles de coco" que menciona este sujeto? Y a propósito: de qué diablos se rié en la foto?
Opinión por:

coopersilva

Lun, 11/12/2012 - 19:02
QUE BUEN COMENTARIO. SE ACERCA EN ESE CORTO ANALISIS A LA VERDADERA SITUACION POLITICA DE ESTE PAIS Y SOBRE TODO A LA CALAMITOSA REALIDAD DEL OTRORA PARTIDO LIBERAL( YA DE LIBERAL NO LE QUEDA NADA). MUY TRISTE VER A ESE PARTIDO ARRODILLADO, COMO UNA CATERVA MAS, COMO UN APENDICE MAS EN LA SUMA DE PARTIDOS Y CONGLOMERADOS POLITICOS QUE SE LOAN, SE SOBAN LAS ESPLADAS EN MUESTRAS DE GRAN AMISTAD, DONDE SOLO LOS UNE EL PARA ELLOS, FACTOR MAS IMPORTANTE: CONTAR CON EL NUMERO NADA DESPRECIABLE DE PUESTOS BUROCRATICOS, DONDE SEGUIRAN TENIENDO LA OPORTUNIDAD DE HACERSE REELEGIR EN LOS DIFERENTES ESTAMENTOS DE ELECCION POPULAR, SIN IMPORTAR PARA ALGO LA OPINION, LA REALIDAD CONCRETA Y LAS NECESIDADES DEL PUEBLO, QUE SE DA CUENTA MUY, PERO MUY TARDE, QUE CADA VEZ LOS ENGAÑAN MAS!!!!!!!!!!!!!!!!!
Opinión por:

jaime m arb.

Lun, 11/12/2012 - 13:16
Ruben, hace un examen bien sesudo de lo que es y ha sido la politica liberal que llevi al Pais a los mas profundos abismos, con Samper y Serpa y gracias a Santos se escapò de seguir ellos en ese abismo y hoy gobiernan como si nada hubiera pasado. Eso es lo que reprocha Uribe , pues todo lo que hizo en sus maravillosos 8 años para el Pais, lo entrego sin ambages a Pardo,Cesar Gaviria y buscan anciosamente reconstruir a Samper y Serpa sin preocuparles lo que paso y piensa el Pais sobre ellos . Santos Juega dos cartas ambas desicivas1) Juega a Liberal, los apoya,les da todas las gabelas, gobierna con ellos,asi,si las cosas no le salen con la U, pues no es reelegido,se convierte en su lider y nada pasò.2) Si le gana el pulso a Uribe, pues se queda en la U,es reelegido y a dusfrutar el triunfo.
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Lun, 11/12/2012 - 17:33
De los últimos gobiernos "liberales" no veo nada maravilloso. Gaviria, fundador del Gran Partido Neoliberal. Uribe y Santos, chafarotes con acento diferente. Y Samper, de quien se esperaba un gobierno liberal y progresista, amangualado con los de Cali (y no era el primero...)
Opinión por:

CARV

Lun, 11/12/2012 - 13:07
Esa pusilanimidad y ambivalencia de Santos (el político, no el Presidente) lo desnuda como un oportunista y un huérfano de criterios de estadista. Lo irónico es que, en definitiva, los que 'llevamos del bulto' somos los colombianos, pues quien nos 'gobierna' (?) se muestra y actúa más como un tahúr que como un Jefe de Estado y de Gobierno. Pero, no obstante esos protuberantes lunares, es necesario darle apoyo y estímulos para que (si ésos son, realmente, sus objetivos) lleve a feliz término asuntos tan importantes como la Paz (la verdadera) y la integración con nuestros hermanos y vecinos latinoamericanos.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio