Por: Iván Mejía Álvarez

Finales de la B

Para el América de Cali llegó la hora de la verdad. Y también para el fútbol colombiano que espera volver a tener a los rojos entre sus concurrentes de primera línea.

Tras conseguir en forma clara y contundente el primer torneo, el América parece haber perdido la memoria y de aquel equipo que llenaba su estadio en los primeros meses se ha vuelto el equipo lánguido, desapacible y con poco fútbol de este último semestre. No se entiende un cambio tan radical en su conducta futbolística y su afición se encuentra preocupada, pues al de hoy no se le ve una cara de A y en cambio le asoman en sus costuras señales inequívocas de haberse conformado con la segunda categoría. Necesita el América recobrar su vocación y su fútbol para doblegar al Alianza en las finales que se inician este miércoles.

Al fútbol colombiano le conviene que los rojos vuelvan a la primera división, pues más allá de sus problemas estructurales por sus antiguos manejos, más allá de su condena pública por parte de los hipócritas gringos que sólo ven la paja en el ojo ajeno y nunca han aceptado su gran responsabilidad en el tráfico de drogas con su desmedido consumo, el América tiene en sus manos la posibilidad de volver a ser un protagonista. Depende única y exclusivamente de ellos, lo saben y Lara también conoce que puede ser el gran actor de un esperado regreso o el testigo de otra gran decepción, como aquellas finales perdidas en la Copa o como el día que Patriotas lo dejó en la segunda división, hace apenas un año.

Su rival, Alianza Petrolera, ha hecho una gran tarea en este segundo torneo y es un justo concurrente a la final. Sus posibilidades por el presente que viven, porque tienen aire en la camiseta, son grandes y nadie debe extrañarse que logre su cometido.

La Dimayor está en mora de aclarar públicamente varios temas: quién o quiénes son los dueños de la ficha del Alianza? ¿Dónde jugaría este equipo en caso de ganar, pues el estadio de Barrancabermeja está en obras? ¿Es cierto que se trata de una filial del Nacional? Y en caso de ser cierto, qué hará la Dimayor para darle legitimidad a esa figura confusa y poco ética de dos equipos del patrocinador del torneo en la misma competición?

Son sólo preguntas, don Ramón… pero mejor váyale buscando respuestas a un tema que ya caldea los ánimos. O mejor aún, hágale fuerza al América…

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez