Por: Cartas de los lectores

Cartas de los lectores

Respaldo pleno a las decisiones que acaba de tomar el Gobierno Nacional, y las que debe seguir tomando, ante el atropello y mutilación territorial que nos quieren hacer nuestros amigos nicaragüenses, de la mano de los señores de La Haya, quienes a lo mejor ni conocen San Andrés.

Vaya uno a saber qué más hay y quiénes están detrás del famoso “fallo”, contraevidente, ilegal y demás.

Ya es hora de que Colombia se pare dignamente y diga no. Y que los demás digan y hagan lo que les plazca.

Primero está la integridad de la Nación colombiana y las realidades sociales, políticas, económicas, históricas, raciales y todas las que quieran de San Andrés y sus islas, con su mar territorial vigente, que las elucubraciones de unos leguleyos sentados detrás de un cómodo escritorio, a miles de kilómetros de distancia.

El Gobierno, en cabeza de su presidente, tiene la obligación constitucional de velar por la integridad del territorio nacional y sus mares.

Ya está bueno de que nos quiten territorios y mar cada vez que les da la gana. Veamos el mapa colombiano hace 150 años y comparemos.

Harto daño han hecho los leguleyos a Colombia, adentro y afuera del país, con su cuentos gaseosos ajenos a las realidades.

Actué Gobierno y decida; para eso están las FF.AA.

 

Jaime Alejandro Triviño. Bogotá.

Cuatro años más

Aunque era segura la reelección del procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez, ‘el inquisidor del siglo XXI’, en una terna de dos, no acatamos la decisión, así como Colombia se niega a obedecer el fallo proferido en La Haya, al perder 100.000 kilómetros cuadrados de mar, que cedió a Nicaragua. Esta terna de dos: Orlando Gallo, candidato del Consejo de Estado, y Ordóñez, del Senado con las mayorías, después de que la tercera ternada, María Mercedes López, candidata del presidente Juan Manuel Santos, renunciara el mismo día de la elección, ¿por falta de garantías? y por miedo, nos lleva al mismo circo con el mismo payaso. El inquisidor conservador Ordóñez seguirá persiguiendo a homosexuales, mujeres que abortan en tres casos de ley, atrasando al país, incumpliendo y pasando por alto la Constitución. 80 votos, según Ordóñez con un Senado ‘independiente’, pero más godo que los mismos godos. López, también conservadora, se acobardó a última hora, pero eso sí, salió en todos los medios cual reina de belleza, cacareando cual gallina clueca, tachando al sistema de antidemocrático. Cuatro años más de tortura con Ordóñez. ¿Quién podrá defendernos?

Helena Manrique. Bogotá.

 

Envíe sus cartas a [email protected]

Buscar columnista