Publicidad
Ana María Cano Posada 29 Nov 2012 - 11:00 pm

En medio

Abominable hábito de abusar. (Y figurar)

Ana María Cano Posada

Colombia padece de ultrajes a la dignidad que marcan el surco de dolores del himno nacional. El abuso se volvió hábito. Las vías de hecho prevalecen al premiar a los estólidos; los abusadores pasan por normales y en conjunto se pliegan al imperio de insaciables que desconocen límites.

Por: Ana María Cano Posada
  • 10Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/columna-389843-abominable-habito-de-abusar-y-figurar
    http://tinyurl.com/cv7ggkn
  • 0

Tener por cuatro años más en el cargo de “quien procura” a Ordóñez, el jefe de los desmanes, es consagrar el país a otro sagrado corazón, al corazón de la corrupción enquistado en impunidad. Su elección desoyó la vergüenza ajena, por “honorables” que nos “representan” y por el presidente Santos que en su banalidad dejó que ocurrieran los bochornosos hechos.

El trasfondo de esta copa rebosada es en lo político la trinca montada (los mismos con las mismas) para reelecciones como pan comido, el cercano futuro presidenciable del movimiento de los fundamentalistas y la humillación que ha hecho mella en la mentalidad colectiva colombiana de víctimas, que no levantan cabeza, que cada vez rebuscan a sus victimarios. Por eso aquí la violencia física, psicológica, sexual, familiar, escolar, pasó a ser lenguaje cotidiano que reemplaza a las palabras, a las ideas y está en el lugar de ellas, impuesta por la fuerza por sátrapas de todos los niveles, que enmascaran los miedos, vergüenzas y humillaciones de los que están poblados por dentro y que reproducen sin fin. Ensangrientan el país y lo desesperanzan.

Pero hay más abusos. El de imperios económicos pirotécnicos, construidos sobre la credulidad de otros, pirámides que aplanan el respeto, los ahorros, los límites y las normas. O el despojo territorial ante miradas impávidas de tramitadores de antiguos problemas limítrofes con Nicaragua, otro más en esta racha de desamparo. Por esa misma carrilera sube el abuso del enajenamiento del patrimonio ambiental que nos pertenece a todos, a la feria de intereses extranjeros de yacimientos que están cerca de reservas naturales, más valiosas que los propios minerales: otra violación de derechos colectivos, a la que también nos resignamos, habituados a perder.

Y más gestos abusivos. Persecuciones racistas y sexistas en incremento (¿excremento?) en distintas esferas, desde las barriadas (Comuna 13 Medellín) hasta el Senado (Gerlein), son corolario de la cadena de excesos que hemos aceptado como normal, cosechando saqueos y ofensas sin extrañeza, sujetos por ambiciones y artimañas para apoderarse de lo ajeno.

No se sabe si este padecimiento es un estigma, un destino trágico o un desaliento por la corrupción prevalente, enfermedad que vacuna la capacidad de resistencia civil de esta Colombia sin respuestas, azotada de incertidumbres, regida por personajes públicos que no se hacen cargo o que, cuando meten la mano, es para peor.

Para rescatar dignidad dentro de los escombros, para oponerse en bloque contra este poder abusivo y perpetuado en sacar ventaja expoliando a los demás, es la tarea conjunta y pendiente, muy pendiente.

Por contraste a este padecimiento, un destello de asombro. Recupera en un instante el poder del arte y su revelación: contra toda abdicación, una sublevación, aunque sea simbólica. Madonna, reina dentro de su ficción de provocación y talento, presente en medio de este campo minado por la nada. Como súbita aparición en un sueño. Líbranos pues de todo mal.

 

  • Ana María Cano Posada | Elespectador.com

  • 10
  • Enviar
  • Imprimir
10
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

zambud

Vie, 11/30/2012 - 17:04
Cierto, cierto y más cierto, siempre he dicho que es un rasgo antropológico nuestro, para mí, los colonizadores de Colombia hacían parte de lo peor que en personas tenía toda esa horda mercenaria que mandó España para acá. A pesar de constituirnos como nación, no nos hemos podido deshacer de tales taras históricas y hasta tendemos a agravar dicha condición con vicios surgidos en época reciente. Nuestra clase política refleja la nación que somos lastimosamente.
Opinión por:

ferro2578

Vie, 11/30/2012 - 14:38
Ana María excelente tu columna. SOLO cuando la Educación tenga el lugar que se merece y esté de primera en nuestras prioridades como país, solo en ese momento podremos salir de este sistema lleno de abusos. Ahora Uribe pescando en río revuelto queriendo desconocer el fallo de la Haya y lavándose las manos como si él no hubiera sido Presidente 8 años; Santos haciéndose el de la vista gorda con la re-elección del Procurador, y el Procurador que solo procura de acuerdo a sus creencias religiosas. Finalmente, como nos acostumbramos a hacerle el quite a la ley (compra de la reelección) queremos también desconocer el fallo...es más fácil violar la ley que cumplirla, porque como no siempre nos conviene!!!!
Opinión por:

Dolores Edelmyra

Vie, 11/30/2012 - 14:25
Esto es lo que produce la desesperación: un galimatías.
Opinión por:

ferchogomez7

Vie, 11/30/2012 - 13:40
Solamente cuando los/las ciudadanos de este pais nos decidamos seriamente y YA a Leer,Pensar,Aprender,Estudiar nuestra Historia y/o Constitucion,sabremos el xq?,causas y concecuencias de este y todos los eventos q' nos afectan y afectan la vida Nal. aprenderiamos q' es?,como se Construye y Participa de una verdadera Democracia y lo Fundamental,dejariamos nuestra IGNORANCIA POLITICA,unica culpable de todas nuestras desgracias.
Opinión por:

elmonpa

Vie, 11/30/2012 - 12:31
Muy buena la columna de ana maria cano sobre los abusosque hace "la justicia colombiana" por medio del procurador general de la nación,una persona ultragoda y ultra derechista que prohibe lo que debe hacer y permite lo que no se debe hacer.Que pesar de Colombia en manos de ese personaje .
Opinión por:

rumbelio

Vie, 11/30/2012 - 10:41
la culpa es de la mayoria de los colombianos que nos dejamos maltratar embaucar engañar robar asesinar por un congreso de 100 o mas congresistas y de un presidente, los que estamos en la olla somos mas que las ff-mm y de policia. y en una protesta les damos sopa y seco sin necesidad de portar un arma para hacerle daño a nuestros paisanos sin disparar un solo tiro sacamos estas ratas de su madriguera llamada congreso.
Opinión por:

iceve

Vie, 11/30/2012 - 10:20
Pero....al final del día.....cómo le hacemos....??????
Opinión por:

otrofalsopositivo

Vie, 11/30/2012 - 09:41
Una inmensa responsabilidad del estado actual de corrupción le cae a los periodista. La mayoria de ellos se la pasan defendiendo corruptos.
Opinión por:

nemizaque

Vie, 11/30/2012 - 09:14
" EL HABITO DE ABUSAR " . SI seniora . Los Colombianos hemos sido sometidos sistematicamente toda clase traiciones y mentiras , por parte de nuestros gobernantes , antes por los politicos liberales y conservadores y ahora por los mismos , mas los nuevos grupos que utilizan todos los nombres habidos y por haber , para ocultar sus verdaderas intenciones : Convergencia ciudadana , PIN , Colombia Democratica , Cambio Radical , Mira etc Toda esta suma de grupos la llaman ahora , Unidad Nacional , cuando en realidad no es mas que la MANGUALA NACIONAL , para perpetuar el HABITO DE ABUSAR .
Opinión por:

ROGELIO VALLEJO OBANDO

Vie, 11/30/2012 - 08:37
LA CONSTITUCIÓN no la podemos convertir en un "librito" que nadie lee, ni le interesa hacer cumplir. Hay que dejar "tanta discursería e inventiva", y darle vida "bella y atrayente" a nuestra Carta Magna. Hay ocho objetivos centrales que tienen que hacer cumplir los que ejercitan La Política; que no puede seguir por los "mortuorios senderos" de un nego$io. La Política es vocación por el servicio público. Lo contrario son afanes mercantilistas que la indignifican.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio