Publicidad
Alfredo Molano Bravo 1 Dic 2012 - 11:00 pm

Preguntas de un profano

Alfredo Molano Bravo

No es mi tema, pero, por lógica, el retiro de Colombia del Pacto de Bogotá abre algunas preguntas que no se pueden mirar por el patrioterismo en que andamos.

Por: Alfredo Molano Bravo
  • 59Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/columna-390169-preguntas-de-un-profano
    http://tinyurl.com/ml96wjr
  • 0

De entrada, como se ha dicho, Colombia se retira del pacto en retaliación por el fallo de la Corte de La Haya. ¿Busca el presidente mermar la caída libre de su prestigio al perder el país 75.000 kilómetros cuadrados de mar —el doble de la superficie que, decían, se perdía con el despeje del Caguán— y sobre todo quitarle fuerza a la iracundia vesánica de Uribe? El mensaje implícito que me parece peligroso no es sólo el que pueda mandar a otros países, aunque estoy de acuerdo con Laura Gil, que opina que esa decisión podría afectar “130 tratados que contemplan la competencia de la Corte”. Es también la credibilidad con que el Gobierno negocia en La Habana con las Farc y en un futuro cercano con el Eln. Si los alcances de lo que se negocie con la guerrilla dependen de las encuestas de opinión, estamos fritos. ¿Qué solidez pueden tener las garantías que ofrezca el Gobierno si rompe tratados internacionales?

El Pacto de Bogotá se llama “Tratado Americano de Soluciones Pacíficas”. Lo que implica que es un medio para arreglar sin armas las diferencias con otros países. Y al contrario, retirarse del pacto es darles a las armas un papel, así nos digan que ese retiro no impide suscribir tratados bilaterales. Sí, claro, pero ¿qué le da a un país fuerza para negociar internacionalmente? La fuerza que le den las armas, en primer lugar; la fuerza del respaldo de otras fuerzas políticas, respaldadas también con un potencial bélico sin precedentes, en segundo lugar; y por último, la fuerza económica, que en nuestro caso es menos significativa. En concreto. Supongamos que Nicaragua no pida más mar ni más islotes a la Corte Internacional de Justicia, lo que aún podría hacer puesto que el fallo lo permite, y se avenga a un acuerdo sobre pesca. ¿Cuál puede ser el argumento colombiano diferente al de la equidad, el mismo que usó La Haya? Sólo queda otro: mostrarle los dientes a Nicaragua. Es decir, resolver el diferendo por vías no pacíficas. O amenazar. Quisiera saber qué pasará el día que Colombia saque un par de pesqueros de Nicaragua de las aguas que La Haya le reconoció a este país. No nos digamos otra mentira: el retiro del Pacto de Bogotá pone las armas como palanca de negociación con Nicaragua y con cualquier país con que tengamos problemas. Managua debe tener muy presente el bombardeo al Ecuador ordenado por Uribe y avalado por Santos. ¿Acaso las armas no han sido la norma para arreglar nuestros problemas domésticos? Todas las leyes desde la 200 del 36 han sido birladas por los terratenientes respaldados por las armas oficiales. Difícil citar un caso en que la Fuerza Pública saque a un terrateniente de un predio invadido. Llorar ahora porque el fallo perjudica a los pescadores de Santa Catalina es puro fariseísmo. ¿Cuándo el Gobierno se ha preocupado porque las aguas del Magdalena o del Cauca estén envenenadas con desechos de la industria o de la minería y que están acabando con el bocachico, el bagre y el moncholo? La pesca en el río Magdalena pasó de 80.000 toneladas al año en los 70 a menos de 8.000 hoy. ¿Quién llora por los pescadores? ¿Por qué no cierran la fábrica de armas de Indumil que envenena las aguas del río Bogotá, o le cancelan la licencia a la Gran Colombia Gold en Marmato, que bota mercurio y cianuro al Cauca?

¿Apelar a vías no pacíficas para arreglar diferencias internacionales no justifica de manera indirecta el levantamiento armado contra un tratado como es una Constitución? Hay algo que no cuadra en la lógica diplomática del Gobierno. ¿Será por esto que los tratadistas en derecho internacional han calificado la decisión de Santos de “valiente y arriesgada”? Y contradictoria, digo yo.

  • Alfredo Molano Bravo | Elespectador.com

  • 59
  • Enviar
  • Imprimir
59
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

MayuPankara

Dom, 12/02/2012 - 07:38
Sí señor Molano, desconocer a La Haya es desconocer a la ONU, desconocer el sistema de naciones que ha costado tanto trabajo construir. Colombia sigue aislada! Doscientos años de soledad!
Opinión por:

suesse

Dom, 12/02/2012 - 11:50
Pero que Colombia, desde siempre, tampoco ha ayudado a mantener...pegada de la bota de USA, Israel, Inglaterra y co, este país está apenas aterrizando a la realidad de que el mundo no es propiedad USA, y que ser lacayo no siempre es bueno. Doloroso tránsito a caer en cuenta de lo que somos y de quienes hemos sido, pero necesario.
Opinión por:

luis eduardo garces orozco

Dom, 12/02/2012 - 07:26
Fariseismo y corrupcion como que van de la mano? En este caso por lo menos, si, pues al gobierno y la clase dirigente lo que les duele y preocupa es no poder cumplir con la entrega del mar a los ee.uu., cosa que debia suceder legalmente al calor del tlc. Pienso que para que se lo lleven los green go es mejor que se lo lleven los nicas, que al fin somos hermanos, amen de que nuestros hermanos del archipielago tienen derecho a aspirar a una vida en condiciones de seres humanos, cosa en que el gobierno colombiano no esta interesado ni tiene capacidad para ofrecer a nadie en nuestro amado pais.
Opinión por:

balvino paiba

Dom, 12/02/2012 - 07:19
No será su tema don Alfredo, pero creo que tiene toda la razón del mundo.
Opinión por:

polista

Dom, 12/02/2012 - 06:29
Que dolorosa y dlicada la situación. Cuando la tradición colombiana ha sido de respeto en lo internacional y de guerra adentro , esta actitud de la U y del uribismo ha sido llevar esa practica interna a lo internacional , tal es el caso de la acción fronteriza en territorio ecuatoriano. Ahora por un decuido olímpico imperdonable de la misma U que en ese falso triunfalismo abandonó y silenció el derrotero de la denuncia demagógica nicaraguense pero esta oligarquía déspota y tirana abandonó y nuestros delegados fueron menos que nada. Nos anima la dura posición de Santos pero eso es parte del cuento mentiroso de que podemos contra Nicaragua. Ese camino es erradoy nos abre otro conflicto cuando no hemos resuelto ninguno. Necesitamos la paz pero no a costo de una guerra contra Nicaragua.
Opinión por:

Alab Buriticà Trujillo

Dom, 12/02/2012 - 05:51
TIENE RAZÒN, YA PARA QUE LLORAR SOBRE LA LECHE DERRAMADA.....A PREOCUPARNOS POR LA EXPLOTACIÒN MINERA LEGAL E ILEGAL NO ACABE CON LO POCO QUE QUEDA ! Y QUE SE VEA.....LA PREOCUPACION !
Opinión por:

Boyancio

Dom, 12/02/2012 - 05:26
Vea, compita, sea compadre del alma: usted dice cosas tan verdaderas, tan llenas de sentido público, que me sacan del peyón en sacudida mental, pero ya no puedo hacer na; cogerla suave namá, y seguir ilustrando con mi bello canto a mis amigos que me leen y, déjeme decirle, a las hembritas de buen narrao que me visitan a mi terruño que me acoge en su seno...¡ay!!!
Opinión por:

Dolores Edelmyra

Dom, 12/02/2012 - 04:57
Sí; Colombia está frita.
Opinión por:

sincorruptos

Sab, 12/01/2012 - 23:23
Fariceos. Esa es la palabra clave en todo este cuento. Y le sumaria CORRUPCION. El poder es solo para robarse el pais y el pueblo.
Publicidad

Vea más de Alfredo Molano Bravo

5 Abr - 9:00 pm

Fuego al Llano

29 Mar - 10:00 pm

Espejo chiquito

15 Mar - 9:00 pm

El tratado y el acuerdo

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio