Por: Columnista DATAiFX

No todas se ganan

La reforma tributaria superó su primera votación en las comisiones económicas de Senado y Cámara de Representantes. Con ésta, Colombia empieza a dar sus primeros pasos para que el régimen tributario sea verdaderamente redistributivo.

El nuevo esquema para declaración de renta es un avance sustancial.

Bajo la estructura actual, las tasas de tributación efectiva de las personas naturales en el impuesto de renta rondaban el 5%, independientemente de si tenía un ingreso alto o bajo. Este fenómeno es claramente injusto, pues una persona de altos ingresos debe tener una mayor tasa de tributación.

Entonces, los congresistas pusieron su granito de arena al aceptar incrementar lo que ellos también deben pagar en el impuesto de renta. Sin embargo, en los medios de comunicación se ha hecho mayor énfasis en la caída de la propuesta de contar con un tributo a las pensiones de más de 10 millones de pesos.

Desde el punto de vista práctico es fácilmente demostrable que la población colombiana con pensión es minoría, aun más si hablamos de montos superiores a los 10 millones de pesos mensuales. Luego, el haber aceptado la propuesta no acarrearía un costo político alto.

No hay necesidad de indagar demasiado para entender lo sucedido. Incluso el mismo ponente de la reforma consideró que la presencia de ese artículo ponía en riesgo la aceptación de la misma.

El Gobierno tuvo que aceptar porque algo es mejor que nada, pero los votantes siguen sujetos al deseo de los congresistas y no al revés, como debería ser.

 

* Daniel Escobar, Global Securities

Buscar columnista