Publicidad
Ricardo Bada 6 Dic 2012 - 11:00 pm

Yo soy como el picaflor

Elemental, querido Borges

Ricardo Bada

Hace 125 años (y seis días), el 1º de diciembre de 1887, se publicó en Londres Un estudio en escarlata, la primera aventura de Sherlock Holmes.

Por: Ricardo Bada
  • 16Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/columna-391158-elemental-querido-borges
    http://tinyurl.com/kn3j8n8
  • 0

No creo exagerar si afirmo que él es el patriarca de quien descienden todas las novelas policiales aparecidas desde entonces, arrebatándole la primogenitura al detective de los cuentos de Edgar Allan Poe, monsieur C. Auguste Dupin, al que adelantó por la derecha, como mandan las reglas del tráfico inglés. Y por si necesitaran una prueba, programen ustedes el nombre de su creador, sir Arthur Conan Doyle, en la mejor máquina de búsqueda cinematográfica, www.imdb.com, y encontrarán nada menos que 235 películas y juegos de video con Sherlock como protagonista. Una cifra tan aplastante que, con toda seguridad, detenta el récord absoluto en la materia.

A mí, lector avezado de sus aventuras, entretanto casi me atrae más toda la literatura parásita que ha surgido en torno a él. Muy en especial una novelita casi insignificante, The Private Life of Sherlock Holmes, de Michael y Mollie Hardwick, que despertó la curiosidad de Billy Wilder y le inspiró una obra menor, pero maestra, como casi todas las suyas. Y también me interesa la biografía de Nero Wolfe, otro gran detective clásico, por William S. Baring-Gould, quien demuestra, con datos conjeturados a la manera del gran maestro inglés, que Wolfe es hijo de Holmes. Y asimismo me interesan las antologías con cuentos de autores de nuestros días donde el inquilino del 211B de Baker Street comparte protagonismo con personajes de las obras de Lovecraft (Shadows over Baker Street) o de Kipling (The Adventures of the Great Detective in India and Tibet), o donde recrean las atmósferas típicas de los relatos del Dr. Watson enriqueciendo el canon con libros como The Mammoth Book of New Sherlock Holmes Stories, o la novela The Giant Rat of Sumatra.

Pero en honor a la verdad lo que más me apasiona es que Sherlock haya inspirado un poema impagable de Borges en Los conjurados. Ya la primera estrofa es una joya: “No salió de una madre ni supo de mayores. / Idéntico es el caso de Adán y de Quijano. / Está hecho de azar. Inmediato o cercano / lo rigen los vaivenes de variables lectores”. Siguen diez perlas, y la última estrofa es un broche de esmeraldas: “Pensar de tarde en tarde en Sherlock Holmes es una / de las buenas costumbres que nos quedan. La muerte / y la siesta son otras. También es nuestra suerte / convalecer en un jardín o mirar la luna”.

Ese poema es tal maravilla que siento la tentación de decirlo: Conan Doyle inventó a Sherlock Holmes sólo para que un argentino le escribiera semejante epitafio. Elemental, querido Borges.

  • 16
  • Enviar
  • Imprimir
16
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Rita María Gardellini

Sab, 12/08/2012 - 21:07
Gracias, Ricardo. Compartido en los píos y en los rostros.
Opinión por:

jose chamiza

Vie, 12/07/2012 - 10:52
Sherlock Holmes es de esos personajes que a uno le cuesta creer que no son reales, que no son solo "una ristra de palabras" como alguien dijo de los protagonistas de las novelas. Y si, yo también creo que las novelas policiacas son uno de los mejores ansiolíticos. Gracias señor Bada por recordarnos a Mr. Holmes.
Opinión por:

Ricardo Bada

Vie, 12/07/2012 - 13:07
Gracias a usted por leerme, y aprovecho que usted toca el tema para decirle que yo no creo que las policiales sean uno de los mejores ansiolíticos. Ansiolítica es para mí la opiácea prosa de Saramago, por ejemplo. Las buenas policiales son las que no calman o disuelven la ansiedad, es decir, todo lo contrario de un ansiolítico. Vale.
Opinión por:

usacabeza

Vie, 12/07/2012 - 10:21
Don Ricardo, elemental que quienes pudieran atestiguar están muertos; pero quisiera saber si Sherlock Holmes era propietario del 221 B, o si por el contrario en verdad era inquilino, y en ese caso, a quién le pagaba el arriendo.
Opinión por:

Ricardo Bada

Vie, 12/07/2012 - 13:04
Y gracias por leerme, que con las prisas se me fue el santo al cielo. Vale.
Opinión por:

Ricardo Bada

Vie, 12/07/2012 - 13:01
Que yo recuerde, estaba en esa casa en condición de inquilino, y en cualquier caso, esa casa con ese número es un invento de Conan Doyle; la que hoy ostenta ese nombre es en honor de su creación novelística, del mismo modo que en la avenida Corrientes, de Buenos Aires, existe ahora un # 348, que antes no existía y que es un homenaje al tango "A media luz". Vale.
Opinión por:

doctor Rieux

Vie, 12/07/2012 - 09:18
A cada uno su denario. Los detectives famosos atraen porque el género policíaco, al decir de los galenos, son un ansiolítico sin contraindicaciones. Harían parte de la límbica humana. Borges mismo es un gran detective y ayuda a resolver grandes crímenes de la humanidad que permanecen como de Estado, desde luego siempre desde la sugerencia. Gracias por su artículo. Mi favorito es Columbo. ¿A propósito podría ayudarme a investigar quién mató al personaje de Carta a una señorita en Paris? de Julio Cortázar
Opinión por:

Ricardo Bada

Sab, 12/08/2012 - 14:00
Gracias por haberme hecho releer "Carta a una señorita en París" (que en la edición que yo manejo se titula falsamente "Carta de una señorita en París"), y después de un cuidadoso cotejo de pros y contras llego a la conclusión de que quien mató al personaje narrador del cuento es el propio Julio Cortázar, y además lo mata de la manera más cobarde, porque lo obliga a suicidarse. Los autores pueden ser bastante hijoeputas con sus criaturas. En fin, saturnos vocacionales todos ellos. Vale.
Opinión por:

Ricardo Bada

Vie, 12/07/2012 - 12:58
Gracias por leerme, y déjeme releer el cuento que me dice de Cortázar, en este momento no lo tengo muy presente. Pero apenas lo releo le contesto, si es que hay respuesta a su pregunta, claro está. Vale.
Opinión por:

swhelpley

Vie, 12/07/2012 - 06:48
Hay tanto que decir sobre el Sr Holmes. Como Dracula o Frankestein, es de esos personajes literarios que para muchos son mas reales que su autores. Y lo que usted señala Don Ricardo, es bien cierto: Holmes ha inspirado a muchos autores: Recuerdo al cuñado de Conan Doyle, W H Hornung con Raffles el ladron caballero, a Maurice Leblanc que no dudo en usar el personaje para enfrentarlo a su creacion Arsenio Lupin y asi sucesivamente. Y pensar que Sir Arthur odiaba al personaje, tanto que llego a matarlo. No conocia el poema de Borges; lo lei gracias a doña Hortensia, y me parecio hermoso. Gracias por darmelo a conocer. Un saludo desde Colombia, que espero llegue a su 221b en Colonia, Herr Holmes Bada
Opinión por:

Ricardo Bada

Vie, 12/07/2012 - 12:57
Gracias por leerme, don Samuel, y en lo que no he podido extenderme (ni mencionarlo) debido al corsé del formato columna, es en el gran tema que resulta de ver la relación Holmes/Watson en simetría diferida con Don Quijote/Sancho. A lo mejor al pensarlo estoy descubriendo el Mediterráneo, la pólvora y el agua tibia, pero me queda la satisfacción de haberlos descubierto por mi cuenta. Vale, hasta su 221 en Barranquilla, Mr, Holmes Whelpley.
Opinión por:

leinadsajor

Vie, 12/07/2012 - 00:15
Ricardo Gracias por esta columna. Soy un fanático de Sherlock por eso debo advertir el pequeño error del 211 B de Baker Street, que se debe corregir por el 221B. En el libro de Martin Gardner "Did adam and eve have navels?" se siembra la duda sobre la autoría por parte de Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle, y del Quijote por parte de Cervantes. Lo de Cervantes si bien me pareció inverosímil, lo de Conan Doyle sí me puso a pensar, puesto que se me hace muy difícil de digerir que un personaje tan absolutamente racional, metódico, científico haya sido escrito por una persona como Doyle, bastante crédulo y hasta espiritista. Después, cuando sobrepasé los libros y me aventuré en la vida misma de Sherlock, me enteré que el médico que adiestró a Conan Doyle, Joseph Bell, era el mismo Sherlock, quien por su cuenta tiene un historial como uno de los pioneros de la ciencia forense. Sabiendo esto, pienso que es muy difícil que Doyle creara un personaje como Sherlock de su propia imaginación, pero contó con la suerte de tenerlo al lado para narrarnos de cuerpo presente, sus hazañas.
Opinión por:

swhelpley

Vie, 12/07/2012 - 14:21
Hay que recordar que Conan Doyle era hijo de su epoca. Pero aparte de Holmes, creo la serie de El mundo Perdido con el personaje del prof Challenger, y colaboro en la resolucion de las injusticias del caso de George Edalji, que narra Julian Barnes en Arthur y George; asi como el caso de Oscar Slater. Credulo: Lo era y mucho. Fue engañado por unas niñas en el episodio de Las Hadas de Cottingley. Y fue espiritista. Tal vez la curiosidad le llevo a crear a Holmes y el se represento en el personaje de Watson
Opinión por:

leinadsajor

Vie, 12/07/2012 - 07:12
Ok gracias por la sugerencia. Lo descargaré de forma ilegal esta misma noche.
Opinión por:

Ricardo Bada

Vie, 12/07/2012 - 03:55
Gracias por leerme, y gracias por señalarme el error en la cita del número de la casa de SH. Piense que he releído el texto al menos dos veces antes de enviarlo a la redacción y se dará cuenta de que cuando un error se empeña en escupirle el asado al autor, se oculta del modo más artero para aparecer recién cuando el texto está publicado. Y por lo que se refiere a la autoría de los textos de sus aventuras, y las de Alonso Quijano, le confesaré que a mí me importa más bien poco quienes las hayan escrito, esa es tarea para los taxidermistas de la literatura. En cualquier caso, lea el libro de Julian Barnes "Arthur & George", acerca de un caso de la vida real que se resolvíó gracias a la investigación de Conan Doyle, y luego me cuenta. Vale.
Opinión por:

leinadsajor

Vie, 12/07/2012 - 00:40
(escribí autoría por parte de Sherlock de Conan Doyle, sabrán perdonarme, o a lo mejor aceptarme, la oración)
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio