Publicidad
Piedad Bonnett 15 Dic 2012 - 11:00 pm

Otro país

Piedad Bonnett

Cuando en Colombia exclamamos, renegando, ¡qué país!, ¿en qué pensamos? Muy probablemente en su clase política, con su desidia de siglos y su corrupción y su ineptitud y su descarado desinterés del bien común.

Por: Piedad Bonnett

Pero también en un problema de idiosincrasia del colombiano, en su frecuente falta de respeto por el otro, en su picardía, en su indiferencia frente a los grandes problemas nacionales, en su poca capacidad de protesta. O en la crueldad de su violencia de años y años, en su inequitativa repartición de la riqueza, y en la falta de presencia del Estado en tantas zonas de Colombia. La lista es larga y muy seguramente la expresión intenta abarcar todas estas cosas; cuando nos quejamos, o nos indignamos, la palabra país es un saco que llenamos con todo lo que percibimos que anda mal en el país político y en la cultura que lo sustenta y que engendra nuestros peores vicios. A veces, en cambio, decimos ¡qué país! de otra manera: para alabar sus extraordinarios paisajes o la amabilidad y la diversidad de su gente. En este caso, infortunadamente, la lista suele ser mucho más corta. Sin embargo, la palabra país da cuenta de una realidad más amplia, que la mayoría de colombianos no conocemos verdaderamente, sobre todo porque en los últimos años nos fueron vedados muchos de sus caminos. Colombia, con sus infinitos matices y sus diferentes etnias y sus complejos problemas difícilmente nos cabe en la cabeza.

La palabra patria pareciera apuntar a otra cosa: a un legado que recibimos de nuestros antepasados, de nuestros padres, y que comprende una lengua que entendemos en todos sus guiños, a unas costumbres, a una naturaleza y a unas memorias compartidas por generaciones y generaciones. Lo malo es que la palabra, por muy manoseada que esté, se ha ido viciando. Y es que hay dos formas de interpretarla: la íntima, la entrañable, de la que se habla sin aspavientos y que nace del reconocimiento de un legado que mueve nuestros afectos; y la de los manuales escolares y los discursos de los politiqueros, hecha de retórica, de lugares comunes, de falsas exaltaciones. La patria de los símbolos vacíos y la mano al pecho, que sirve a los populismos y a las tiranías, y a los desbordamientos emocionales de las masas que se encienden y se apagan con idéntica facilidad. Y en cuyo nombre la historia ha cometido siempre atropellos.

Esta última manera de hablar de patria, de dolor de patria o de orgullo patrio me antipatiza. Y me causa desconfianza, porque casi siempre va cargada de mentira y burdo sentimentalismo. Y, sin embargo, debo reconocer que, así como otros se llenan de emoción patriótica cuando ven a Shakira cantando en Tokio o a Falcao metiendo goles en España, a mí se me agita el corazón con orgullo colombiano todos los años, cuando visito Expoartesanías. Porque ella, con su explosión de autenticidad, de tradición, de oficio, es, precisamente, síntesis del país. De otro país: del laborioso, esforzado, sensible, generalmente pobre, que se opone al país politiquero, al mafioso y violento. Porque nos acerca nuestras regiones y nuestras etnias, y nos permite apreciar, al lado de la pervivencia de unas tradiciones —el barniz de Pasto, las hamacas de San Jacinto, la cerámica de la Chamba—, el talento de lo nuevo. Y nos hace ver la belleza que abunda en el trabajo de pequeños talleres de familias, de agremiaciones, de cooperativas. La feria de artesanías ha ido ganando en rigor y en organización, y recorrerla es un verdadero placer. Nunca un eslogan estuvo mejor puesto: Aquí tejemos los sueños de todo un país.

TAGS:
  • 27
  • Enviar
  • Imprimir
27
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

COLOMBIANOINGENUO

Jue, 12/20/2012 - 19:31
Tiene razon doña Piedad, cuando maldecimos de nuestro bello pais, siempre nos referimos a esa caterva de malandros que nos han maldirigido por dos siglos!!! Por ese puñado de bandidos asolapados, los reales terroristas de eta nacion!!!
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Dom, 12/16/2012 - 22:49
Dinero y poder: "detrás de cada gran fortuna, hay un gran crimen": en Colombia la verdad de Balzac si que es recurrente: proviene del asesinato pero también de la especulación ejercida dentro del marco legal; se labra estafando financieramente. Símbolo de la culpa colectiva de Colombia, en especial desde el "Colombianos bienvenidos al futruo" con la inaguración de un nuevo país -del nuevo 'otro' país arrancado a la tradición bipartidista- el nuevo 'otro-país' definido por el Consenso de Washignton cumple, en este año del Tigre, 25 añitos.
Opinión por:

Si como no

Dom, 12/16/2012 - 21:22
País de m i e r d a
Opinión por:

Lucort

Dom, 12/16/2012 - 16:50
Se ha convertido en lugar común el considerar que en el país hay poca protesta, o se es indiferente. No se analiza que la UP fue casi exterminada, que el que protesta es desaparecido (56.000 o más), la persecución a los defensores de derechos humanos, a los académicos, a periodistas, etc. Se trae también como argumento el legado de nuestros antepasados olvidando que ha sido precisamente la tradición (desde la conquista, la Iglesia, los políticos, etc.) la que nos ha impuestos un país de inequidades, de analfabetismo, manipulación, de fanatismos. Y es precisamente este OTRO PAÍS (el "común", lo llama Antonio Negri en su libro Marx, la biopolítica y el común), artesanos, obreros, campesinos, estudiantes, artistas, etc., el que con sus luchas, sus contradicciones, ha permitido enriquecerlo.
Opinión por:

sincorruptos

Dom, 12/16/2012 - 21:37
Si por eso es que detesto a los guerrillos. Los torcidos con poder se escudan en sus fechorias para descuartizar y desaparecer a todo el que piensa diferente a ellos. Da la impresion que los guerrillos fueran coadyuvadores de los torcidos con poder. Ambos quieren poder para robarse el pais y el pueblo. Son la misma mierda podrida.
Opinión por:

Gregorio J

Dom, 12/16/2012 - 15:40
¡Claro!, en un "país" premoderno las artesanías son su representación, digna del programa de la tradición conservadora: latifundista, artesanal y católica. La patria de Exporartesanías es emblema de la retroutopía reaccionaria.
Opinión por:

rhinoceros

Dom, 12/16/2012 - 14:07
¡Bah! Si hasta la artesanía (y el folclor) la monopolizan unos negociantes puros que se quedan con toda la ganancia y explotan ese talento y esa "tradición" de la que habla la poeta (pregúntenle a los hijos del ex-pte). País: donde el vivo vive del bobo.
Opinión por:

Alejandro Vélez

Dom, 12/16/2012 - 13:23
Y da un poco de grima pensar en el artículo que escribió Héctor Abad para cantar las glorias del fallecido Julio Mario Santodomingo. ¿No fue un corrupto? En la Universidad de los Andes se hizo un estudio, y se puede leer en internet, sobre los negocios de este señor. Por qué, doña Piedad, son ustedes tan piadosos con los corruptos cuando éstos son caballeros de industria, comercio y finanzas?
Opinión por:

Alejandro Vélez

Dom, 12/16/2012 - 13:19
Por qué en Colombia cada vez que se habla de corrupción, se piensa solo en los políticos. No que ellos sean inmaculados ni mucho menos. Casi todos son además ineptos y cínicos. Pero pregunto: la clase empresarial es un dechado de virtud? Cuando, año tras años, vemos cómo se incrementan las ganancias de los bancos, desmedidamente, podremos confiar en que se trata de ganancias lícitas? Yo no creo. Y qué tal el sector de los empresarios agrícolas y ganaderos? Qué tal la joyita de presidente que tienen? Serán impecables? Cómo fue el cuento aquel de AIS? Muy bien que Felipillo esté en la cárcel, pero serían tan inocentes los que recibieron los subsidios? No fue la consabida manguala uribista del estado con los más ricos? Y qué decir de la forma como se han apoderado de las islas del Rosario?
Opinión por:

sincorruptos

Dom, 12/16/2012 - 17:31
Si. Asi es como opera la corrupcion de las grandes ligas. Amangualada con la oligarquia.
Opinión por:

sincorruptos

Dom, 12/16/2012 - 12:47
En Cocalombia no hay instituciones, en Cocalombia hay es mafia institucional. La ley es negociable. Quien tiene pagar por su violacion y quedar impune, esta en la libertad de hacerlo con los personajes que manejan el negocio de la justicia y la impunidad, respaldados por la mafia armada que a su vez es respaldada dizque por fueros.
Opinión por:

sincorruptos

Dom, 12/16/2012 - 12:48
Quien podra ser patriota en un pais de esta calanha.
Opinión por:

nuevafuerza

Dom, 12/16/2012 - 12:37
Para lo único que sirve la ciudadanía colombiana es para limpiarse el culo con ella. Sale uno al exterior y se da cuenta cómo nos ven desde afuera: como unos maleantes y con toda razón. ESTE PAÍS NO TIENE FUTURO PARA SU GENTE, SÓLO PARA SUS CORRUPTOS.
Opinión por:

sincorruptos

Dom, 12/16/2012 - 12:38
Eso es totalmente cierto. En Cocalombia quien no es torcido, no progresara nunca.
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Dom, 12/16/2012 - 12:08
"Otro país"... hasta que nos lo quiten del todo!
Opinión por:

sincorruptos

Dom, 12/16/2012 - 11:48
Y ahora los hijitos del No82 como que tambien dominan con patriotismo las artesanias de Cocalombia. En Cocalombia todo es mafia. La mafia de las artesanias, la mafia de las importaciones y exportaciones, la mafia de las zonas francas, la mafia de las centrales de abastos, la mafia de la cebolla, la mafia de la yuca, de la arracacha, etc,etc, etc,El pueblo entero tiene un nivel cultural y academico muy bajo a nivel mundial.
Opinión por:

sincorruptos

Dom, 12/16/2012 - 12:23
Cocalombia la narcodemocracia representativa de torcidos con poder para robar y matar en la impunidad mas antigua de A.L. es una sola mafia.
Opinión por:

manamuisca

Dom, 12/16/2012 - 11:29
El concepto de patria es untérmino de derecha-referida a Dios Patria y Hogar que implica sujeción a o´rdenes preestablecidos, los hegelianos de izquierda , menos Marx- lo reconceptualizaron al fortalecimiento de la sociedad civil para fortalecer el estado-Lasalle-en un aparato providente y garante de los procesos de desarrollo individual y social, formarse para ser libre, para ser propietario con responsabilidad social, para ser comerciante con ética convencional, eso es hacer patria po pais de lo contrarios es un romanticismo y manipulación para turistas en contra de los excluidos, como los indígenas, los campesinosa, los raizales, los rom, los afro, así cpmp el reconocimiento a los diversos géneros y sexualidades,Una patria no se cosntruye ni con emblemas, artistas o deportistas o leyes.
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Dom, 12/16/2012 - 12:04
Aquí es menester hilar delgadito: lo sacro es inseparable del ser humano por el hecho de no ser -que no somos- animales sin lenguaje. La patria es sagrada -conserva este carácter- sólo cuando está al servicio, es la ocasión insuperable, de RECONOCERNOS en el otro: el otro te reconoce, yo reconozco al otro; mutuo reconocimiento que trasciende lo simbólico y tiene efectos vinculantes: en la medida en que nos reconozcamos nos asumimos y nos respetamos como seres vivos. Lo sacro contiene las mejores maneras de reconocernos: sus fiestas (rituales) son legítimas y justificadas cuando nos unen. La patria no es esa cosa maculada por la voluble gloria&honor de los militares; es decir, la patria asumida como matriz sagrada 'se dá' o 'no se dá'. No debemos confundirla con la entelequia 'soberanía'.
Opinión por:

Boyancio

Dom, 12/16/2012 - 10:56
Cuando se come a lo bien sabroso, Doña Piedad, no hay cosa más orgullosa que la patria en sus encantos; pero cuando se come a disgusto lo que le tiren a uno una vez al día; vea, esa vaina le quita a uno todos los apegos de la podrida patria y lo que da es rabia de la sustanciosa, sea con odio en el empelle y la rabadilla.
Opinión por:

Alfredo O

Dom, 12/16/2012 - 10:56
Ese otro país se opone a la imposición de la estafa, mentira, corrupción y silencio. Ejemplo de ello es el portal www.plagiosos.org, constituido como un espacio de formación en derechos de autor y denuncia de plagios en Hispanoamérica. Ahi se denuncian los casos de plagio múltiple en las obras "Agroecología" (Práger y otros, 2002) y "Agricultura y ambiente" (Práger y Escobar, 2003), financiadas y editadas por la Universidad Nacional de Colombia, Sede Palmira, donde la impunidad y burla docente e institucional son la voz y conducta reinantes. Ante el silencio académico, el plagio docente es denunciado, cada vez con más pruebas, por un pequeño grupo de profesionales independientes, que se oponen al plagio como una farsa de producción intelectual parasitaria. Visite: www.plagiosos.org
Opinión por:

LADESPLAZADA

Dom, 12/16/2012 - 10:04
Por eso no creo en patrioteros ni patrioterismos, porque he comprobado que en el caso de Colombia, ese "sentimiento" patriotero lo usó el mas grande criminal que haya tenido la historia de Colombia y sus ilegales seguidores...Tambien la usan los militares asesinos, mientras bombardean pueblos enteros, (dizque reductos guerrilleros) matando campesinos, con el raído cuento de que todo los hacen "por salvar la patria"...puuff!
Opinión por:

LADESPLAZADA

Dom, 12/16/2012 - 09:55
A mí también me caen muy mal esas palabras: "Dolor de Patria", "orgullo patrio", porque fueron las palabrejas que más usó el Ex, (mientras su ponía su manito hipócrita en la roca que tienen por corazón) y con las cuales explotó y exacerbó los sentimientos de unos cuántos ignorantes, corticos de mente y de espíritu, mientras masacraba a una gran parte del pueblo colombiano....Ese enano maldito, PROSTITUYO las que podrían ser unas hermosas palabras.
Opinión por:

Julio Herrera

Dom, 12/16/2012 - 09:46
Excelente artículo, aunque un poco cargado de romanticas utopías, pues es evidente que los productores de bellas artesanías son mas comerciantes que artesanos, puesto que sus productos son solo su "modus vivendi" en el que solo cuenta el lucro y no el arte. Las artesanías, aunque admirablemente bellas, son sólo uno de tantos medios del "rebusque", en los cuales cada uno es artista a su manera. Nuestros políticos, por ejemplo, son verdaderos maestros en el arte de la corrupción. No es exajerado afirmar que Colombia es un bello país, ...lo único malo es que está lleno de colombianos.
Opinión por:

Boyancio

Dom, 12/16/2012 - 09:31
¿Te parece poco, mujer, que vengan de Europa y nos vuelvan ripio y alfandoque nuestra cultura nativa, y para rematar, traen al negro y lo ponen a fritar y no le pagan na?. El privilegio sigue vivito y tu ya sabes como, pues si hay colegios privados para la alta distinción, sea de alcurnia, y a los de abajo les quiten el tiempo del aprendizaje en maricadas religiosas, no crea sumercé que la cosa se arregla de buenas a primeras. Manda para pagar los servicios, no es tu obligación, yo sé; pero colabora, que la vaina está muy, pero muy mala, y a ti te sobra algo, niña, deja la cujidera.
Opinión por:

emachado

Dom, 12/16/2012 - 09:01
Dos determinantes explosivas de nuestra cultura han sido la droga y la religión. La droga con su poder corruptor que no requiere un análisis erudito para saber el enorme daño que ha producido y la moral cristiana de convertir en "buenos y malos" los dos bandos donde se puede militar. Naturalmente tienen un caldo de cultivo propicio que es un estado ineficiente y aún peor, un estado inexistente. En el preciso momento en que un Colombiano se ve obligado a defender desde sus ideas hasta su integridad obrando con sus propias manos, en ese momento estamos construyendo al ciudadano desobediente que por indefección se ve obligado a romper con los límites morales y éticos. Que esperanza puede tener un Colombiano promedio con un congreso o unas cortes como las existentes?
Opinión por:

Ivan Alviar

Dom, 12/16/2012 - 09:00
Lastima que los pequeños artesanos no tengan el dinero para pagar los costosos stands que les pretenden vender los dueños de Expoartesanias en lugar de promoverlos para que realmente pudieramos deleitarnos con tanta creatividad nativa y natural que se nos es vedada y les genera hambre por no tener donde vender sus creaciones en esta navidad y en tantas otras
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio