Publicidad
Darío Acevedo Carmona 16 Dic 2012 - 6:21 pm

Fuero militar y relativismo jurídico

Darío Acevedo Carmona

A nadie con mínimo sentido común se le ocurriría negar que en la violencia sufrida por Colombia en las últimas décadas, todos los que tienen que ver con ella, desde posiciones institucionales o por fuera, han incurrido en violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario.

Por: Darío Acevedo Carmona
  • 12Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/columna-392732-fuero-militar-y-relativismo-juridico
    http://tinyurl.com/kqawrb2
  • 0

Este consenso tiende a diluirse cuando se busca establecer el origen de las arbitrariedades, la responsabilidad individual u orgánica, los deberes que cada quien está obligado a cumplir, la justeza y la legitimidad de quienes se han enfrentado y los intereses y valores que se defienden.

El debate librado en torno al proceso de discusión y aprobación del proyecto que pretende restablecer para la Fuerza Pública y sus integrantes el fuero militar es un buen ejemplo sobre lo dicho. No está en la pretensión de estas notas incursionar en los contenidos del proyecto próximo a convertirse en ley de la República. Sin embargo, considero de vital importancia referirme a algunas posiciones que afloraron sobre el polémico asunto.

Por ejemplo, llama la atención el fuerte y sistemático lobby adelantado por la burocracia de los derechos humanos a nivel nacional e internacional, esgrimiendo una actitud totalmente hostil al otorgamiento del fuero militar, con amenazas veladas y abiertas de sanciones para el estado colombiano en caso de aprobarse. Se llegó a afirmar, en lo que constituye un exabrupto jurídico, que el estado nacional podría ser llevado ante la Corte Penal Internacional, desconociendo adrede que dicho organismo tiene a su cargo el juzgamiento de individuos y no de los estados. La Federación Internacional de los Derechos Humanos FIDH, Human Rights Watch HRW, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH -prejuzgando- en el plano externo, junto con colectivos y asociaciones de abogados litigantes en la materia y varios expertos en derecho internacional desde sus columnas en la prensa, dieron a entender que el fuero militar significa, en Colombia, una puerta abierta o patente de corso a la impunidad de los militares en el conflicto armado.

Dicho razonamiento se inspira en la imputación contra la Fuerza Pública de ser, como institución, violadora de los derechos humanos y del DIH, desconociendo que los gobiernos y ella misma han admitido que miembros o unidades han cometido atropellos y crímenes en el marco de la confrontación y que la justicia civil ha podido, en el ambiente de parsimonia e ineficiencia que le es característico, armar procesos y condenar a varios oficiales de alto y medio rango y a numerosos suboficiales y soldados.

Se detecta un claro prejuicio ideológico con interese políticos en contra del actuar de las Fuerzas Armadas. Ello significa la violación de varios preceptos judiciales por parte de quienes se autoproclaman defensores del rigor con que se debe aplicar la justicia. El primero es el relacionado con la presunción de inocencia que cobija a todas las personas, y muy especialmente, a los integrantes de la fuerza armada estatal, en tanto actúan con la investidura legal del estado de derecho, y bajo juramento de defensa de la ley, el orden, la libertad, la democracia y la justicia. No se puede decir lo mismo de organizaciones irregulares que se proponen subvertir o destruir o desfigurar o destrozar esos valores. De suerte que si algún soldado o policía viola su juramento y compromiso será sujeto de investigación y castigo. Los enemigos del fuero, de entrada, afirman que es la institución armada del estado como tal la que delinque, la que tiene una política de violación de los derechos humanos.

El mismo discurso que aplicaron para juzgar a dictaduras latinoamericanas donde sí se adelantó una política de estado violatoria del derecho internacional.

De la negación del principio de inocencia y el desconocimiento de la investidura legítima de los soldados se desprende la desconfianza, perse, sobre la fuerza armada. Durante el debate, el argumento más socorrido de los humanitaristas consistió en sostener que los militares harán mal uso del fuero, así este sea tan recortado, como lo sostienen algunos analistas que dicen que el aprobado empeora las condiciones de protección jurídica que reclama la tropa.

En cambio, los enjundiosos enemigos del fuero militar guardaron absoluto mutismo cuando el Congreso de la República aprobó la ley marco para la paz que ofrece de antemano impunidad a las guerrillas, reducción considerable de penas y excarcelación a los responsables de delitos de lesa humanidad, sin la exigencia de confesar la verdad y reparar a las víctimas. En ese caso brilló por su ausencia el rigor jurídico. Por el contrario, fue mucha la tinta derramada para justificar la vuelta de tuerca de las normas y la manipulación burda para justificar el relativismo jurídico.

Relativismo que se hace evidente, por ejemplo, cuando los mismos opositores al fuero son los que llaman respetar los fallos de la justicia internacional -refiriéndose al fallo de la Corte de La Haya sobre el archipiélago de San Andrés- a la vez que argumentan en favor de no acatar las normas de la Corte Penal Internacional o atenuar su rigor para que las guerrillas sean objeto de perdones, amnistías, indultos y favorabilidad política.

Con razón, se comprende, el por qué las organizaciones humanitaristas opuestas al fuero militar, con contadas excepciones, como HRW, nunca o casi nunca se refieren a los crímenes de las guerrillas, nunca hacen campañas contra sus violaciones a los derechos humanos, por qué los consideran, a contrapelo de la comunidad europea, como alzados en armas con motivaciones altruistas, por qué no les piden cuentas y no critican su rechazo a acoger el DIH y más bien se dedican a elaborar teorías sociopolíticas sobre las causas objetivas y estructurales de su existencia.

En el conflicto armado, que se libra también en el frente jurídico, la institucionalidad está perdiendo la batalla. El estado colombiano y su fuerza armada sufren el estigma y el desprestigio en el plano externo, se reciben amenazas y la Fuerza Pública queda en condiciones desventajosas.

Darío Acevedo Carmona

  • 12
  • Enviar
  • Imprimir
12
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

HOLARUNCHOS

Lun, 12/17/2012 - 17:11
LA AMPLIACUION DEL FUERO MILITAR............ OBEDECIO ..A LOS MONTAJES DE LOAS AUTO LLAMADOS DEFENSORES DE LOS DERECHOS HUMANOS...Y SUS ESBIRROS INFILTRADOS EN AL RAMA JUDICIAL Y AL FISCALIA....CASO REALES Y CONCRETOS ..LAS INVESTIGACIONES POR EL PALACIO DE JUSTICIA..EL GENERAL DEL RIO......Y HASTA LOS FALSOS POSITIVOS........ DONDE LOS VUELTEROS DE SOACHA...VAN A SALIR CONVERTIDOS EN.... "CIUDADANOS DE BIEN",.
Opinión por:

HOLARUNCHOS

Lun, 12/17/2012 - 17:08
ASI COMO COLOM,BIA A TARVES DE AL DIOPLOMACIA LOGRO HACER DECAKR COMO TERORISTAS A LOS CRIMIANLES DE LAS NARCO FARC...... CON ESA MISMA DIPLOMACIA DEBE DECIRLE AL MUNDO..QUIENES SON EN REALIDAD LOS AUTOLLAMADOS..."defensores de los derechos humanos"; UN POCO DE CRIMINALES REINSERTADOS, PORQUE ES QUE EN COLO,BAI, CERIMIANL QUE SEV RESPETE......... FUNDA SU ONEG...... Y SE AUTO PROCLAMA ............ MONJITA DE LA CARIDAD...... MARTIR DE LA DEMOCRACIA......... Y DEFENSOR DE LOS DERECHOS HUMANOS.......DAR NOMBRES COMO LOS DEL HAMPON ALIRIO URIBE MUÑOZ..RESULTA HASTA INOFICIOSO....... PORQUE TODOS ESOS FIFUEPUTAS... TIENENLA MISMA CUADRICULA....
Opinión por:

Gonzalvo

Lun, 12/17/2012 - 14:36
Que falta de argumentos o pobreza de ellos para contradecir , la de los mamertos de este foro y ante la falta de aquellos , optan por el insulto; más acertado y claro no habría podido estar el Profesor Acevedo.
Opinión por:

positivo falso

Lun, 12/17/2012 - 12:08
Dario acevedo carmona=sepulcro blanqueado. Ojala le hubieran asesinado a un hijo en uno de los falsos positivos y luego viera a los criminales siendo homenajeados y ascendidos de rango haber que decia este paramilitar cobarde.
Opinión por:

el palabrista

Lun, 12/17/2012 - 10:35
La estrategia retórica que usa el columnista para plantear su posición es bien conocida: presentar al victimario como víctima. Desde los tiempos de Bermeo, cuando éste traiciona a Galán, la historia de este país no ha hecho sino acumular hechos que muestran que la desconfianza hacia la institucionalidad legal (que no legítima) es racional. Son hechos que se repiten tozudamente que permiten explicar la natural desconfianza que muchos sectores de la población (armados y no armados) sienten frente a sus FFMM. Desde la traición a Guadalupe Salcedo, hasta los asesinatos de Estado, mal llamados falsos positivos, pasando por el asesinato de un grafitero, habrá motivos racionales para desconfiar.
Opinión por:

jaime m arb.

Lun, 12/17/2012 - 10:04
"El Estado colombiano y su fuerza armada sufren el estigma y el desprestigio" mientrs los falsos defensores de Derechos Humanos llenan sus bolsillos con los dineros de fallos que conceden cuantiosas indemnizaciones al converir los delitos cometidos por delincuentes narco terroristas en CRIMENES DE ESTADO. Esa es la razon de sus criticas infundadas y temerarias que acogen juristas corruptos para lucrarse y politicos como IVAN CEPEDA CON SU COMBO DE ESQUILMADORES DE ERARIO,QUE AMENAZA CON DEMENDAR LO INDEMANDABLE SOLO PARA SENMBRAR DUDAS ENTRE LA GENTE DE BIEN QUE NO MIRA CON LOGICA LOS PROBLEMAS. La Justicia o mejor algunos Magistrados y Jueces comulgan con los criterios sesgados en contra de nuestras instituciones con los mismos fines de lucro sin importarles para nada LA HONRA MILITAR.
Opinión por:

Contradictor

Lun, 12/17/2012 - 10:38
Como me gustaría que a este hijo de la gran puta le hubiesen asesinado un hijo para presentarlo como un falso positivo.
Opinión por:

solesporventanilla

Lun, 12/17/2012 - 09:55
Todo un panfleto barato.
Opinión por:

Tacito

Lun, 12/17/2012 - 09:48
Les arde a la caterva de marx-mamertos de la izquierda criminal Farcrim-Eln, felicitaciones Colombia, solidaridad y agradecimiento a nuestras valerosas y abnegadas Fuerza Armadas, tan injusta y alevemente perseguidas por los cómplices de los narcoterroristas brazos armados de la izquierda criminal infiltrados en abyectas y prevaricadoras cortes y fiscalías. De reconocer esta acto de sensatez ´de nuestro congreso, y agradecimiento al Canal Institucional que con sus transmisiones nos permitió identificar y apreciar la calaña de los enemigos de Colombia, la plaga marx-mamerta de ongs internacionales defensoras de los terroristas, también infiltrada en nuestras cortes, fiscalías y en el Congreso como se vio en los falsos Cristos, Benedetis y otros paraterroristas descendientes parásitos de aparecidos inmigrantes. .
Opinión por:

Contradictor

Lun, 12/17/2012 - 10:35
La opinión de este paramilitar si tendrá credibilidad en este foro?
Opinión por:

filokiller

Lun, 12/17/2012 - 08:23
Los que estan mas preocupados por que la fuerzas armadas tengan fuero especial son los que han llevado a los militares a delinquir; saben que si los militares van a la carcel por toda esa cantidad de procesos biertos por los falsos positivos ,los militares terminaran habando de donde vino la orden. cacumen, cacumen como dice suso. para que necesita el gobierno un fuero para los militares cuando esta negociando un tratado de paz con la guerrilla.
Opinión por:

Boyancio

Lun, 12/17/2012 - 03:48
Lo que se desea en la derecha, con la proteccion en fuero blindado, es que los paramilitares dejen las armas y su trabajo sucio lo puedan hacer los ejércitos de la legalidad uniformada, namá. Y de ñapa, sea de cantonera, sacar de la guandoca a sus mejores soldados: Rito Alejo, Plazas, Cara de ñeque, el Puya sapo, el Torturador de Oriente, y otros de la misma cañaña.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio