Publicidad
Pascual Gaviria 25 Dic 2012 - 11:00 pm

Rabo de Ají

Drama místico

Pascual Gaviria

Mucho antes de entrar en olor de santidad, la Madre Laura Montoya fue protagonista de un escándalo novelesco en Medellín.

Por: Pascual Gaviria

El matrimonio, la vocación religiosa, la educación de las niñas de bien y el fanatismo agitaron el pequeño barco de la villa. En el medio de la tempestad de rumores, arengas y cartas estaban los novios en vísperas, Eva Castro y Rafael Pérez, y la Madre Laura Montoya, madrina de la futura boda y maestra preferida de la novia: una joven pálida y delicada de ánimo, voluntariosa y retraída, perfecta para llamar a la muerte en un poema romántico.

Eva Castro desdeñaba los bailes y otros eventos de sociedad, su pretendiente no tenía muchas posibilidades distintas del secreto al oído privilegiado de la preceptora. Incluso el Sí definitivo debía entregarse por interpuesta persona. Luego de un paseo a Robledo donde Rafael “le precisó a Eva sus aspiraciones”, ella dijo que sólo durante la siguiente semana le daría respuesta. La Madre Laura fue encargada de darle la buena nueva al ansioso joven: “Señorita, si Rafael viene a pedirle una respuesta mía, dígale que sí”, le dijo Eva a su guardiana de fe. No digamos que todo estaba consumado, pero estaba cerca. Se fijó la fecha, se bendijeron las argollas y de pronto, días antes de la ceremonia, la joven anunció el deseo de “retirar su palabra”. Su resolución tenía visos de arrebato místico: “antes de consumar su sacrificio —así llamaba su enlace— creía tener el valor suficiente para ver muertos a todos aquellos a quienes amaba”. Las primeras acusaciones contra la Madre Laura llegaron de la familia Castro. La maestra abnegada era ahora una fanática que torcía el ánimo de las jóvenes con la unción de saliva venenosa, sermones contra el matrimonio, promesas místicas y otras hierbas de convento. Los murmullos crecieron al paso de la monja y muy pronto eran gritos y burlas de los emboladores. Las familias comenzaron a sacar sus niñas del Colegio de la Inmaculada —que dirigía la Madre Laura— antes de que se quedaran mirando al páramo y despreciaran los halagos de sus pretendientes. Los periódicos de izquierda la pusieron en su hoguera y la Madre procedió según sus saberes: calentó un cuchillo al rojo vivo y se grabo con él una cruz en el pecho. Una defensa íntima contra sus enemigos y una confirmación de las locuras extáticas rondaban su cabeza.

Todo habría quedado en el revuelo pasajero de un pueblo que por pugnas ideológicas y gusto por las habladurías terminaba graduando de bruja a una de sus maestras de confianza. Pero el escritor Alfonso Castro, hermano de Eva, decidió publicar una novela para ventilar su versión de la historia. En 1903 circuló Hija espiritual. Estaba muy claro que la señorita Adela, la desbaratadora de matrimonios, no era otra que la Madre Laura Montoya. En principio sus superiores le pidieron silencio, era cuestión de dominar el orgullo. Pero cuando la espuma y la bilis estaban cerca del atrio de la Catedral la instaron a defenderse.  La Madre Laura escribió entonces una larguísima carta abierta al doctor Alfonso Castro. Tomás Carrasquilla sirvió de escribano, editor y mentor dialéctico. Tanto que la carta figura en sus obras completas aunque al final tenga la firma de la recién santificada.

Las cerca de veinte páginas están llenas de inteligencia y preguntas sobre la educación de las mujeres y el difícil tránsito de las solteras en una sociedad que era a su vez una fábrica de esposas obedientes. En últimas la monja reivindica el derecho a encerrarse sin quebrantar ninguna ley social ni natural “¿No es cierto que representamos nuestro papel de bestias chasqueadas e inútiles con demasiada mansedumbre?”. Terminé por darle toda la razón.

  • Pascual Gaviria | Elespectador.com

  • 24
  • Enviar
  • Imprimir
24
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

unamunemonos

Dom, 12/30/2012 - 13:33
Antioquia recibio la canonizacion de la Madre Laura, gran defensora de los mas golpeados y humillados, con el asesinato, en las calles de Medellin, de un lider indigena, el papá del Alcalde, detenido por crimenes de lesa humanidad, Gobernador y Alcalde, apalancados por un deltio electoral, Hector Abad con una columna del talante sicarial propio de un enemigo de los derechos humanos, Pascual Gaviria, con un texto con olor a cloroformo.
Opinión por:

domingos da guìa

Jue, 12/27/2012 - 19:28
Creo que el gesto de la madre Laura reseñado en el artículo es bueno y único en el país colombiano de principios del siglo XX, rezandero, machista, y casi feudal, pero esta canonizaciones poseen un tinte polìtico, es controversial que sean canonizados sacerdotes como Escriva de Balaguer y su polémico Opus Dei, que mas pareciera un movimiento de poder, o si no estoy mal, se estudien para esta instancia casos como el el papa Pio XII, cuyo papel en la II GUERRA mundial aún es motivo de duda por su extraordinaria pasividad, el no haber mostrado de frente desacuerdo con las acciones de Hitler, incluso haberse reunido con èl cuando era arzobispo de Munich y rumores de haber ayudado solamente a familias judias pudientes, ojalà que el que sea santo lo merezca, no solo por cuestiones politicas
Opinión por:

Margarito Cedeño

Mie, 12/26/2012 - 22:37
Mi madre muerta me hizo el milagro de ser visionario.
Opinión por:

Margarito Cedeño

Mie, 12/26/2012 - 22:34
Lo que da es risa; decir que la primera santa colombiana es Laura Montoya, cuando han habido mujeres santas sin necesidad de pertenecer a las ordenes religiosas, si eso era lo que sabían hacer las mujeres feas y tristes. Solo un milagro, y bien discutido, y la leyenda de que ella castraba niñas indígenas, poco importa por ser leyenda o fábula.
Opinión por:

Estrella de la mañana

Mie, 12/26/2012 - 20:20
Que pena, con este columnista, no veo el escandalo por ningún lado, que una mujer quiera entregar su vida a Dios, no debe ser motivo de escandalo, y que pena que no resalto lo mas esencial de la vida de esta gran mujer, que en vida se entrego por amor y sacrificio a las demás personas, especialmente a los indigenas, a quien les entrego todo su ser, en nombre de Dios. Perdone, pero usted tiene una visión algo corta y miope de la vida, señor Pascual, pidale a Dios que le de luz, para que sepa descubrir lo bello de la vida, y de las demás personas, y que su luz ilumine su corazón.
Opinión por:

comunyque

Mie, 12/26/2012 - 15:12
endenantes dos caminos habían para las jóvenes: el matrimonio y el convento, la madre Laura solo interpretó una tonada de la época defendiendo el "derecho" de no escoger el matrimonio. Aún en los tiempos actuales muchos cerebros no aceptan la necesidad de que la mujer desarrolle un papel diferente a los que el estereotipo social les heredó...
Opinión por:

Wilfredo Fernández Vidal

Mie, 12/26/2012 - 12:01
En la primera lectura de este artículo me quedé azul: no entendí nada. Voy a ver si puedo entender algo en la seguna, siempre y cuando El Tiempo me lo permita, pues, en la hora de El Espectador no pude. No entiendo por qué quienes escriben para personas comunes lo hacen de forma tan enredada o sofisticada. Tengo 55 años leyendo, y sin ninguna vergüenza reconozco que este señor me ha hecho dudar de mi competencia lectora. No quiero hacer como la partera mala que, cuando se le complica el parto, le hecha toda la culpa al culo, que es lo que tiene más cerca... No, asumo mi responsabilidad y procuraré aprender a leer mejor.
Opinión por:

tlazllama

Mie, 12/26/2012 - 20:22
pues sí don Fernandez... yo lo veo más claro que el agua... (o le explico qué es lo que está más claro que el agua???)
Opinión por:

karissa

Mie, 12/26/2012 - 13:50
Hay muchos que leen estupendamente pero no tienen comprensión de lectura...
Opinión por:

Ewar Gordillo

Mie, 12/26/2012 - 13:10
No se preocupe Sr. Fernandez que yo no perdi el tiempo yendo hasta el final, solo lei los dos primeros parrafos y no supe hacia donde iba. En fin, a muchos les gustan los chismes asi sean mal contados y enredados.
Opinión por:

Lira.

Mie, 12/26/2012 - 11:30
Que Dios tenga en su gloria a la Madre Laura. ¿que seria de este mundo sin las personas que se atreven hacer el cambio?
Opinión por:

karissa

Mie, 12/26/2012 - 13:58
Cuál fue el cambio protagonizado por la madre Laura, ¿que pasó de vida a muerte?. El hombre es energía y ésta puede obrar cambios. El cerebro es poderoso y podemos ver, oír, y hacer lo que queramos como sanarnos, enfermarnos, progresar o no, y hasta morirnos...
Opinión por:

carane

Mie, 12/26/2012 - 10:26
TIENE RAZON EL OPINADOR CUANDO DICE QUE SI EL PACIENTE SE SALVA FUE POR LOS REZOS, PERO SI SE MUERE ES CULPA DEL MEDICO. LA VERDAD ES LA IGNORANCIA MEDICA, HUMANA Y ESPIRITUAL, LA QUE HACE QUE LA GENTE CREA EN UNA RELIGION COMANDADA POR VIOLADORES DE NIÑOS, Y LADRONES DE CUSTODIAS. ETC. COMO DICEN LOS PAISAS GAS DE RELIGION.
Opinión por:

Acróbata Sobreviviente

Mie, 12/26/2012 - 10:21
¡Ah, paisorros! Viven pendientes de unas maricadas...
Opinión por:

Jotaria

Mie, 12/26/2012 - 09:33
Nunca faltan los perros que ladren a la luna. La mala fe del opinador parte de considerar que el matrimonio, la vocación religiosa, las promesas místicas y las "otras yerbas de convento" son, apenas, objeto de burlas callejeras y que lo que sí vale la pena, y contiene la verdad, es cualquier folletín de garito que, discurre, le puede ayudar a sobrellevar su pobreza espiritual y sus conflictos interiores.
Opinión por:

Gjaimesepulveda

Mie, 12/26/2012 - 11:28
Sería bueno que hiciera una re-lectura de la columna y se daría cuenta que quien escribe en ningún momento está emitiendo una opinión o consideración propia, está "contando" como la gente en su momento tomó el asunto. Leer requiere entender lo que se lee.
Opinión por:

leinadsajor

Mie, 12/26/2012 - 08:32
Debo decir que de nuevo la columna está muy bien hecha. Sin embargo, considero que el espacio de opinión es tan corto que más le convendría una crónica, pues los detalles del tiempo en el que vivió la monja, dan para toda una historia más completa que la que nos muestra aquí.
Opinión por:

rabil

Mie, 12/26/2012 - 07:46
Próximamente: Los Milagros de Uribe, escrito por José Obdulio.
Opinión por:

karissa

Mie, 12/26/2012 - 07:13
¿A cuántas personas curaría en vida la madre Laura? En la Biblia se lee algo muy cierto: Porque los que viven saben que han de morir; pero los que mueren nada saben,ni tienen más paga porque su memoria es puesta en olvido. También su amor, y su envidia fenecieron ya, y nunca más tendrán parte en lo que se hace debajo del sol. (Eclesiastés 9-5-6). Los médicos que trataron al colega sí están vivos., pero a éste doctor le pasa lo del cuento: Si lo salvó fue la Virgen y si se murió fue el médico.Gabriel García Márquez dijo: 'El fanatismo es la mda del alma'
Opinión por:

leinadsajor

Mie, 12/26/2012 - 11:44
Fanático del poder. Fue tan amigo de Castro, como de Clinton. Y según Uribe, fueron íntimos.
Opinión por:

sintropel

Mie, 12/26/2012 - 09:53
Ala, y gabito es fanático de que?
Opinión por:

leinadsajor

Mie, 12/26/2012 - 08:18
Osea que Gabito debe estar lleno de mierda!
Opinión por:

Boyancio

Mie, 12/26/2012 - 06:22
No tengo la facultad de entender de una todo el barullo, sumercé, pero lo que sí le digo que es una bobada, creer que después de muerta una persona, a la gente se le diga que está en un lugar determinado. ¡si muerto al hoyo, gusano in redentis et! dice el refranero del Alto Andagoya, y dejemos la pendejada de ese tamaño, pues nada de raro tiene que esté con Laureano Gómez y Castaño, su paisano.
Opinión por:

carane

Mie, 12/26/2012 - 05:46
EL MEDICO QUE DICE QUE FUE "CURADO" POR LA MADRE LAURA, DESCONOCIO EL TRATAMIENTO QUE LE HICIERON LOS MEDICOS ESPECIALISTAS PARA SU ENFERMEDAD. QUE LUJO DE "COLEGA" DEBE SER ESTE TIPO, CUANDO DICE QUE LOS MEDICOS QUE TRABAJAN CON EL NO SIRVEN PARA NADA Y QUE LO CURARON FUERON LOS REZOS. ESTE TIPO DEBE LEER ESTA COLUMNA PARA QUE SE DE CUENTA QUIEN ES REALMENTE LA MADRE LAURA.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio