Publicidad
Mauricio García Villegas 11 Ene 2013 - 11:00 pm

La superioridad del 'Homo sapiens'

Mauricio García Villegas

Las águilas tienen una vista diez veces más poderosa que la de los humanos, el olfato de un perro es unas cincuenta veces más eficaz que el de un hombre y las ballenas y los elefantes oyen miles de veces mejor que una persona. No obstante, por el hecho de ser racionales, los seres humanos nos consideramos superiores a los animales.

Por: Mauricio García Villegas
  • 36Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/columna-396205-superioridad-del-homo-sapiens
    http://tinyurl.com/cqnxwly
  • 0

Pero nuestra racionalidad, lo mismo que nuestra vista y nuestro olfato, tiene limitaciones. Sólo funciona bien en lapsos de tiempo cortos y en espacios limitados. Nos ayuda a sobrevivir como individuos, incluso como partes de un grupo, pero nos traiciona cuando la supervivencia se vuelve un asunto planetario o intergeneracional.

La mejor ilustración de lo que digo está en la manera como explotamos los recursos comunes escasos. Cuando hacemos uso de, por ejemplo, el aire, los bosques o los mares, quedamos atrapados en una lógica que conduce a su destrucción. Garrett Hardin describió ese fenómeno como la “tragedia de los comunes” y para ello puso el ejemplo de varios pastores que llevan su ganado a un potrero de uso público. Cada pastor sabe que el potrero sólo soporta un número determinado de vacas y que más allá de ese número, debido al sobrepastoreo, el potrero se va deteriorando. No obstante, impulsados por su racionalidad codiciosa, cada uno lleva una o varias vacas de más al potrero buscando beneficios adicionales y haciendo que los perjuicios del sobrepastoreo sean asumidos por el grupo. El problema es que, como todos actúan así, el potrero se agota a la larga y todos salen perdiendo. La racionalidad inicial se convierte en una viveza boba.

Lo mismo les pasa a los pescadores de los ríos. Como los peces no son de nadie (son de todos), el pescador sabe que si no los pesca hoy nada le garantiza que otro no se los lleve durante la noche y que mañana no haya nada que pescar. Con esa lógica, cada uno intenta sacar el mayor provecho posible, lo cual acarrea la sobreexplotación del río. La misma tragedia de los pastores y de los pescadores ocurre hoy a nivel planetario con la expulsión de carbono a la atmósfera (origen del calentamiento global) y con la sobreexplotación de los mares. Los gobiernos de los países reproducen la misma mentalidad miope y egoísta de los pastores, la cual los conduce, en el largo plazo (ya no tan largo) a perderlo todo. Las grandes potencias son las primeras en alimentar esta tragedia: los Estados Unidos sobreexplotan el planeta porque saben que lo que dejen de explotar será apropiado por China, y viceversa.

Somos como cangrejos atrapados en una vasija. Cada vez que uno está a punto de escapar del recipiente, el otro lo jala hacia abajo. La colaboración, con un mínimo esfuerzo, los habría salvado a ambos; pero su lógica individual los condena al agotamiento y a la muerte.

A pesar de tener racionalidad (o quizás debido al tipo de racionalidad que tenemos) no hemos podido encontrar la manera de garantizar la supervivencia del planeta y, con ella, la nuestra. Es cierto que hay propuestas valiosas para escapar a la tragedia de los comunes (Elinor Ostrom, premio Nobel de Economía, propone algunas de ellas), pero son todas muy locales, difíciles de aplicar y siempre chocan con el muro infranqueable del interés nacional de los países.

El hecho es que si no encontramos pronto una solución pasaremos por el mundo no sólo como una especie que sucumbió, sino como la única que, en ese fracaso, trajo consigo la destrucción de todas las demás. ¡Valiente superioridad la del Homo sapiens!

  • 36
  • Enviar
  • Imprimir
36
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

filokiller

Sab, 01/12/2013 - 18:16
exelente colunna lo felicito.
Opinión por:

ccdc

Sab, 01/12/2013 - 17:07
El ser humano es muy hábil y algo racional... pero lento. Como referencia, la actual y muy imperfecta democracia que se inventaron en Grecia hace tres mil años... pervertida por completo en el capitalismo. Con esos antecedentes, puede pronosticarse que en otros tres mil años, tampoco habrá una democracia muy superior.
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Sab, 01/12/2013 - 17:03
Tengo un querídisimo amigo que pertenece a un grupo religioso parroquial (pequeña comunidad), un bogotano chusquísmo de verdad acerca del cual jamás intentaría siquiera un sarcasmo. Hombre noble y abnegado padre de familia pero vendedor de una empresa productora de empaques de plástico e icopor. Vendedor nacional, para más señas. Con esto quiero llamar la atención a esta honda contradicción entre los ciudadanos colmbianos de bien, creyentes no fundamentalistas, guerreros de la vida que levantan su familia a punta del más colombiano de los rasgos antropológicos: la berraquera dentro de lo legal. Y he aquí el profundo desgarramiento: Pablo en Corintios: " 10:23 Todo es lícito, pero no todo es de provecho; todo me es lícito, pero no todo edifica". Mauricio escribe casi en abstracto (válido)
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Sab, 01/12/2013 - 17:16
y por eso es necesario aterrizarlo en suelo de plátanos y maiz de Colombia. La vida de consumo (como la que nos hable el universal Zygmunt Bauman) incluye esa "invisible" parte de la contratación predispuesta en la que el consumidor se adhiere de la manera más vergonsoza incosciente (reptiliana). Me tomo una hp coke ¿¡y qué hijueputas me importa adónde van a parar las in-biodegradables envase y la tapa? ¡Me como con esposa y mis cachifos de 6 y 9 años toda la comida chatarra que me cabe y al final, y toda la parafernalia de icopor, plástico, servilletas, sobrecitos de salsas, vasos de papel parafinado y cubiertos desechables me importa un soberano culo qué lugar van a ir ensuciar! Acepto como ineluctable la ecuación Existir=cagarse en el planeta, en Medellín, for example. Pa' qué homos!
Opinión por:

elquetieneojosve

Sab, 01/12/2013 - 16:47
La razón provee las herramientas para obrar y para evaluar los defectos de lo obrado. Cuando no se aplica el remedio no es culpa de la razón sino de la sinrazón.
Opinión por:

el palabrista

Sab, 01/12/2013 - 14:25
Hay dos tendencias en la ciencia de vanguardia que resumen la actitud del sapiens frente a su supervivencia. Una, la ultratecnológica, liderada por el físico cuántico David Deutsch que detalla en su libro La estructura de la realidad. Cercana a Matrix, Deutsch argumenta que si el Sapiens desea prevalecer necesita apropiarse de toda la energía disponible en la galaxia para crear una máquina cuántica capaz de crear una realidad virtual, claro estamos muy lejos de esta posibilidad. La segunda, sistémico-ecológica, debida a Frijiot Capra en su libro La trama de la vida nos alienta a observar los procesos naturales-comunitarios y aprender de ellos para una autoregulación compartida y solidaria.
Opinión por:

leinadsajor

Sab, 01/12/2013 - 12:20
Una columna mediocre. En el aspecto científico es imprecisa y mentirosa. La racionalidad de los seres humanos no es en ningún caso tan común (Véanse los trabajos de Daniel Kaneman, premio nobel de economía del 2002), porque el análisis de las probabilidades es para el ser humano especialmente complicado (las ratas lo hacen mejor que nosotros); Un ejemplo de ello es el problema de Monty Hall . Sin embargo, en cuanto a otras ramas del conocimiento, los seres humanos presentan una gran intuición, cómo en la geometría, o el razonamiento mecánico...Presentado así, como el autor lo hace, cabría preguntarse si la ambición de los pastores, no los llevaría a solucionar el problema del agotamiento de los recursos, eventualmente, y poder así alimentar a una población mayor, o desistir de seguir...
Opinión por:

leinadsajor

Sab, 01/12/2013 - 15:48
Sebastián Felipe, gracias por su mensaje, y créame que yo lo leo cada vez, con sus marros que muchas veces disfruto. Igualmente le deseo un muy buen año y ojalá hayan menos yerros.
Opinión por:

Sebastián Felipe

Sab, 01/12/2013 - 14:40
Leinadsajor o Rojasdaniel (así, con mayúscula): Como siempre, son interesantes sus aportes científicos a los foros de El Espectador. Un abrazo de Año Nuevo.
Opinión por:

leinadsajor

Sab, 01/12/2013 - 12:28
expandiendo sus campos de pastoreo en pro de un beneficio a largo plazo. Seguramente estos pastores que no son biólogos (en general ni deben ser científicos), agotan los recursos por falta de conocimiento, no por exceso de él. En la columna del jueves de Fernando Isaza, se muestra una relación entre Religiosidad (lo contrario a racionalidad) y la creencia que el calentamiento global no es un hecho. Hoy estamos en un momento en el cual hemos desarrollado tecnologías para acabar con todo, como lo dice el autor, Pero a la par de ese conocimiento, están las manos del poder de gente ignorante, que a todas luces es como si le diéramos a un niño un arma letal.
Opinión por:

Johann Kaspar Schmidt

Sab, 01/12/2013 - 11:37
Buena columna profesor. Franz Hinkelammert insiste en lo que denomina la "racionalidad de lo irracionalizado", lo irracional que resultan las consecuencias indirectas de nuestros cálculos y acciones directas. A su juicio, terminamos cortando, muy eficientemente, la rama sobre la que estamos sentados. Empero. 1. La racionalidad instrumental, medios-fines, no es la única forma de racionalidad humana, no es natural, aunque es la hegemónica en el mundo moderno. No es como el olfato o la vista de ciertos animales. 2. En consecuencia, el problema no es de la naturaleza de la racionalidad humana, sino de relaciones entre seres humanos, dominación, explotación. etc. Es decir, no es el ser humano, en abstracto el que está acabando con el mundo, es una reducida minoría a costa de los demás.
Opinión por:

Johann Kaspar Schmidt

Sab, 01/12/2013 - 12:07
De acuerdo AAlz. El problema es que cambiar la forma como los seres humanos ven otros seres, pasa por una reorganización entre seres humanos y, a su vez, por una transformación en las relaciones de poder desiguales para construir una forma de organización en la que, por ejemplo, los seres humanos valoren y respeten la existencia de otras especies.
Opinión por:

AAlz

Sab, 01/12/2013 - 11:53
El segundo punto queda corto, ya que el problema NO es solo de relaciones entre seres humanos, sino la forma como los humanos ven, menosprecian y son indiferentes a todos aquellos seres que no tienen suficiente poder (como las personas o los animales) para manifestar sus derechos.
Opinión por:

manamuisca

Sab, 01/12/2013 - 11:33
estimado compañero, bien sabes que la superiorida humana no sólo es sobre el conocimiento,y el sentimiento -hay algunas especies que conocen , memorizan, dialogan, se asocian y hasta trasforman, como desarrollo de su impulso erotico , tambien es superior el impulso tanatico como inspritacion en el dios marte o en el angel maldito de los judeocristianos que inspiran destrucción y nuerte , ese yin y ese yang es perpetuoy me sumo a los optimistas y positivistas que no sobrevivira la ciencia al desastre, la razón a la sin razón, los buenos sentimientos a las malas pasiones
Opinión por:

Esparta

Sab, 01/12/2013 - 11:30
El olfato de los perros es muchas veces superior a las 50 veces que usted supone; según estudios fisiológicos, los perros pueden detectar olores en diluciones de casi 100 millones de veces más bajas que los alcanza a detectar una persona. Adicionalmente, las mujeres suelen tener mejor olfato que los hombres, y entre los perros hay diferencias según la raza. (Señores, frente al olfato femenino, es prudente que -si usted tiene amante- ella use el mismo perfume que su esposa).
Opinión por:

Requeñeque

Sab, 01/12/2013 - 15:18
Vaya, jeje... gracias por la sugerencia, si lo había pensado, hasta les he comprado la misma prenda, simplemente compro dos iguales y no me desgasto pensandolo...
Opinión por:

Patecaucho Cibernético

Sab, 01/12/2013 - 11:03
Del Homo Sapiens al Homo Stultus...Vaya "avance".
Opinión por:

Condoricosas

Sab, 01/12/2013 - 10:34
La solución al problema de la sobreexplotación de los mares y los ríos es que dejemos de comer pescado. La solución al problema demográfico es que no tengamos hijos. La solución al problema del CO2 es que dejemos de utilizar carros. Pero muchos que se quejan del estado del mundo siguen empeñados en reproducirse, comer pescado y manejar carros. Están atrapados en la inercia del sistema, pero se quejan de sus consecuencias. Lo primero es que deberíamos ser consecuentes con nuestros reclamos.
Opinión por:

Condoricosas

Sab, 01/12/2013 - 10:34
Un asunto que debería preocuparnos es al agotamiento de las reservas de petróleo. Se ha dicho que las reservas colombianas se agotarán hacia 2020. Y sin embargo, hoy se venden más carros que nunca. ¿Qué pasará con los carros que ahora está comprando la gente? Se volverán obsoletos, se desvalorizarán o resultará imposibles tanquearlos ante el aumento del precio del combustible. Como sea es una inversión perdida además de muy contaminante. Ver: “No hay mañana”. http://4jinetes.blogspot.fr/
Opinión por:

catalinanietomoreno

Sab, 01/12/2013 - 10:00
...en el fondo surgen como evidentes la voracidad, el acaparamiento, según los cuales el ser humano no se sacia jamás, sino que siempre quiere más y más. Bien sabemos que en el planeta hay suficiente para todos, mas no para la voracidad de algunos. Al final del día sólo quedará una única enseñanza: somos una especie que perdió su norte, su posicionamiento natural en el planeta, sus ambiciones a granel...que nos hacen ser cada vez más una especie en vías de extinción, no sólo para sí, sino para todas las demás especies vivas...Qué horror!!!!
Opinión por:

jakemate

Sab, 01/12/2013 - 09:49
Es necesario distinguir la racionalidad del homo sapiens de la del homo sapiens moderno, que es la que breve pero acertadamente describe el columnista. Se sabe que los animales, cuando sobrepasan ciertos niveles de hacinamiento, desarrollan comportamientos agresivos para con sus congéneres, y esto se ve en un común gallinero. Obviamente, no siempre ha sido así, pues existen evidencias del cuidado, por ej., de los indígenas americanos de sus ambientes, y el uso racional de los recursos disponibles.
Opinión por:

sabueso

Sab, 01/12/2013 - 09:41
excelente profe s mejor una manzana bien compartida que mil ganadas para que se pudran y al final tirarlas a la basura y si los siete grandes o los ocho o los cien solo piensan en sus ganancias de pastoreo y pescado por alla hay un uberrimo lleno de cabezas y los japoneses que nos muestran en tv tan respetuosos de la naturaleza pescan cerca a nuestras costas y el oro que ya poco se usa en la tecnologìa sirve para ostentaciòn de la irracionalidad en fin los congresos al final hacen leyes a la medida de las mafias en cada p-ais
Opinión por:

Jotaria

Sab, 01/12/2013 - 09:21
Todo iría mucho mejor si las personas y los gobiernos ejercitaran un poquito de eso que los hace superiores al resto de los animales: la práctica ética y moral.
Opinión por:

samueld

Sab, 01/12/2013 - 08:49
Claro que los países deben cambiar sus modos de producción, pero también es necesario que cada ciudadano actual en el mundo, cambie sus hábitos de consumo; si no logramos reeducar a la gente para que no haga lo que hoy hace alegremente en la vida cotidiana al consumir productos, este planeta se acabará antes de lo pensado.
Opinión por:

chococruz

Sab, 01/12/2013 - 08:14
Hace muchos años lei una novela titulada "Los violadores del mundo", que narra la vida del multimillonario Howard Hughes y en ella el autor nos describe lo que ocurre entre los grandes capitales y los gobiernos de los Estados, en el caso especifico de Estados Unidos, de como los grandes capitales manipulan las decisiones que se toman en los congresos sobornando a los representantes politicos de la sociedad. La mayoria de las leyes o normas que se expiden en los congresos del mundo son manipuladas por los grandes capitales y mientras esto sea así siempre primará el beneficio particular sobre el general, el "lobby" que hacen las grandes empresas nacionales o mundiales subyuga a la representación de la sociedad en la toma de las decisiones trascendentales.
Opinión por:

Antojáis

Sab, 01/12/2013 - 07:52
En lo cierto, los países desarrollados juran que ellos se van a salvar de todo este deterioro del medio ambiente, porque destruyen y explotan, por fuera de sus fronteras, como ejemplo, el buen país. Sano ejemplar , de CANADÁ ,son en nuestro país los mayores depredadores de la naturaleza, lo que llaman la LOCO---MOTORA minera, ellos son explotadore de las minas,atraves de el sinvergüenza de Uribe y sus ministros , ahora ejecutivos en sus compañías se repartieron el país, con las leyes que ellos mismos crearon, para beneficiar a estas compañías, hoy sus compañías, o al Menos para las que trabajan,vayan a ver si las condiciones que crearon estos ExMinistros, son las que ellos tienen en sus países, ni locos no puden, esos países son verdecitos verdecitos.
Opinión por:

gente común

Sab, 01/12/2013 - 07:02
Me parece que cae en una notable contradicción al cuestionar el atributo racional del hombre. Llega casi como a afirmar que a consecuencia de éste el hombre está condenado a su propia destrucción. cuando en realidad es todo lo contrario. Es decir,es solo cuando el hombre desiste de explorar,analizar,investigar y proponer soluciones a problemas evidentes y se encomienda a "voluntades superiores" o le atribuyen a fuerzas de la naturaleza fenómenos previsibles que se ocasionan por su negligencia y advertida incapacidad de sostenibilidad. Es la racionalidad del hombre y su ética seglar la que puede ayudarlo a implementar soluciones que armonicen los ecosistemas, para eso tenemos que despojarnos de perversas creencias e intereses de grupos que sólo persiguen consumir y acumular con privilegios
Opinión por:

leinadsajor

Sab, 01/12/2013 - 12:33
Completamente de acuerdo. Sólo agregaría que esa creencia, no solo las de tipo religioso, sino en particular la de que el exceso de racionalidad nos está matando, es muy peligrosa. Estamos al frente de una época muy compleja, en la que nos venden al lado de la aspirina la droga homeopática, el programa de ciencia al lado de las profecías de Nostradamus...
Opinión por:

Ben Adams

Sab, 01/12/2013 - 06:54
Un tema muy interesante. Sin embargo, es necesario agregar que el profesor Garcia Villegas olvidó algo muy importante. El comportamiento humano que lleva al desastre propuesto por Garret no solo es la racionalidad sino el comportamiento egoista. La profesora Ostrom con quien tuve el privilegio de compartir en mayo de 2012 poco antes de su lamentable fallecimiento en junio pasado, trabajo mucho al respecto y concluía que el problema era de racionalidad egoista. Igualmente el profesor Elster ha señalado la importancia de separar racionalidad y comportamiento egoista. Se puede ser racional y no egoista, y si puede ser egoista pero no racional.
Opinión por:

Boyancio

Sab, 01/12/2013 - 05:17
La institucionalidad, digamos que hacer o redactar leyes para beneficio de las mayorías en una clara y contundente frenada al absolutismo despóticos es, entre otras vainas, el camino a la ilustración perfecta, sea a la educación de los cerebros pensantes que, como uno se descuide..¡lo engañan papá! lo engañan, vea no más como está llorando la majá en Venezuela, por fortuna democrática, no es todo el conjunto de ciudadanos, entonces, si estarían a lo bien llevados. Eso, lo de defender el entorno mundial, es responsabilidad de los los lideratos que andan por lo alto, nosotros debemos es preocuparnos por hacer leyes incluyentes, las que dejan libre la cratividad y el talento, pero para todos..¡eche!
Opinión por:

Sebastián Felipe

Sab, 01/12/2013 - 14:49
Un abrazo de Año Nuevo, Boyancio, extensible a las lindas galonsintapeñas, que deben abundar (¡qué ricura!), a quienes le autorizo, de mi cuenta, que les encime ricos besos... pero sin que se exceda para que no lo acusen de acoso. ¡Yo asumo las consecuencias!
Opinión por:

sincorruptos

Sab, 01/12/2013 - 04:49
La codicia humana no tiene limites. La codicia humana acaba con la racionalidad. Desde que el ser humano invento el dinero la codicia se ha venido incrementando como ha sucedido con la temperatura media de la atmosfera. Todos vamos pal abismo pero nadie hace nada por no caer. Nos vemos en el fondo.
Opinión por:

Ignacio Peña

Sab, 01/12/2013 - 03:12
quedo debiendo la referencia, pero estudios ecohidrológicos muestran que en ciertos bosques estacionales los árboles consumen más del agua que necesitan. Que nos muestra esto, que la tragedia de los comunes no es común a la especie humana. En que coincidimos? en que la racionalidad debería bastar para al menos...............mitigarla. Que es devastador? que replicamos mortalmente patrones naturales creyendo que no lo hacemos. Como si tocará trabajar para mejorar pero sobre todo para lidiar con tanto infortunio. El mundo es un lugar difícil para vivir
Opinión por:

Sebastián Felipe

Sab, 01/12/2013 - 02:08
Segundo recuadro: (...) párrafo mencionó solo dos sentidos (es 6 y 7, realmente). (8) Para mayor confrontación o diferenciación, debió referirse al gusto, que es el sentido en el que los humanos son superados de lejos, lejísimos por una subespecie de animales, ¿cuál? Y marros más.
Opinión por:

Sebastián Felipe

Sab, 01/12/2013 - 03:47
Ah, y para abundar, esta es la más pesimista de las columnas que he leído en El Espectador (¡qué decadencia!), sin ninguna propuesta o solución concreta para tantos males, ni siquiera para uno solo... y eso que la escribe un académico reconocido, un investigador, un profesor que parece atormentado porque el Mundo no se acabó cuando lo predijeron los infanticidas y degenerados Mayas... ¡Ah malaya sea!
Opinión por:

Sebastián Felipe

Sab, 01/12/2013 - 02:01
Primer recuadro: (1 y 2) Sobran las comillas simples de "Homo sapiens" del título, que escribió sin comillas al final, por lo que incurrió en inconsistencia ortográfica. (3 y 4) Minimizó la capacidad visual de las águilas y el olfato de los perros, y maximizó la capacidad auditiva de las ballenas y los elefantes frente al ser humano. (5) Generalizó indebidamente la capacidad visual de las águilas, el olfato de los perros y el oído de las ballenas y los elefantes, sin considerar que, dentro de tales especies, hay subespecies que tienen acentuadas las capacidades a las que se refiere, mientras que otras no las tienen. (6) En el primer párrafo mencionó solo tres de los cinco sentidos de los humanos (no aludo a otros sentidos de los que hablan algunos investigadores), y en el segundo (...)
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio