Publicidad
Tatiana Acevedo 16 Ene 2013 - 10:00 pm

Del paramilitarismo como linchamiento

Tatiana Acevedo

Registran los medios dos linchamientos en Codazzi, Cesar. Corresponsales describen con detalle uno de los sucesos: la señora Rubby Fuentes propinó una bofetada a un hombre que le agarró las nalgas. Este, ofendido, la apuñaló. Los allí presentes apedrearon al asesino de inmediato.

Por: Tatiana Acevedo
  • 39Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/columna-397000-del-paramilitarismo-linchamiento
    http://tinyurl.com/k88dk8r
  • 0

Se nos informa que, para remediar los extraños comportamientos de la comunidad, se creará una “cultura ciudadana” con la ayuda del párroco y el ICBF. Las noticias resaltan el carácter inusual, pintoresco y bárbaro de estos eventos violentos. Y se apresura la prensa a bautizar a Codazzi como un territorio “distinto” al resto del país. “Codazzi, el municipio donde la justicia es por cuenta del pueblo”, asevera un titular. Conocedores y opinadores sugieren que este tipo de situaciones “salvajes” son raras en Colombia y son más comunes en África (o en países “como Perú o Bolivia”).

Olvidamos, quizás, que toda la consolidada tradición nacional de “justicia” privada está profundamente relacionada con los linchamientos que tan exóticos y lejanos nos parecen. Decenas de incursiones paramilitares fueron, entre otras cosas, sucesiones de linchamientos en los que se entrelazaban chismes, mentiras, códigos de honor, venganzas anticomunistas, viejas rencillas personales. Linchamientos protagonizados por muchedumbres de élites tradicionales o masas de narcos locales. Como resumió H.H.: “Nosotros sí cometimos muchos errores en el Urabá, porque nos basábamos en información que nos daban los comandos populares. Y matamos mucha gente sólo por el hecho de que ellos los señalaran. Con el transcurso del tiempo nos dimos cuenta de que muchos de los señalados eran por problemas entre ellos, que nada tenían que ver con la subversión y debido a eso todas esas personas que nos engañaron también murieron a manos nuestras”.

  • 39
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio