Publicidad
Manuel Drezner 28 Ene 2013 - 11:00 pm

Federación Cinematográfica de Bogotá

Cultura de cine

Manuel Drezner

En la Federación Cinematográfica de Bogotá se anuncia una serie de cursos destinados a promover y crear una cultura de cine como arte. Aunque este propósito es algo ambicioso, no cabe duda de que lo que se propone esa entidad es algo necesario.

Por: Manuel Drezner

Uno de los grandes problemas que tiene la apreciación del cine clásico es que simplemente no existen oportunidades para ver y analizar las grandes (y no menos grandes) cintas del ayer, con el resultado que joyas auténticas del arte no sólo del cine, sino de todas las artes, que son únicamente conocidas por un grupo limitado de aficionados. Éstos usualmente no son exactamente jóvenes, lo que quiere decir que las nuevas generaciones no han tenido la oportunidad de conocer y de gozar los grandes filmes de ayer. No hablemos del cine mudo, donde hay joyas auténticas, ya que este es un tanto más difícil de asimilar, sin contar con que el acceso a las grandes cintas silentes de ayer no se puede lograr con facilidad.

Pero hay un tesoro inmenso de películas de los años treinta a setenta importantes, pero que están siendo olvidadas poco a poco. Todo ese conjunto de las películas de cine negro (el famoso film noir de los franceses), donde hay maravillas y que compiten sin problema con esa cantidad de cintas escabrosas de hoy, han sido dejadas de lado. Las ingeniosas comedias locas (screwball comedies, como las llaman más comúnmente) están siendo reemplazadas por farsas inocuas y muchas veces sosas. Hay en el cine de ayer igualmente dramas importantes, retratos inolvidables de personajes humanos y universales, y, sobre todo, una forma de expresión por directores como Renoir, Capra, Clair, Welles, Ophuls y tantos otros, que ya no es conocida sino por unos pocos y, para hablar de algo más cercano, ya no hay oportunidad de ver las joyas del neo realismo italiano o la nueva ola francesa.

Es sorprendente que las nuevas generaciones hayan abandonado un arte tan moderno como es el cine, incluso con pretextos pueriles, como el de que las películas son en blanco y negro o en pantalla muy pequeña. No es que no haya oportunidad de conocer ese gran cine clásico de ayer, ya que esas películas se consiguen con facilidad en los almacenes de video, pero ha faltado la instrucción y orientación que son necesarias para cualquier arte. Claro que hay cantidad de Cine Clubs, pero éstos aparentemente poco cine clásico programan. Por lo tanto, la iniciación de los cursos que se mencionan es bienvenida y ojalá sus promotores tengan éxito.

  • 5
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad

Vea más de Manuel Drezner

6 Abr - 7:37 pm

Premio a la crítica

31 Mar - 7:32 pm

La nueva Cinemateca

25 Mar - 11:00 pm

El Grupo Corpo

16 Mar - 10:00 pm

Las óperas de Granados

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio