Publicidad
Arlene B. Tickner 29 Ene 2013 - 11:00 pm

Política internacional para Bogotá

Arlene B. Tickner

Absorbidos por los problemas diarios locales, como las basuras y las obras viales, el referendo revocatorio y la decepcionante gestión y estrategia de comunicación del alcalde Gustavo Petro durante su primer año de gobierno, Bogotá y los bogotanos han perdido de vista la magnitud y velocidad con la que los procesos de internacionalización se han apoderado de la ciudad.

Por: Arlene B. Tickner
  • 2Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/columna-401840-politica-internacional-bogota
    http://tinyurl.com/asgubqz
  • 0

Una noticia que pasó relativamente desapercibida es que en 2012 la capital —el primer destino turístico del país— alcanzó la cifra récord de 9 millones de visitantes, casi un millón de ellos extranjeros.

En un mundo caracterizado por la aceleración de la integración, el intercambio comercial y la movilidad de las personas, las ciudades se han convertido en cajas de resonancia de las dinámicas globales. Bogotá hoy concentra una sexta parte de la población de Colombia; es la principal sede de eventos y convenciones, corazón financiero y nodo central de actividad multinacional; recibe cerca del 79% de la inversión extranjera; figura entre las mejores ciudades de América Latina y del mundo para hacer negocios; tiene un PIB que sobrepasa los de Uruguay, Costa Rica, Panamá, El Salvador y Bolivia; genera 90% de los productos y servicios de las industrias culturales y creativas, y ha desarrollado buenas prácticas reconocidas mundialmente, entre ellas la prohibición del porte de armas y la reducción de homicidios, la atención al habitante de la calle y a los drogadictos, la garantía de los derechos de la comunidad LGBTI, los festivales al parque, el sistema de Transmilenio, ciclovías y ciclorrutas, la red de bibliotecas públicas y la recuperación de los humedales urbanos.

Las ciudades necesitan visiones y estrategias internacionales propias, no sólo para amortiguar con éxito los efectos positivos y negativos de la globalización, sino para potenciar las oportunidades creadas por ella mediante el desempeño de roles activos y propositivos. En reconocimiento de ello el Plan de Desarrollo Bogotá Humana 2012-2016 contempla la necesidad de crear y ejecutar una política pública de internacionalización. No obstante, su diseño y puesta en marcha no han sido prioridad del alcalde Petro, y menos de sus contradictores. Lo que pocos parecen comprender es que más allá de la buena o mala administración de un gobierno municipal, contar con una estrategia clara y consensuada de internacionalización se ha vuelto sine qua non del éxito de una ciudad como Bogotá.

Además de decidir cómo quiere posicionarse ante el mundo, Bogotá está en mora de realizar un proceso exhaustivo de diagnóstico y análisis que permita identificar sus fortalezas y debilidades, y adoptar medidas conducentes a la concreción e implementación de su visión. Si bien dicho proceso debe ser liderado por el actual gobierno, no se agota en éste, ya que la internacionalización es cuestión de décadas y no cuatrienios. Pese a las diferencias que se observan entre las últimas administraciones municipales, es interesante observar que desde finales de los noventa hay lineamientos comunes que podrían sustentar una estrategia internacional de largo aliento.

Éstos incluyen el mejoramiento del espacio público, la promoción de la cultura, la participación y la cultura ciudadana, el respeto por el medio ambiente y el combate a la inequidad y el crimen. En la compleja coyuntura política actual la necesidad de construir una política internacional para Bogotá podría cultivar unos mínimos de convivencia y consenso.

  • 2
  • Enviar
  • Imprimir
2
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

manamuisca

Sab, 02/02/2013 - 17:34
Bogotá 2650 mas cerca de la lunay mas lejos de los puertos, alzada como el olimmpia andino , la Roma colombiana requiere mas de Adrianos y Octavios que de nerones y calígulas.
Opinión por:

opinadorbog

Mie, 01/30/2013 - 23:22
Arlene... Cierto y falso... La responsabilidad del Alcalde en este caso es que esa internacionalización no termine afectando negativamente a la Ciudad... Es decir, lo que tiene que lograr el Gobierno Distrital es que el crecimiento en hoteles, en centros de convenciones y negocios, en población flotante, no termine por desplazar la vida diaria de los locales, no acabe con el fragilísimo equilibrio económico que tiene la Ciudad... Mejor dicho, la política lo que tiene que lograr es que ese proceso de transformación que está sufriendo Bogotá, culmine con beneficios para la Ciudad y no sea más bien que haga uso de los recursos locales para el beneficio de unos pocos, en detrimento del resto...
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio