Por: Iván Mejía Álvarez

Interpretaciones

Una interesante polémica dejó en el ambiente futbolero la imagen de Radamel Falcao García sentado en el banquillo del Sun Life durante el partido entre Colombia y Guatemala, sin que al cabo de los noventa minutos haya visto acción.

Hay quienes dicen que fue un irrespeto hacia el jugador traerlo para sentarlo y que meterle 14 mil kilómetros de avión para que viera el partido no tenía el menor sentido. Hay quienes creen que Pékerman lo convocó para cumplir con el contrato del partido, en el que el empresario obligaba a la Federación a tener a Falcao en la nómina, y otros piensan que el técnico fue prudente al no utilizarlo a sabiendas que venía sin ritmo futbolístico y muy cercano a una lesión por sobrecarga muscular.

La interpretación de este periodista es un poco diferente y en cierto punto concilia los puntos de vista. La Federación estaba obligada a llevar a Falcao dentro del contrato con los empresarios. Ellos negarán, con Bedoya a la cabeza, la versión, pero todos saben cómo se mueven esos partiditos en Miami y bajo qué condiciones.

Pékerman cumplió con la dirigencia y la parte económica al convocarlo a regañadientes, pero impuso al final de cuentas su punto de vista y le recordó a Bedoya que quien determina la nómina, la alineación y las condiciones es él como técnico y por eso lo llevó a Miami pero no lo hizo jugar, como una manera de reiterarle a la directiva quién manda en la selección. En el futuro no habrá contratos de partidos con jugadores “obligatorios”, así se llame Falcao García.

Algunas cosas rápidas del “paseíto” contra Guatemala. ¡Qué atacantes tiene el fútbol colombiano en este momento! Y pensar que hace año y medio estaban los mismos y la queja generalizada era que no se le hacía un gol al arco iris y que faltaban cinco para el peso. Ojo con Muriel, que va muy bien en su ruta, tan solo tiene 22 años y sus modales dentro y afuera del área son muy buenos, cómo ha progresado. Qué importancia la de Edwin Valencia, como volante o como central o como lo quiera poner el técnico. Valdés garantiza el “primer pase” desde el fondo, salida limpia y no rifar la pelota con lanzamientos largos. Juan Guillermo Cuadrado está volando y es bullicioso y ambicioso.

Y Jackson le plantea al técnico la gran duda, hoy por hoy, en la conformación de la pareja para el doble juego ante Bolivia y Venezuela. ¿Cómo sentar a un goleador con esos números?

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez