Publicidad
María Elvira Bonilla 3 Mar 2013 - 11:00 pm

La derrota de Angélica

María Elvira Bonilla

Por: María Elvira Bonilla
  • 21Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/columna-408073-derrota-de-angelica
    http://tinyurl.com/mqs27d6
  • 0

ANGÉLICA BELLO NO PUDO CON LA orden definitiva que la forzaba a nuevo desplazamiento. Se pegó un tiro en la boca. Dejó cuatro hijos y una vida de sufrimiento que ni siquiera su capacidad de resiliencia pudo con él. Lo último que hizo, hace poco más de un mes, fue describir con crudeza, delante del presidente Santos y un amplio grupo de asistentes en la casa de Nariño, la huella imborrable que deja en una mujer la crueldad de una violación, para hacer de su ejemplo el mayor argumento para encarecerle al Gobierno recursos para programas psicosociales que permitieran recuperarse de los vejámenes de la guerra. Algo que finalmente ella no consiguió.

Su éxodo empezó a finales de los años 90. Escapó del exterminio de la UP —movimiento político que ayudó a fundar su padre en Arauca—, porque alcanzó a abandonar afanosamente Saravena. Después de dos años de desconsolador rebusque en Bogotá salió, siempre con sus cuatro hijos, hacia Villanueva en el Casanare, donde la tranquilidad duró poco. Padeció la crueldad paramilitar cuando alias El Tigre, del bloque Centauros, se llevó a sus dos hijas, Luisa Fernanda, de 14 años, y Brigitte, de 9, y las devolvió tras semanas, violadas y humilladas, a condición de abandonar el pueblo en horas.

La huida rumbo a Villavicencio fue de noche. La soledad de su desesperación la llevó a esconderse en una iglesia de donde el párroco la rescató y protegió hasta que Angélica pudo empezar a ganarse la vida con el hilo y la aguja, como había aprendido de su mamá. En Villavicencio fundó la Fundación Nacional Defensora de los Derechos de la Mujer, convirtiéndose en la voz de cientos de mujeres violentadas, hasta cuando tuvo que irse por cuenta de un atentado que la dejó coja para el resto de su vida.

En Bogotá emprendió el camino que concluyó con el auto 092 de la Corte Constitucional que reconoce, desde el 2008, la obligación del Estado de proteger los derechos fundamentales de las mujeres víctimas del conflicto armado. Un logro que la convirtió nuevamente en blanco de llamadas intimidatorias, panfletos y sufragios que se volvieron realidad cuando tres hombres interceptaron el taxi en que viajaba y, en las inmediaciones de la Universidad Manuela Beltrán, la bajaron a empellones y en la zona boscosa de Bogotá la torturaron y violaron hasta la locura.

Las denuncias llegaron a la Fiscalía y al Ministerio del Interior, donde le aseguraron protección hasta en su nuevo destino, Codazzi, donde reinició su trabajo con mujeres decididas a no dejarse destruir por la bestialidad de la guerra. Las amenazas tocaron su puerta la semana pasada, con la orden perentoria de abandonar el Cesar en 72 horas. Por un momento pensó en Barranquilla. Pero esta vez las fuerzas no le dieron para emprender un nuevo éxodo a sus 45 años. Acorralada por los miedos y las imágenes nocturnas de horror que nunca abandonan a las mujeres que han sido violadas, tomó la pistola de uno de sus escoltas. La encontraron muerta en su cama. ¿Cómo no va a ser urgente ponerles fin a historias recurrentes como la de Angélica Bello y apostar a que esta absurda guerra termine algún día? ¿Cómo no lucha el país entero para que haya un nuevo amanecer?

  • María Elvira Bonilla | Elespectador.com

  • 21
  • Enviar
  • Imprimir
21
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

agu2

Lun, 03/04/2013 - 21:51
Angélica Bello fue una mujer muy valiente pero necesitaba algo más que un triste guardaespaldas al que pudieron distraer para que se ausentara estratégicamente y así matar a su protegida.
Opinión por:

stefano donato

Lun, 03/04/2013 - 21:23
las pelotas a otro perro con ese hueso.
Opinión por:

Lukaston

Lun, 03/04/2013 - 20:02
Mujeres como Angelica son verdaderas eroinas y la sociedad entera debe extirpar como celulas cancerosas a quienes le hicieron daño. Malditos hasta su proxima generacion...malditos seais paracos malnacidos.
Opinión por:

tigreagamenon

Lun, 03/04/2013 - 18:33
Ese es un cuento, como el del 11 de Septiembre gringo. Ver este enlace: http://www.voltairenet.org/article176463.html
Opinión por:

tigreagamenon

Lun, 03/04/2013 - 18:31
Mamola! Esa luchadora por la vida y por su familia no pudo haberse suicidado. Sera que alguien del gobierno se da la pela por una buena investigacion para encontrar al asesino?
Opinión por:

sonamnyima

Lun, 03/04/2013 - 13:37
Cuesta trabajo creer que alguien tan valiente se haya suicidado. Me imagino que un estudio adecuado del cadáver y la escena del crimen develará algo así como que la señora "se suicidó", pero de un tiro a tres metros de distancia, y por la espalda. Ah, y por favor, si a algún comentarista se le ocurre, no hay manera de que me convenzan que hay que ser muy valiente, ni siquiera valiente, para suicidarse. ¡Buen día!
Opinión por:

EL INTOCABLE JAVIER

Lun, 03/04/2013 - 13:01
Esto que narra la periodista y lo que cuentan los noticieros solo lo permite el horror de la Guerra, pero lo vive un pais que no tiene dirigentes, ni primeras autoridades lo digo por que le pasó a Alvaro Uribe V cuando un alcalde acorralado por la barbarie le dijo en su cara que lo iban a matar y así fué , ahora a esta mujer se le repitió la historia tambíen se lo escupió en la cara a Juan manuel Santos y tampoco se hizo nada. Eso es lo que damos y nombran los pocos necios que acostumbran a creer en estos ineptos, promesas y promesas y la fiesta sigue.
Opinión por:

JDNA

Lun, 03/04/2013 - 12:53
SUICIDIO? Alguien (que no sea hincha de los paracos) se cree ese cuento?
Opinión por:

UnNuevoPais

Lun, 03/04/2013 - 12:43
¿Existirá alguien que lea este articulo y que diga que fue la guerrilla la que persiguio y asesino a esta mujer? Efectivamente, la paz en Colombia no se conseguirá hasta que los enemigos de esta paz no desaparezcan. Esos enemigos son la ultraderecha que no solo han asesinado a Angélica, tambien pasaron por las armas a Jaime Garzón, a Uribe Uribe, a Gaitán, a Galan, a Pardo Leal, a Pizarro, a Umaña y la lista es muy grande. Los enemigos de la paz siguen abriendo fosas comunes, siguen desplazando. Los Colombianos tenemos el voto, "arma letal" contra el sistema, un voto responsable debe propiciar un cambio, somos los protagonistas, los malos no pueden matar nuestra conciencia. Todos los que opinamos así "unámonos". Egipto nos ha dado un gran ejemplo.
Opinión por:

ORLANDO ESTEBAN MARIN CIFUENTES

Lun, 03/04/2013 - 11:14
ES UNA MAGNÍFICA CRÓNICA PARA RIPLEY, en lo referente a su macabro desenlace y muy difícl de creer para mentes sensatas o nó politiqueras. Dos indicios hay muy graves que merecen ser INVESTIGADOS POR LA FISCALÍA: 1)Por Qué el arma de uno de los escoltas estaba en su nochero según otra versión. 2)La última amenaza contra su INTEGRIDAD PERSONAL de.. dónde, cuándo y cómo se hizo? El camino que hizo ella durante su existencia, fue precisamente evitando el ITER CRIMINIS con el cual colapsó su noble existencia.Los 3 bellacos que la violaron fueron capturados con la identificación del ADN extraído de su vagina para tal efecto, O, ...hubo ¿OMISIÓN en hacerlo por parte de los acuciosos y competentes investigadores que hicieron la INVESTIGACIÓN DE LEY?. Nada más perversoo, que el SILENCIO CÓMPLICE.
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Lun, 03/04/2013 - 18:51
¿Por qué no creerles la versión? Si a Kennedy lo mataron en menos de 8 segundos, con una arma semiautómatica disparada a decenas de metros de distancia que había que recargarla entre tiro y tiro y dar (facilito) sin fallarle a un blanco móvil. Creálo, brother, que así es más fácil. Fuera de eso, a pocas horas, custodiado por agentes del FBI y la CIA, al comunista de Oswald lo remataron de manera 'inevitable'. Hay que creer, porque el que cree le 'shut down' con bullets of salva.
Opinión por:

NEFEREDUARD

Lun, 03/04/2013 - 10:35
Y NO HACEMOS NADA. EN CUBA...FELICES QUE ESTAMOS LIBRES. LA GUERRA SOLO TERMINARA CUANDO TERMINE, CON UN GANADOR Y UN DERROTADO. DEL RESTO SOLO PALABRERIA.
Opinión por:

Gonzalvo

Lun, 03/04/2013 - 10:12
Claro que hay que estar de acuerdo porque esta absurda guerra termine, quien no lo esta?, en lo que no se está acuerdo es en la forma de acabarla, a cualquier precio, con impunidad para victimarios y sin reparación para las victimas y quien asegura que esta historia como la de la señora Bello, no se repetirá?, siendo que este proceso tan costoso no acabará la guerra , ya que los terroristas farianos apenas son si acaso el 40% del conflicto,y todavía quedaran , Elenos , Farcrim, Bacrim y narcos.
Opinión por:

Contradictor

Lun, 03/04/2013 - 10:23
Los victimarios , aquellos que vejaron hasta lo indecible a esta pobre señora, pertenecen al sector que tanto defiende Gonzalvo o que al menos trata de justificar.-
Opinión por:

anton chigurn

Lun, 03/04/2013 - 09:49
Y, ¿cómo sabe María Elvira Bonilla que Angélica Bello "se pegó un tiro en la boca"? Así la prensa le ayuda a resolver los problemas a los gobiernos corruptos, que patrocinan leyes y luego son victimarios de quienes las quieren hacer efectivas. Un(a) "periodista" (que no lo es en este caso) no puede ser tan irresponsable como para pasar por arúspice: primero tiene que verificar la información y luego sí darla a conocer. ¿De dónde saca, por ejemplo, que tomó la pistola de uno de sus escoltas y "la encontraron muerta en su cama"? ¿Es parte de algún informe forense o simple y vulgar recitación del chisme oficial que, con la ayuda de la prensa, se vuelve verdad para todo el mundo? Esta vez, MEB, la pifia sí fue grave porque limita con la cohonestación del desvirtuador statu quo informativo...
Opinión por:

luis eduardo garces orozco

Lun, 03/04/2013 - 07:26
Un suicidio asistido por el Estado es un crimen de lesa humanidad.
Opinión por:

napoleon51

Lun, 03/04/2013 - 07:23
POR LA PAZ , HASTA LA VIDA MISMA, CRUEL RELATO DE UNA ANGUSTIOSA REALIDAD, EN UNA SOCIEDAD MEDIATICA, MAS INTERESADA EN LA BANALIDAD, QUE EN LA PROPIA REALIDAD. PAZ EN SU TUMBA.
Opinión por:

Pietrobareta

Lun, 03/04/2013 - 07:12
El estrés postraumatico o psicosis de guerra es una epidemia del pos conflicto y nada se está haciendo para tratar esa condición endémica en un país en guerra y con esa estrategia cruel de los actores en particular los paramilitares de violar y masacrar,tendremos cada vez más suicidios y comportamientos violentos de las víctimas, quien es violentado se vuelve contra sí mismo y en ocasiones termina matando para que lo maten por no poder con el sufrimiento
Opinión por:

chococruz

Lun, 03/04/2013 - 06:59
No estoy de acuerdo con esta versión, sin que haya investigación seria de por medio, que le quita responsabilidad a las actuaciones de los violentos para terminar justificando una muerte que me parece absurda. La sola historia de resistencia y persistencia de su vida no me cuadra a la hora de imaginarmela derrumbandose por otra amenaza y con su propia mano terminar la lucha en que se habia enfrascado.
Opinión por:

jeloco

Lun, 03/04/2013 - 06:13
A marchar por la pazzz!
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio