Publicidad
Augusto Trujillo Muñoz 7 Mar 2013 - 11:00 pm

Para qué sirven los ministros (II)

Augusto Trujillo Muñoz

Recibí una nota de la Ministra del Transporte, enviada desde su oficina de prensa, en la cual me pide rectificar lo que, sobre su gestión, expresé en mi columna del 1º de marzo.

Por: Augusto Trujillo Muñoz
  • 1Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/columna-408995-sirven-los-ministros-ii
    http://tinyurl.com/mw9zcwb
  • 0

La carta transcribe el siguiente aparte de mi columna: “Hace dos semanas en Honda, el río Gualí casi destruyó por completo el ya averiado puente López. La sociedad civil, a través de sus voceros locales, lo había advertido muchas veces, hasta el punto de que el mismo presidente Santos, en visita a Honda, prometió la oportuna intervención de su gobierno. La ministra de Transporte, directivos de Invías y de la oficina de desastres visitaron la zona, para inspeccionar obras varias. La ministra pasó de largo hacia La Dorada. No se detuvo en Honda pues quería eludir cualquier manifestación de la comunidad. Por supuesto, eso no es gobernar”.

Más adelante agrega: “…el domingo 17 de febrero realizaba un recorrido en bus por las carreteras del país, desde Bogotá hasta Cartagena, con parada programada en Guaduas y en La Dorada. Estando en éste último lugar allí fui informada de la situación de emergencia que se presentaba en el puente López, en Honda, por el daño en el estribo”. Al enterarse “emprendí camino de vuelta de la Dorada hacia Honda para atender la situación y en compañía de las autoridades locales di instrucciones para que Invías y la Unidad de Gestión del Riesgo atendieran la situación”.

Luego anota que Invías puso un enrocado en la estructura y que, por directa solicitud suya como ministra, el Director de la Unidad de Gestión del Riesgo “se puso en contacto con el alcalde Honda, para que éste último solicite recursos para recuperar el estribo del puente, para lo cual se necesita una inversión de $3.000 millones de pesos…Basada en lo anterior, le solicito rectificar la información suministrada en su columna de opinión, que es falsa”.

El texto de mi columna se basó en informaciones suministradas por respetables dirigentes de la comunidad hondana, de quienes no tengo motivos para dudar. Ellos esperaban la visita de la ministra a Honda y, al advertir su paso de largo hasta La Dorada, decidieron ir tras ella. Evidentemente la ministra regresó, atendió la emergencia y dispuso medidas para conjurarla. Me resulta apenas natural suponer que a los hondanos les asistían razones para esperar la visita ministerial en medio de su emergencia pues, de lo contrario, no hubiera producido sorpresa su paso de largo.

Tal suceso se une a otros que afectan la situación del país y que tienen que ver con la gestión –o la falta de gestión- de algunos ministros del despacho. El de Agricultura frente al problema cafetero, la de Educación frente al paro que afecta a la Universidad Nacional, la canciller frente a lo que parecen improvisaciones en el suceso pre y post-fallo de La Haya. Todo eso fue el insumo de una columna que, no precisamente es informativa sino de opinión. Por supuesto, tampoco tengo motivo alguno para dudar de las afirmaciones de la ministra quien me merece respeto personal y da una explicación satisfactoria. Por eso consigno aquí, como ella lo solicita, los ejes centrales de su carta, que quedan a consideración de los lectores.

Ex senador, profesor universitario, atm@cidan.net

  • 1
  • Enviar
  • Imprimir
1
Opinión

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Boyancio

Vie, 03/08/2013 - 04:18
No es problema de ministros del despacho, señor del Interior, el problema es que estamos sumergidos en un centralismo indecente que nos obliga a pedir de rodillas en oración llorosa, para que atiendan lo que una comunidad con autonomía debe disponer sin la vergonzosa súplica al Santo Oficial de turno que, si no le agrada la región afligida, los manda a comer mierda embutida.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio