Publicidad
Juan David Correa Ulloa 7 Mar 2013 - 11:00 pm

Ahora estás solo

Juan David Correa Ulloa

Hay un momento en la vida de los hombres en que el pasado, con sus imperfectos recuerdos, parece ser la única certeza. Ante el inexorable paso del tiempo, el protagonista de El sentido de un final, la más reciente novela del inglés Julian Barnes, reconoce estar solo: no hay futuro posible en la vejez y el presente es una rutina vacía de tareas sin importancia.

Por: Juan David Correa Ulloa

Así, la memoria es un mecanismo mediante el cual él ha decidido contarse la historia que quiere de sí mismo.

La novela comienza en los años sesenta, cuando a un grupo de tres amigos escolares llega un nuevo integrante que los deslumbra con su inteligencia. Adrian es, además de irónico, una máquina para hacer de cualquier conversación una operación lógica. Al finalizar el colegio, los amigos se separan. El narrador, Tony, consigue una novia en la universidad, Veronica, con quien descubre una sexualidad apenas insinuante. Los amigos se reúnen un tiempo después, para conocer a la nueva chica de Tony y de allí resulta que Adrian termina por quitársela.

El relato se escribe cuarenta años después de estos hechos. Y se escribe porque tras la relación de Verónica y Adrian, éste se suicida. Tony, llegando a los setenta, divorciado y con una hija, recibe la noticia de que la madre de Veronica le ha legado de herencia 500 libras y un diario. El diario perteneció a Adrian y en esta pesquisa Tony se enfrentará de plano con todo aquello que ha pretendido esconder a lo largo de su vida.

Como si respondiera a una de las premisas que se resaltan en la novela, el conflicto va apareciendo por acumulación. La idea de progreso para Tony es una tontería, y en cambio cree que lo único que ha hecho en toda su vida es ir almacenando. Al entrar en contacto con Veronica, Tony descubrirá cuántas mentiras se ha dicho. “¿Cuántas veces contamos la historia de nuestra vida? ¿Cuántas veces la adaptamos, la embellecemos, introducimos astutos cortes? Y cuanto más se alarga la vida, menos personas nos rodean para rebatir nuestro relato, para recordarnos que nuestra vida no es nuestra, sino sólo la historia que hemos contado de ella. Contado a otros, pero sobre todo, a nosotros mismos”.

  • OJO A LAS HOJASEl sentido de un final, Julian Barnes, Anagrama. / | Elespectador.com

  • 8
  • Enviar
  • Imprimir
8
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Cosmos60

Vie, 03/08/2013 - 12:54
CREO QUE LA VIDA ES ENREDAR HISTORIAS EN LOS HILOS DEL DESTINO
Opinión por:

John Clark

Vie, 03/08/2013 - 08:48
Buena columna, Juan. No apta para imbéciles, ni boyacos.
Opinión por:

digoall

Vie, 03/08/2013 - 07:43
¿Solo en la vida de los hombres? ¿De las mujeres no? Esa palabreja. Buen Día de la Mujer sería si se deja de usar esa palabra ambigua (al diablo con la RAE, empresa de hombres) y se empieza a usar "los seres humanos", "la humanidad", "hombres y mujeres". Y no, no exagero: al ver el subtítulo de su columna desde la página principal de este diario, se piensa en los hombres, masculino. Y así no fuera ambiguo, ya basta de usar una palabra que no le hace justicia a la humanidad, compuesta de dos sexos.
Opinión por:

digoall

Vie, 03/08/2013 - 19:03
Es bien posible que en el hipotético caso de llamársele "las mujeres" a la humanidad entera, los hombres de la RAE ya habrían hecho algo al respecto.. pero lo que ocurre es lo contrario, entonces mejor sigamos justificando un "accidente" que tiene todo el remedio del mundo. Palabras hay muchas; el idioma español es muy rico. Estoy segura de que hay muchas opciones para referirse a la humanidad (hombres y mujeres incluídas) con muchos y variados términos dependiendo el contexto, pero ni yo, ni miles de mujeres, nos sentimos allí incluídas, sin mencionar que, afortunadamente, la realidad es que en estos tiempos leer "los hombres" se entiende ambiguamente y hay que releer para ponerse en contexto.
Opinión por:

leinadsajor

Vie, 03/08/2013 - 17:28
Lo siento, Digoall, pensé que esa opinión se extendía a todos los sustantivos. Esa moda me incomoda. Igual sigo pensando que al hablar del término "el hombre", cuando se incluye a la mujer es un accidente tan feliz, como aquél que hubiera sido si para designar a toda la humanidad nos dijeran "la mujer". Esto en términos humanos, nos acerca más de lo que nos aleja, puesto que género y sexo son dos cosas diferentes. Si se quiere usar otra palabra que "suene" más incluyente, está bien, pero no tiene las implicaciones de decirnos "Hombre" a hombres y mujeres. ¡Imagínese lo que sentiría un machista al que le dijeran que las diferencias en su grupo con las mujeres no existen! Y aunque existen esas diferencias, y son claras, en cuánto a pertenecer a esta especie, somos iguales. Saludos.
Opinión por:

digoall

Vie, 03/08/2013 - 14:34
Peras con manzanas... Solo hablo del caso de la expresión "los hombres". ¿Quién habló aquí de otras palabras?
Opinión por:

leinadsajor

Vie, 03/08/2013 - 09:00
Te va a tocar escribir en inglés donde no existen las diferencias de género. No hay que confundir el género de las palabras con el sexo.¿ Agua es masculino o femenino? según la RAE es un sustantivo femenino, y sin embargo decimos "el agua". No hay que darle tanta importancia a las palabras, es más importante lo que se escribe con ellas para que puedas "decirlo todo" y todos te podamos entender sin aburrirnos en el camino, por culpa de esas distinciones que se hacen obvias. Por lo tanto me siento feliz de que en la palabra "los hombres", nos incluyamos todos mujeres y hombres.
Opinión por:

Boyancio

Vie, 03/08/2013 - 07:13
Esa pendejada de estar comentando libros, y de extranjeros, no le queda bien ni a los de la fiscalía, ni a los de la policía, porque para ellos es una cosa sin sustancia, sin importancia, y porque que no hay palabras para expresar lo que uno no quiere decir en sano juicio, ni en guayabo comprimido.
Opinión por:

luis eduardo garces orozco

Vie, 03/08/2013 - 06:54
Esta apreciacion de la vida esta como para matar a la suegra de depresion. Pero que una persona de su edad se haga eco de este tipi de razonamientos es mas que preocupante desesperante, pues es sintomatico de una manera de ver la vida bastante pobre y mezquina, por parte de loss jovenes de hoy.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio