Publicidad
Juan David Ochoa 8 Mar 2013 - 11:00 pm

Miseria

Juan David Ochoa

Era común tildar de horripilante y vergonzosa la apertura del modelo neoliberal desde el cuatrienio de Gaviria...

Por: Juan David Ochoa

Era común tildar de horripilante y vergonzosa la apertura del modelo neoliberal desde el cuatrienio de Gaviria, como lo fue la antigua y recurrente entrega a cuotas de una endeble soberanía a las hegemonías del mundo, como décadas atrás también lo fue, en la larga descendencia de la desfachatez y de la turbulencia interna, la feria del frente nacional en la que el pacto dual de los partidos, hoy prostituidos todos, se intercalaron el poder para frenar el baile sádico de la matanza.

Los periodos del poder reflejaron siempre la debilidad en una historia que no podía construirse en los cimientos de su identidad y se perdía en los tentáculos del caos, (injusticia, corrupción y muerte). Se empantanaba el tiempo entre el rencor y la cultura del desprecio reciproco se percibía en la genealogía del desangre, desde la guerra desastrosa de los mil días hasta el siglo de la patria boba en que la realidad rompió la atmósfera de lo creíble. Era común que se añorara cíclicamente la llegada de un futuro para subsanar tanta desgracia sin fondo.

Extrañamente, una esperanza que parece ser intrínseca en las sociedades torturadas y abatidas, resistió la presión de los estragos que insistentemente reiteraban el abismo en que caían enteras las generaciones del fracaso. Pero en un círculo vicioso, en el mismo en que esta historia ha repetido sus catástrofes y sus absurdos, el avance no era más que un nuevo nombre entre la hambrienta espiral de la tragedia, y esa succión carcomía las estelas de esa terca esperanza sin poder eliminarla, incluso en esta coyuntura del tiempo cuando estallan las últimos esfuerzos y se apartan los estratos entre el bache de la inequidad.
Ahora, Después del vendaval sanguinolento del caudillo envenenado que en sus dos periodos de sevicia y paranoia perturbó la realidad que ya era ambigua y oscura, después de su caída y del ascenso de otro nombre que empezaba a construir sobre la escoria, la espiral vuelve a absorber. De nuevo los esquemas de un sistema anquilosado lo traicionan.

El TLC, que anticipaba en su propuesta bancarrotas extremas, desata ahora su hecatombe. La prioridad del petróleo y de la industria minera quiebra el fondo del café, los ganaderos y el sector cacaotero se hunden, las carreteras obstruidas en un paro general son el hartazgo de un país de hambre que se asfixia entre la máxima presión del arribismo y que se explica en la continua desbandada del desplazamiento en búsqueda de “mejorías” en las capitales, en el comercio informal, en los suburbios de la delincuencia. El vergonzoso hacinamiento de las cárceles habla por todas las hipótesis. (La modelo se resiste a recibir más presos). El círculo vicioso estalla, porque la historia alcanza el límite de los desbordes en la inoperancia estatal que solo cede entre los paños tibios del subsidio cuando ascienden las protestas y amenazan con el quiebre del orden, porque colapsa entera una demencia que supera a los barrotes y a los muros del castigo revelando la contrariedad de tanta sumisión bajo el azote de una intensa miseria.

  • 20
  • Enviar
  • Imprimir
20
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

manamuisca

Dom, 03/10/2013 - 09:28
Colombia dilapidó sus ventajas comparativas de laboriosidad y rebusque den sus recursos públicos , como la de ser cantera de recursos hídricos y de fauna y flora, por la avaricia de las multinacionales que iban por el oro y los nuevos oros de minas y canteras, dejando en la pobreza extrema y en la desertificación grandes extensiones de territorio amen que además en riesgo de catástrofes naturales por la feroz intervención al subsuelo, todo para mostrar una tasa de crecimiento económico favorable en el escenario de crisis mundial, pero a largo plazo con que nos quedamos? que pasó con la lucha contra la marimba en la costa? y de la bonaza cafetera y de ser el primer exportador de café suave y excelso que nos quedó, contingentes de pobres caldo de cultivo a bacrim y guerrilla empobrecidos
Opinión por:

CARV

Sab, 03/09/2013 - 23:05
No obstante lo 'jeringóncico' de la columna, ésta deja la idea de que la añeja manguala y los engaños de las clases que han dominado nuestro devenir como nación y como pueblo, están tocando fondo, por lo cual no es muy aventurado presagiar eventos de gran significación e impacto, que conduzcan a un auténtico 'punto de quiebre'. Hoy, gracias a la Internet y a las 'redes' se evidencia un '¡NO MÁS!' de parte de las grandes masas, sentimiento y pensamiento que cunde febrilmente en los pueblos de toda América Latina y de gran parte del mundo (inclusive de los -hasta ahora- engreídos 'centros de poder'). A todas luces, ni la OEA, ni la ONU, ni la OTAN, ni El Vaticano, ni el FMI, ni el cuento de la 'Libertad' y la 'Democracia', pueden atajar el 'tsunami' social que se vislumbra.
Opinión por:

andamu

Sab, 03/09/2013 - 17:57
Muy asertiva la columna, pero debemos admitir que la prosa es ciertamente empalagosa... sólo en el último párrafo el autor se acerca a la claridad que se le exige a un columnista de un periódico medianamente riguroso. Sea como sea este no es un espacio literario.
Opinión por:

suesse

Sab, 03/09/2013 - 14:08
Espejito, espejito....Entre subsidios y expropiaciones legales e ilegales, es claro que eso es en lo que aquí, todos terminaremos: en la miseria. Y no solo la material, sino la peor, la moral, la de ánimo, la espiritual. No hay motivación para trabajar como se debe. Tampoco la hay para salir a buscar lo que no existe, cuando el pan y el circo están asegurados, y se nos llenan los ojos con visiones del "país más feliz", "el nuevo miembro del club de los ricos", "gran polo de inversiones", con precandidato al Nobel desteñido, o con campañas absurdas como las de la pasión y lo lindos y bellos que somos. Nos hundimos, poco a poco, imperceptiblemente, en el agua que nos escalda como al sapo del cuento, pero cantamos felices cual zombies. Lindo, bello (no) futuro el que nos espera.
Opinión por:

ferchin

Sab, 03/09/2013 - 12:25
Tipica prosa difusa, bien escrita pero que solo intenta llenar un alter ego. Los grandes pensamientos deben decirse en palabras claras, ese es el verdeadero arte de la simplificación y de la inteligencia.
Opinión por:

ferchin

Sab, 03/09/2013 - 13:35
Otro contaminado por las ideologias, liberate !!!
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Sab, 03/09/2013 - 13:24
O course, como lo hacen, por ejemplo...¿Paloma Valencia? ¿Darío Acevedo? ¿Nicolás Uribe? ¿Maria Isabel Rueda? ¿Invercolsa's Hero'? ¿The new prince's Praetorian Guard encabezada por Alvarito Forerito y Tascón?¿Yamhure? ¿el escudero invencible JOG? ¿Los Montenegro brothers? ¿el relumbrante sínodo de columnistas de The COLOMBIAN journal from Medallo? ¿La negra Candela? ¿Estilo RCN? ¿Frank Solano? ¿Luis Carlos Vélez? ¿Cómo quién? dígame su mercedcita, linda.
Opinión por:

luispuyana

Sab, 03/09/2013 - 11:37
BRILLANTE COLUMNA DE JUAN DAVID OCHOA, AL DESENMASCARAR LAS CAUSAS DE LA MISERIA DELOS CAFETEROS, y de las demás 6 millones de familias del agro, que se han ido a la quiebra segura con ese libre comercio de ingresar millones de toneladas de alimentos que aquí cultivamos. Y al quedar arruinados de paso CREA MÁS DESEMPLEO, golpeando de esa manera el sector productivo alma viva del desarrollo del mercado interno, que está desapareciendo por esos letales TLC.
Opinión por:

Estetoscopio

Sab, 03/09/2013 - 10:20
triste republiqueta en manos de la sanguinaria clase social criminal neoliberal, esa minoria del 1% dueña de todo y que nos mantiene en una guerra eterna para salvaguardar sus intereses económicos, sociales y políticos
Opinión por:

suesse

Sab, 03/09/2013 - 14:10
Pero lo más triste,es que una enorme mayoría no hacemos nada, o muy poco, para quitárnosla de encima. Por acción o por omisión seguimos eligiéndola, legitimándola, dejandola hacer con nosotros, con nuestras tierras, aguas, aire y gente, lo que quieran. Eso, es lo más triste. Y desesperanzador. La indolencia, el plástico en que vivimos metidos, la abulia, la pereza, la comodidad. El temor.
Opinión por:

jaramo

Sab, 03/09/2013 - 10:13
Con tanta sangre, apocalipsis y dramatismo queda difícil asimilar la verdad de a puño que quiere expresar. Porque para oponeerse a eso bastaría con hablar de la revaluación del peso, pero, ¿con tanta sangre?
Opinión por:

Gildán Brunesky

Sab, 03/09/2013 - 09:23
Somos una sociedad en la que cada intento de rebelion terminó malograda, talvez eso fue lo que nos dejó en esa somnolencia, en esa reluctancia frente a todas las acciones que buscan un giro en el curso de las cosas. Habrá que hacerlo, habrá que tomar ese país enfermo en en las manos y sacarlo adelante, porque la más triste es que con un potencial tan grande esté en la olla en la que está. Muchas gracias por su columna.
Opinión por:

Jorge Enrique Angel Delgado

Sab, 03/09/2013 - 08:53
Sería deseable q la poesia llevara al hombre a algún lugar..., mejor, pero desafortunadamente en un mundo de armas, de machos, un mu ndo "organizado" desde el anglosajonismo, nada de lo bello del planeta es válido, solo ganar dinero y en la forma desaforada anglosajona desarrollada en USA neoliberal! Gaviria, otro mas de los semianalfabetas e ingenuos politicos quienes, siguiendo las instrucciones de los partrones del norte, han llevado al mundo a cada vez destrucción mas. El único interes es vender mas y eso, justamente es lo q lleva al planeta y a la humsnidad a guerras, a miseria y hambruna pues el solo interes de vender esta siguiendo las instrucciones de los propietarios de acciones y demás papeles de valores cada vez concentrados en dos o tres insensibles "capitalistas" neos!!!!
Opinión por:

contestona

Sab, 03/09/2013 - 11:55
Si la poesía es la que nos va a salvar, ahí si nos fregamos del todo
Opinión por:

leftright

Sab, 03/09/2013 - 08:15
Y adivinen quiene fue el ministro de comercio de GAYVIRIA el presidente de bolsillo de pabloescobar si adivinaron CHUKYTRUFIA que hace 23 anios puso el impuesto a la gasolina SOBRETASA que eleva el precio final ,también fue le ministro de hacienda del pusilánime de Pastrana que puso el IMPUESTO GLOBAL que también eleva el precio final es decir entre los dos sube abusivamente $2.000 .ahora SANTINFLAS tiene quebrado a colombioa apunta de TLC y malos manejos por estar antendiendo en la habana a los harlistas de las farc negociando el país el agro y todo
Opinión por:

Contradictor

Sab, 03/09/2013 - 12:37
Lo que diga esta uriputa no tiene validez.-.- El TLC con USA lo pelió y lo logró concretar el enano paraco cediendo hasta la camisa.-
Opinión por:

jesuscristogarciamarquez

Sab, 03/09/2013 - 06:34
Eso paso y seguira pasando por "culpa de las farc"
Opinión por:

preocupadoporcolombia

Sab, 03/09/2013 - 09:52
me parece que jesus esta siendo ironico, no te molestes
Opinión por:

Gildán Brunesky

Sab, 03/09/2013 - 09:17
Sí claro, eso la culpa es del vecino, yo soy un ser por encima del bien y mal que siempre hago las cosas con una impecable benevolencia. Pobrecito yo que nací en este país de cafres.
Opinión por:

chococruz

Sab, 03/09/2013 - 06:31
Que cruda y apocaliptica realidad pero el común denominador de todo esto es la ausencia total de una sociedad que sienta en carne propia que esa historia que se repite sin cesar es la suya, la nuestra, la de todos que se traduce en esta triste realidad de corrupción generalizada y desanimo individual.
Publicidad

Vea más de Juan David Ochoa

4 Abr - 11:00 pm

Chantajes

28 Mar - 11:00 pm

Desfile de tropas

21 Mar - 11:00 pm

El Golpe de la paranoia

14 Mar - 11:00 pm

Kubrick

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio