Publicidad
Darío Acevedo Carmona 17 Mar 2013 - 11:00 pm

¿Paz sin entrega de armas?

Darío Acevedo Carmona

Seis meses después de iniciados los diálogos de paz en La Habana, el presidente Santos lanza señales de humo blanco sobre la existencia de acuerdos en materia de política agraria, punto inicial de la Agenda de cinco estipulados para negociar la paz.

Por: Darío Acevedo Carmona
  • 16Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/columna-410873-paz-sin-entrega-de-armas
    http://tinyurl.com/bt3yvza
  • 0

Esto lleva a suponer que ahora entrarán a considerar el segundo, relativo a la participación en política por parte de la guerrilla fariana. Desde ya se insinúa que sobre este tema se abrirá una muy intensa e interesante polémica.

Lo que está de por medio es si el gobierno accede a abrirle juego a la guerrilla para que participe en las próximas elecciones para congreso y presidente, y en caso de ser positiva la respuesta, ¿en qué condiciones y quiénes podrían aspirar a cargos de representación popular?, ¿qué pasará con los comandantes incursos en delitos de lesa humanidad y crímenes de guerra?, ¿cuál será el destino de las armas de los guerrilleros?, ¿las dejan, las entregan? Sin desmovilización ¿no es otra forma de combinar todas las formas de lucha y una afrenta a sus víctimas?

Ya desde ciertos ámbitos de la izquierda se les hacen ofertas insinuantes que denotan la disposición a hacer política con ellos sin tomarse la molestia de responder los interrogantes planteados. La Marcha Patriótica parece ser una primera avanzada, un globo de ensayo para medir qué tanto rechazo, tolerancia o aceptación hay entre la opinión pública. En el Polo Democrático también se han escuchado voces a favor. Un connotado dirigente de la izquierda democrática y de ONGs, Pedro Santana, va más lejos al proponer una alianza estratégica: “Las fuerzas democráticas y el mismo Gobierno así como la guerrilla, deberían entender que ese Congreso tendrá funciones constituyentes muy importantes y por tanto debería ser una elección en la cual los amigos y aliados de la Paz deberían buscar ganar la mayor cantidad de curules en contra de los enemigos de la paz”. (Semanario Virtual Caja de Herramientas 16/03/13).

Eso significa que hay indulgencia, omisión, tolerancia o justificación respecto a las graves infracciones cometidas por dicha guerrilla y sus jefes contra los derechos humanos y el derecho internacional humanitario. Se piensa pero no se reconoce que la paz así se obtendrá al precio de una gran impunidad.

La discusión sobre participación política se realizará en condiciones sumamente desfavorables para el gobierno. Primero por su declaración de partida: "no se les puede pedir a las Farc que se arrodillen, se rindan y entreguen las armas” (CNN 28/09/2012). Segundo, por la evidente y sistemática caída de su imagen de favorabilidad que a su vez afecta su proyectada reelección y, tercero, por la creciente desconfianza de la opinión pública frente a los resultados del proceso, que convierten al presidente en prisionero de las Farc.

Al hacer girar las negociaciones en torno a intereses electorales se pierde todo el sentido de nación que hayan podido tener al comienzo. Los delegados de la guerrilla han echado por tierra la afirmación de Santos en el sentido de que no se está negociando la Agenda Nacional. Las Farc aprovechan las ruedas de prensa para ventilar propuesta de toda clase. Sin duda cobrarán un precio muy alto a cambio de la firma, no de un tratado de paz, sino de un armisticio o tregua supervisada por organismos internacionales, que supone la creación de condiciones políticas y jurídicas excepcionales para que puedan intervenir en la próxima coyuntura electoral.

No habrá compromisos de dejación ni mucho menos de entrega de armas. Tampoco aceptarán concentrarse en una zona de transición. Es lo que se deduce de declaraciones de sus jefes en La Habana: “ya tenemos claro que no habrá desmovilización…” y sobre la reinserción, la respuesta es “Y en virtud de qué artilugio estamos nosotros por fuera de la sociedad?” (El Colombiano 12/11/2012).En otra ocasión: “el vocero de las Farc afirmó que Las Farc no están en proceso de negociación, pues nada tenemos que entregar”. (Caracol.com 21/12/2012).

El obstáculo principal en el punto de participación política es la posición que han esbozado desde el comienzo en el sentido de que si no hay convocatoria de una Constituyente no habrá paz: “Independientemente de que el Gobierno quiera o no constituyente, definitivamente no hay otro camino para alcanzar un verdadero pacto de paz”. (Elespectador.com 31/01/2013). Refrendado por Andrés París el viernes 15 de marzo con carácter de “inamovible”. Ya hasta tildaron de enemigos de la paz a los ministros de Defensa y de Agricultura imitando al presidente Santos, al minInterior y a columnistas que graduaron de enemigos de la paz a varios críticos del proceso.

Que las Farc hayan asumido la iniciativa en las negociaciones no tiene que ver con un cambio en la correlación militar de fuerzas. La explicación de este exabrupto tiene que ver con la actitud entreguista y defensiva de caracterizados voceros gubernamentales y de la dirigencia política. Recordemos algunas declaraciones: “si esto no funciona al país no le va a costar nada” dijo Santos. Roy Barreras nos dejó pensativos con una frase cantinflesca “un Gobierno es capaz de hacer la paz si eventualmente es capaz de no hacerla”. El que sembró fuertes dudas sobre su ubicación política fue el congresista liberal Guillermo Rivera: “Tiene razón Iván Márquez cuando sugiere que en Colombia no habrá paz mientras no se superen las profundas desigualdades que existen…” (Eltiempo.com 14/11/12). El hermano del presidente se fue de lengua: “El problema no es el secuestro, sino "el ritmo" de los diálogos” (Elespectador.com, 30/01/2013).

Por las esferas de las izquierdas y los progres causa desconcierto la ausencia de crítica a las exageradas pretensiones de las Farc y a sus acciones de terror. No se observa una razonable crítica de las armas y un contundente balance negativo de la lucha armada. Florece en cambio la tesis estructuralista sobre las “causas objetivas” del “levantamiento armado” del que se deriva el dogma: sin justicia social no habrá paz, lo que significa entregarles a las guerrillas la bandera de las reformas.

 

Darío Acevedo Carmona, Medellín, 17 de marzo de 2013

 

  • Darío Acevedo Carmona | Elespectador.com

  • 16
  • Enviar
  • Imprimir
16
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

JDNA

Lun, 03/18/2013 - 19:16
Amanuense de la Mano Negra, le tengo este otro titular para que lo lleve de vuelta a don Varito: "Entrega de Armas sin Paz?"
Opinión por:

davidunal

Lun, 03/18/2013 - 18:00
Con todo respetado dotor. no especule tanto. mejor dicho no hable tanta mierda. todos sabemos q lo q se negocie sera puesto en plesbiscito por los ciudadanos si estamos o no de acuerdo. Todo lo q se diga o especule solo va en favor electoral de la ralea uribista. q no solo no quieren la paz sino tampoco soltar la gallina de los huevos de oro que los embucho por dos periodos presidenciales. es claro q las FARC no van a soltar las armas a cambio de nada, y es claor q los colombianos sabemos eso, entonces vamos o no a aceptarlo, es todo.
Opinión por:

Jorge Enrique Angel Delgado

Lun, 03/18/2013 - 16:57
Ustedes es q son totos? El Estado colombiano a través y con la fuerza de la ultraderecha y la iglésia católica, llevan muchos años manteniendo militares y paramilitares, los q en los campos han sembrado la violencia, han estado asesinando, violando y torturando ciudadanos, sobre todo mujeres, niños, ancianos y enfermos.... Es q no lo entienden, periodistas de pacotilla! Las armas en Colombia las ha tenido tradicionalmente los uniformados del Estado y no ha sido precisamente para "defender" el territorio nacional, de eso nada, aunq Uribe el "bocón" quizo organizar "guerra" contra Venezuela, mientras esta idea sirvió como distracción mientras robaba, violaba, torturaba y robaba otra vez, pues este ha sido un argumento bien efectivo: cuando los politicos o administradores han estado robando..
Opinión por:

Margarito Cedeño

Lun, 03/18/2013 - 16:55
Si los paramilitares disfrazados de padres de la patria han ido al congreso como no van a ir las Farc desmovilizadas. Ya entregarán las armas, es cuestión de practica política. Si usted está arrepentido de haber sido maoísta ellos también lo harán y borrón y cuenta nueva. Toda política es cochina desagradable y mustia.
Opinión por:

turul

Lun, 03/18/2013 - 13:34
Santos, mendigo de la paz.
Opinión por:

JDNA

Lun, 03/18/2013 - 12:41
Aunque produce niveles de asco que llevan hasta la nausea, es bueno saber lo que "piensa" la caverna.
Opinión por:

flecha veloz 1943

Lun, 03/18/2013 - 10:27
Una persona , quien se dice muy bien informada en estos asuntos de guerra y de entrañas, Soledad Hernández, afirmó recientemente en El Tiempo, de que tiene información incontrovertible en el sentido de cómo frenar al posible partido político que salga de los díalogos de la Habana: ya existe el grupo de sicarios que va a asesi nar ( ustedes dirán ajustar cuentas, hacer justicia !) a los miembros de ese efímero partido con el mismo procedimiento que utilizaron con la UP: el silencio de los periodístas, la complicidad de políticos y militares y la bendición de la Santa Iglesia Católica et .al. En el ínterin, se irá ambientando a la ignorante y humillada población colombiana con las elecciones, con las promesas, con las engañífas en las que ustedes son expertos. Aquí no pasa nada.
Opinión por:

carlos hugo

Lun, 03/18/2013 - 10:26
Excelente columna. Para fortuna de la democracia, cada 8 días el profesor Darío "pellizca" con sus temas a la opinión pública para que tome conciencia de la hecatombe que se está fraguando en La Habana contra Colombia por el contubernio Santos- Farc.
Opinión por:

unomas_conelminimo

Lun, 03/18/2013 - 10:06
www.elespectador.com/opinion/columna-403883-paz-y-resbalosa
Opinión por:

alvaroaocampog

Lun, 03/18/2013 - 08:48
Claro, preciso y contundente en sus observaciones. Santos es un traidor que le está entregando la Patria a lss Farchuchas.
Opinión por:

karmakoma

Lun, 03/18/2013 - 08:03
Paz sin entrega de armas fue lo que hizo el canalla de AUV en su "negociación" (de yo con yo) con los genocidas narcotraficantes de las AUC (Álvaro Uribe Comandante ó Autodefensas Unidas de Colombia, léalo como quiera, da lo mismo)... Para tratar de tapar el entuerto ahora dicen que donde habían autodefensas llegaron las Bacrim... ¿son realmente estúpidos o tan solo perversos?
Opinión por:

chococruz

Lun, 03/18/2013 - 07:27
Todas las frases que utiliza como fundamentos de su argumento en contra de la negociación, son sofismas etereos que solo persiguen confundir a el lector desprevenido.¿ Porque siempre se asegura que al permitir la participación política de las farc van a ser directamente los comandantes guerrilleros quienes serian los candidatos y no otros personajes "legales" y en la institucionalidad que presten su nombre para la inclusión de estos grupos al juego democrático?¿Porque ser tan insensatos al asegurar contundentemente que las guerrillas no van a dejar las armas? A punta de suposiciones y de frases amañadas este columnista intenta construir una realidad que confunde y atemoriza. Es el lenguaje de los extremistas, o todo o nada, no hay terminos medios.
Opinión por:

JDNA

Lun, 03/18/2013 - 14:06
Sí don Gonzalvo, y como ejemplo muy claro tenemos el Exterminio de la Unión Patriótica, la mejor muestra de la forma de actuar de la Ultra-Derecha Colombiana, que se hace llamar ahora: Puro "Centro" Demoníaco.
Opinión por:

Gonzalvo

Lun, 03/18/2013 - 09:48
No es insensatez, es el conocimiento de los argumentos , actuaciones y posiciones de los terroristas , a través de los distintos procesos de negociacion que han intentado distintos gobiernos, ingenuos por lo demás y de saber que solo han salido avantes aquellos procesos que le han garantizado impunidad a los terroristas, léase M19, epl etc y eso no lo sabe solo un extremista como usted insinúa , sino todos los colombianos.
Opinión por:

-shemp-bmx

Lun, 03/18/2013 - 07:12
Paz sin entrega de armas... ni renuncia a los negocios ilícitos.
Opinión por:

CARV

Lun, 03/18/2013 - 00:07
No se trata de 'entregarle a la guerrilla las banderas de las reformas', pues -precisamente- durante doscientos años el país ha estado clamando y esperando reformas (sociales, económicas y políticas) que nunca (o muy pocas veces y tímidamente) han estado en la agenda de los gobiernos. Entonces, no hay nada (valga la doble negación) qué entregar (no se puede entregar lo que no se tiene). Pero sí han sido frecuentes las alharacas en tiempos de elecciones, sentenciando y vaticinando que 'hacemos los cambios, o nos los hacen', y 'cambiamos, o nos cambian'. Redondeando la idea, si tanto fastidio o temor le tienen a que la Insurgencia haga política, promueva unas reformas y llegue a ser su ejecutora, entonces (¡elemental!), basta con que el Establecimiento las haga, y punto.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio