Por: Cecilia Orozco Tascón

"Libertad de expresión sin fisuras"

“Lo repito hoy ante los honorables magistrados de la Corte Interamericana de Derechos Humanos: en lo que a Colombia se refiere, nuestra postura de defensa y protección de la libertad de expresión no tiene ni tendrá fisuras” (Juan Manuel Santos, esta semana, durante la inauguración del 47º período de sesiones de ese órgano en Medellín).

29 de agosto de 2012.- La revista Dinero incluye un informe en el que cuestiona el contrato de arrendamiento, en un edificio nuevo, para sede de la Contraloría General. 31 de agosto.- Comunicado de la contralora Morelli: “Todo lo afirmado es falso del primero al último renglón. Se trata de un texto apócrifo que sólo al final se vale del condicional para mimetizar el conjunto de mentiras allí plasmado y cuyo objetivo es: calumniar a la contralora, proteger la industria minera, proteger el sector de la infraestructura... hacer un favor, hacer varios favores...”.

25 de octubre.- El diario Portafolio escribe, en su sección Carta del Director, el editorial “¿Persiguiendo titulares?”, en el que reconoce las bondades de la gestión de la contralora pero le hace unos llamados de atención con frases como: “No es la primera vez que la funcionaria esgrime el garrote para hacer valer sus puntos de vista”. 30 de octubre.- La servidora estatal envía carta de rechazo al comentario y termina: “Así como usted descubrió en mi patología que en mi historia clínica reservada figura la tendencia a perseguir micrófonos, yo creo que usted tiene una obstinada persistencia en disimular los verdaderos móviles que lo llevan a descalificar al órgano de control”.

14 de noviembre.- El Tiempo publica noticia titulada “Contralora Morelli, en líos con sus vecinos por sus mascotas”. 15 de noviembre.- La funcionaria manda comunicación al medio para “hacer precisiones”. Allí afirma: “A más de sus mascotas, la doctora Rico de Morelli (madre) tiene una hija alojada en su casa, la cual a su vez tiene un nieto (sic)”. Añade: “¿Será que la (docta) periodista conoce alguna norma que prevea circunstancias de agravación punitiva transferible de padres a hijos y de hijos a mascotas?”.

26 de diciembre.- El columnista Ramiro Bejarano envía derecho de petición a la contralora.

22 de enero de 2013.- Contestación de la peticionada: “… explica porque (sic) ante un servidor público que desde siempre hace parte de la lista de sus odios, usted albergue la esperanza de poder tipificar algún ilícito...”.

29 de enero.- Programa 6 a.m., Hoy por Hoy, de Caracol Radio. La periodista Darcy Quinn cuenta quiénes son los asesores de la doctora Morelli. En horas de la tarde, la reportera recibe una llamada de uno de ellos, que motivó carta a la contralora en la que Quinn presenta queja formal por “los términos vulgares y amenazantes” que usó el consejero. Hasta el momento no ha habido reacción al reclamo.

20 de febrero.- Editorial de El Tiempo: “Las respuestas de cualquiera que se desempeñe como servidor público, ante las críticas tanto como a las peticiones de documentos, deben tener lugar sin consideración de qué tan incómodos puedan resultar. Hay que recordar que la democracia está diseñada para que los ciudadanos y la prensa vigilen a los vigilantes y exista un control social sobre sus actividades”.

Entre paréntesis.- Después de dos opiniones críticas de quien escribe esta columna sobre la contralora, ella interpuso una acción de tutela contra esta periodista. Una contralora delegada le solicitó rectificación de una noticia que ya había sido difundida por varios medios. Una defensora del ICBF la conminó a cumplir un fallo que ya había cumplido. Y un ciudadano “preocupado” le solicitó entrega de todos los documentos del caso.

Buscar columnista